SPAIN
23/04/2013 04:26 CEST | Actualizado 23/04/2013 11:04 CEST

Día del Libro: Los gustos literarios de Rajoy, Rubalcaba, Duran Lleida, Lara, Wert...

El ministro José Ignacio Wert en la tradicional lectura de El Quijote
El ministro José Ignacio Wert en la tradicional lectura de El Quijote

No todo son decretos, sesudos informes y enmiendas interminables. Muchos políticos sacan tiempo durante sus desplazamientos y, al finalizar sus maratonianas jornadas laborales, intentan olvidarse de todo sumergiéndose en un buen libro. Algunos recurren a obras históricas, otros se enganchan a truculentas historias policiales y no faltan los adictos a la poesía. Con motivo del Día del Libro, repasamos los gustos literarios de los gobernantes.

Al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, le gusta leer novela histórica cuando su agenda se lo permite, según fuentes de La Moncloa. Entre sus libros favoritos, según reveló el PP durante una campaña electoral, se encuentran La catedral del mar, de Ildefonso Falcones, La democracia en América, de Alexis de Tocqueville, y La Historia de España desde el arte, de Fernando García de Cortázar.

Palmeras en la nieve, de Luz Gabás, -una novela colonial ambientada en las plantaciones de Fernando Poo- tiene atrapado al presidente estos días.

También le atrae la novela histórica a su ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. El responsable del mundo de las letras está leyendo estos días El tango de la guardia vieja, de Arturo Pérez Reverte. Este escritor se encuentra en el grupo de sus favoritos, del que forman parte Antonio Muñoz Molina, Clara Sánchez, Rafael Chirbes, Ignacio Martínez de Pisón y Juan José Armas Marcelo.

Pero también es “muy de clásicos”, reconoce el ministro, al que le gusta releer a Cervantes y a los grandes narradores de los siglos XIX y XX, como Benito Pérez Galdós, Pío Baroja, Ramón Pérez de Ayala y Leopoldo Alas Clarín.

“La verdad es que en literatura soy prácticamente omnívoro”, explica el ministro de Cultura. Si se le pregunta por autores extranjeros, nombra a Paul Auster y Philip Roth. Aunque, en los últimos años, se ha aficionado al “thriller y a la novela negra". Sobre todo Henning Mankell, Andrea Camilleri y Donna Leon.

También se confiesa “omnívoro” en cuanto a géneros literarios. “Me gusta la ficción de cualquier clase”, afirma Wert, que a la vez precisa: “Quizá el territorio en el que menos he entrado sea la ciencia ficción”.

¿QUÉ ESTÁN LEYENDO EN FERRAZ?

Una novela española centra ahora la atención del líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, que se encuentra enfrascado en Absolución, de Luis Landero. En estos días de revuelo en el PSOE, su secretario general tiene sobre la mesilla la historia de Lino, un hombre que afronta un día de primavera en Madrid crucial para su futuro.

Su ‘número dos’, Elena Valenciano, elige Todo lo que era sólido, el nuevo ensayo de Antonio Muñoz Molina. Tiene poco tiempo para leer, según fuentes de su entorno, pero aprovecha cuando viaja en avión, o incluso en coche, para degustar el estilo de autoras como Siri Hustvedt (El verano sin hombres) —esposa de Paul Auster— y Nicole Krauss (La historia del amor).

¿Y qué recomienda el diputado Eduardo Madina? Una de sus apuestas habituales es El gentleman comunista. La vida revolucionaria de Friedrich Engels, del historiador inglés Tristram Hunt.

LOS GUSTOS LITERARIOS DE LOS POPULARES

En la sede del PP, en la calle Génova, los libros históricos y de economía se encuentran entre los preferidos. El vicesecretario general de Política Autonómica y Local, Javier Arenas, tiene entre las manos el libro de Ken Follet La caída de los gigantes, el primer tomo de la trilogía The Century.

Su compañero Esteban González Pons está con ¿Por qué asesinaron a Prim?, de José Andrés Rueda Vicente, mientras que el responsable de Organización del PP, Carlos Floriano, se inclina por Liberales, de José María Lassalle, Keynes vs. Hayek, de Nicholas Wapshott, y Memorias de un europeo, de Stefan Zweig.

Se decanta también por la historia la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. Haciendo historia, del hispanista John H. Elliot, llena el poco tiempo libre de la regidora de la capital.

Y EN EL CONGRESO TRIUNFAN...

Prefiere el ensayo el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, que está en plena lectura de Contra el euro. Historia de una ratonera, firmado por Juan Francisco Martín Seco. El impacto de la crisis en España y el papel de la moneda única en la actual situación dominan las páginas que lee el líder de IU.

Con el regreso a la novela de Pilar Rahola, El carrer de l’Embut, está el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida. Durante esta jornada, el político catalán regalará a sus allegados Cartes de la presó, del fundador de la formación democristiana Manuel Carrasco Formiguera.

En las filas de UPyD, el diputado Toni Cantó está leyendo Desenfreno, de Joe Dunthorne. Entre sus autores favoritos, cita a Jonathan Franzen, Martin Amis y Fernando Aramburu. En cambio, su compañera Irene Lozano está alternando Lo que no está escrito, de Rafael Reig, con los Ensayos completos de George Orwell.

Siempre ha deseado el portavoz de ERC en el Congreso, Alfred Bosch, que le regalen este día un incunable, pero “de momento no ha habido suerte”. Le alegra recibir los cuentos que hacen para él sus hijos con motivo de esta fecha. “Aquí sí que ha habido suerte”, confiesa. Está leyendo Desmuntant la caverna, de Jofre Llompart, y Continente salvaje, de Keith Lowe, y piensa obsequiar a sus amigos con Yo confieso, de Jaume Cabré, y El invierno del mundo, de Ken Follet.

LOS ENSAYOS DE MONAGO, LA POESÍA DE PATXI LÓPEZ

En sus desplazamientos por trabajo y durante el fin de semana, el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, se empapa de lo que escriben autores internacionales en ensayos políticos, sociales y económicos. Gobernanza inteligente para el siglo XXI. Una vía intermedia entre Occidente y Oriente, de Nicolas Berggruen y Nathan Gardels, es el objeto actual de sus lecturas. Y no solo en papel: Monago también es un gran apasionado del libro electrónico.

Al portavoz de Equo, Juan López de Uralde, las redes sociales le han quitado algo de tiempo para la literatura, según reconoce. No obstante, continúa cultivando su pasión por los libros. Si yo tuviera 100.000 seguidores, de Nativel Preciado, y El azar de la mujer rubia, de Manuel Vicent, son sus lecturas actuales. Manuel Vázquez Montalbán, Lorenzo Silva y John Irving figuran en un lugar destacado de su biblioteca.

Pero no solo desatan su pasión lectora en la intimidad. Algunos han incorporado a sus autores predilectos en discursos y actos públicos. El exlehendakari Patxi López, en su toma de posesión en 2009 en la Casa de Juntas de Gernika, recitó dos poemas de Wislawa Szymborska y de Kirmen Uribe.

Aquel día la poesía de la premio nobel polaca sustituyó a las engoladas proclamas políticas: “Nada sucede dos veces. Y es lo que determina, que nazcamos sin destreza, y muramos sin rutina”.

ADEMÁS

EL HUFFPOST PARA CORREOS