ECONOMÍA
21/09/2012 12:26 CEST | Actualizado 21/11/2012 11:12 CET

El Gobierno estudia congelar las pensiones, según Reuters, pero el Gobierno lo niega

MIGUEL VIDAL / REUTERS

España está considerando congelar las pensiones y acelerar la subida de la edad de jubilación mientras lucha por contener el gasto y cumplir las condiciones de un esperado rescate, según informa la agencia Reuters citando a fuentes conocedoras del asunto.

Las medidas permitirían ahorrar al menos 4.000 millones de euros al año y cumplir con las recomendaciones contenidas en un documento de la Unión Europea publicado en mayo, que según fuentes de la zona euro está siendo utilizado como marco para un programa de ayuda soberana.

Las nuevas medidas en pensiones, que podrían anunciarse tan pronto como la semana que viene con los presupuestos para 2013, podrían enviar una fuerte señal a los inversores de que España es seria en cuanto a la implementación de reformas estructurales retrasadas en el pasado por su coste político.

"Esa información ha sido desmentida tajantemente por el ministerio de Economía", aseguró en rueda de prensa la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. "Sería lo último que él tocaría" Rajoy, añadió, parafraseándolo.

ADELANTO DE LA ENTRADA EN VIGOR DE LOS 67 AÑOS

Pero en la información de la agencia anglosajona hay más. La aplicación del alza de la edad de jubilación hasta los 67 años desde los 65 actuales, actualmente prevista para realizarse de forma gradual en los próximos 15 años, se adelantará con toda seguridad, dijeron las fuentes. También se está estudiando desligar el alza de la inflación de la revalorización de las pensiones.

España, el nuevo epicentro de la crisis de deuda después de Gracia, Portugal e Irlanda, está estudiando pedir ayuda externa para manejar su elevado déficit público y creciente deuda. Los costes de financiación cayeron el jueves en una subasta de bonos a 10 años, pero el alivio pudiera resultar poco duradero.

El primer ministro español, Mariano Rajoy, que se ha visto forzado varias veces este año a romper promesas electorales como no elevar los impuestos, ha dicho en varias ocasiones que no tocaría las pensiones, pero tiene pocas opciones para ajustar el presupuesto tras el fuerte recorte del gasto.rajoy

LA FACTURA DE LAS PENSIONES

El presupuesto para 2012 cuenta con un alza de la inflación del 1% - alrededor de 1.000 millones de euros - pero la inflación está cercana al 3%, lo que incrementaría la factura prevista hasta los 5.000 millones de euros, que se pagaría a los pensionistas en enero pero con cargo a los presupuestos de 2012.

Para los próximos años, teniendo en cuenta una inflación anual del 2%, que es la referencia utilizada por el BCE para fijar sus tipos, el ajuste aportaría 4.000 millones de euros.

Tanto la desvinculación respecto a la inflación como la aceleración del aumento de la edad de jubilación son antiguas exigencias de la Unión Europea y cualquier programa de compra de bonos que tenga como objetivo bajar los costes de financiación de España insistiría en estas condiciones, según afirmaron fuentes de la eurozona.

Con el desempleo en torno al 25% y perspectivas de que siga en esos niveles al menos hasta 2015, el número de personas que contribuye al sistema de pensiones públicas ha caída a su nivel más bajo en 10 años.

NUEVOS TIEMPOS