POLÍTICA
27/09/2012 14:23 CEST | Actualizado 27/11/2012 11:12 CET

Detenido un pirómano en Galicia que provocó más de 150 incendios

EFE

La Guardia Civil, la Unidad Adscrita de la Policía Nacional a la Comunidad Autónoma de Galicia y agentes Forestales de la Dirección General de Montes han llevado a cabo la 'Operación Lume' en la que han procedido a la detención de G.V.C., vecino de Agolada en Pontevedra, autor de al menos 150 incendios forestales en la Comunidad gallega.

También se le imputa un delito de estragos, por haber dejado incomunicado a varias poblaciones de la provincia de Pontevedra, así como poner "en peligro real y concreto la integridad física de las personas y sus propiedades".

El individuo cuenta con numerosos antecedentes, ya que ha sido detenido en otras cinco ocasiones, por las que fue condenado a nueve meses de prisión, contando en su haber con otros tres arrestos por hechos similares.

De hecho, la Benemérita ha resaltado que se trata de "uno de los mayores pirómanos", que operaba en las provincias de A Coruña, Lugo y Pontevedra.

Normalmente, según explica la Guardia Civil, el detenido aprovechaba desplazamientos con otros motivos para iniciar los fuegos a lo largo de la geografía gallega. En algunos casos llegó a ser él mismo el que después de iniciar el incendio llamó a los servicios de emergencia.

La magnitud de los incendios de los que se le responsabiliza asciende a una superficie total de 348,91 hectáreas.

¿CUÁL ES LA CONDENA?

Los pirómanos se enfrentan a penas de hasta 20 años de prisión. Así lo establecen los artículos 351, 352 y 353 del Código Penal en su capítulo de Delitos de Incendio, actos punibles que son competencia de los jurados populares, que son los encargados de declarar la culpabilidad o no de un pirómano.

La legislación castiga a aquellos que provocan un incendio forestal con penas de entre 1 y 5 años de cárcel. Si las llamas han puesto en peligro la vida o la integridad física de las personas la pena alcanza los 20 años.

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE