NOTICIAS
28/04/2013 07:58 CEST | Actualizado 28/04/2013 13:33 CEST

Tiroteo ante la sede del Ejecutivo italiano durante el juramento del Gobierno de Letta (FOTOS)

Al menos tres personas, dos de ellas policías, han resultado heridas este domingo en un tiroteo registrado ante la sede del Gobierno italiano, mientras Enrico Letta juraba su cargo como nuevo primer ministro del país, ante el jefe del Estado, Giorgio Napolitano, en otro edificio a 500 metros del lugar del incidente, informaron los medios de comunicación locales.

El autor de los disparos está herido y ya ha sido detenido, según informan nuestros compañeros de L'Huffington Post.

El autor de los disparos —un calabrés de 46 años vestido con traje y corbata— atacó a dos policías. Según fuentes policiales, recientemente habría sufrido problemas personales con la separación de su mujer y la pérdida de su trabajo. Uno de los agentes está herido en el cuello y su estado es grave, según asegura el diario La Repubblica. El otro está herido en una pierna. La tercera herida es una mujer embarazada alcanzada por la metralla. Ninguno de ellos corre peligro de muerte.

El sospechoso, que será acusado de intento de asesinato y posesión de armas, ha confesado ante la Policía que abrió fuego porque "quería matar a los políticos", según recoge La Repubblica.

"Lo ha confesado todo. No parece una persona desequilibrada. Es un hombre lleno de problemas que estaba desesperado porque ha perdido el trabajo, había perdido todo, tuvo que regresar con su familia", declaró el fiscal Pierfilippo Laviani tras su primera sesión de interrogatorios. "En general quería disparar contra los políticos, pero como no podía llegar hasta ellos disparó contra la Policía", añadió.

"DISPARADME, DISPARADME"

Según la reconstrucción elaborada por las fuerzas del orden, el autor de los disparos se situó delante de la sede del Gobierno y sin mediar palabra disparó cinco veces contra los agentes, tras lo que intentó huir. Según informa Marisa Rodríguez Palop, corresponsal de TVE, el detenido gritó: "Disparadme, disparadme" antes de sacar el arma.

En un primer momento se informó de que los carabineros habían respondido a los disparos hiriendo al atacante, aunque posteriormente se señaló que éste resultó herido durante el forcejeo con los agentes de policía situados en el lugar y que lograron interceptarle. Fuentes policiales precisaron, además, que los carabineros no respondieron a los disparos del atacante.

Las fuerzas del orden desplegaron un importante dispositivo de seguridad y acordonaron la zona, situada en el centro de Roma y muy concurrida por turistas y romanos. Se ha declarado el estado de alerta en la plaza del Quirinale.

Los investigadores trabajan con diferentes hipótesis, aunque cobra con fuerza la teoría que señala que se trata de una persona desequilibrada con problemas mentales y que responde a una acción aislada. Por su parte, la policía científica ha encontrado siete casquillos de bala en la plaza Colonna, donde tuvieron lugar los hechos, de los cuales cinco pertenecen a un arma de pequeño calibre.

"NO HA SIDO UN ACTO TERRORISTA"

La ceremonia de juramento no tenía lugar en el edificio de la presidencia del Gobierno, sino en la sede de la jefatura del Estado, conocido como palacio del Quirinal, y que se encuentra alejada del lugar de los hechos. El recién nombrado ministro del Interior, Angelino Alfano, fue informado del tiroteo durante la ceremonia de toma de posesión del nuevo Gobierno. Alfano, sentado en la primera fila, estaba sonriendo cuando se le acercó un oficial que evidentemnete le informó del incidente.

Una de las primeras reacciones oficiales ha sido la del alcalde de Roma, Gianni Alemanno, quien ha descartado que el sospechoso forme parte de una red terrorista y ha reconocido, no obstante, que el actual ambiente que se respira en la política italiana -tras 60 días de bloqueo político- podría haber contribuido.

"No ha sido un acto terrorista, pero está claro que el clima de los últimos meses no ha ayudado en absoluto", declaró Alemanno a Reuters.

#YONOMEOLVIDO