POLÍTICA
28/10/2012 16:28 CET | Actualizado 28/10/2012 16:39 CET

CiU elude nombrar la palabra "independencia" para Cataluña en su programa electoral

EFE

El presidente de la Generalitat y candidato de CiU a la reelección, Artur Mas, ha expresado este domingo su voluntad de llevar a Cataluña a ser un Estado propio "pegado" a Europa, con lo que considera que hay que comprometerse a cumplir con todas las obligaciones e indicaciones que la Unión Europea fija a sus estados miembros y que están recogidas en la denominada 'Estrategia Europea 2020'. El diario El País destaca que, sin embargo, CiU evita hablar de "independencia" en su programa y lo sustituye por "Estado propio".

En las 148 páginas de programa, el partido de Mas no menciona en ningún momento la palabra "independencia", convertida casi en un tabú. Mas lo dejó entrever hace unas semanas, cuando un joven le gritó: "¡Por favor, independencia, tío!". Ante ello, el político replicó: "¡Uy! ¡Madre de dios, sí que vas embalado tú!".

Lo que Mas repite es que su objetivo es incluir a Cataluña en Europa. Por ejemplo, en un acto en el Centro de Información de la Barcelona World Race para presentar el programa electoral 'Cataluña 2020', ha recalcado que Cataluña debe estar imbricada con Europa y que "si el Estado español no es nuestro aliado, hay que procurar tener un Estado propio". "Nuestro matrimonio ahora debe ser con Europa", ha asegurado Mas, que en el programa Salvados, de La Sexta, reconoció que si Rajoy hubiese aceptado el pacto fiscal no hubiese convocado las elecciones.

"EUROPA 2020"

"Queremos y podemos tener una Cataluña que está al frente de esta Europa 2020, pero para ello necesitamos unas estructuras de Estado que no tenemos, y esto debe ganárselo el pueblo catalán a través del derecho a decidir y del ejercicio de la democracia en estado puro. Y os aseguro que nos los ganaremos", ha exclamado.

Mas replica, de esta forma, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que este sábado acusó al dirigente catalán de "inventarse enemigos que no lo son". "Es muy difícil dialogar con quien te viene a imponer el todo o la nada. Si alguien entra en nuestro despacho y dice: 'O se hace esto o a partir de ahí tomaré las medidas que crea oportunas', ¿Qué se puede hacer? Yo ofrecía diálogo porque yo no quiero imponer ideas a nadie, pero tampoco que nadie me imponga las suyas", aseguró Rajoy.

Dejando claro que la consulta se celebrará la próxima legislatura, Mas ha admitido que Cataluña no dispone ahora de los instrumentos necesarios para llevar a cabo su proyecto, y ha justificado que las reclamen porque no tiene un Estado "amable que la entienda, proteja y defienda", a diferencia de otras naciones europeas parecidas a la catalana.

LO MISMO QUE LAS NACIONES EUROPEAS

Así, Mas ha recalcado que quiere para Cataluña lo mismo que tienen estas naciones europeas porque considera que han fracasado los "esfuerzos ingentes y generosos" que se han intentado hacer para que el Estado reconociera la realidad catalana. Es más, ha apuntado que si durante más de tres década han intentado que el Estado cambiara su actitud, ahora quieren trazar un nuevo camino: "Vamos a consultar al pueblo de Cataluña para que libremente decida el futuro que quiere por sí mismo".

Tras insistir en que Europa debe ser el espejo al que atenerse, Mas ha advertido de que España difícilmente proporcionará y hasta intentará "impedir" que Catalunya tenga las estructuras y los intrumentos de Estado que reclama.

CUESTIONA EL DIÁLOGO

Por ello, ha cuestionado que ahora desde el Gobierno del PP, y de boca de su presidente, Mariano Rajoy, se apueste por el diálogo cuando "nunca" les han planteado propuesta alguna para reducir el déficit fiscal catalán o para solventar la falta de inversión pública en infraestructuras, entre otras cuestiones.

"Siempre les tienes que ir detrás, y después te pueden acusar de llorica. ¿Cuándo han hecho una propuesta en positiva para que símbolos catalanes, como la lengua, estuvieran protegidos? Nunca se les ha ocurrido nada, siempre han podido decir que no", ha reprochado.

Para Mas, el derecho a decidir es una de los elementos motrices de la próxima legislatura, junto con la innovación e internacionalizacíon, la formación, la justicia social y la base cultural. Pero sin nombrar la palabra clave: independencia.