VÍDEO
03/05/2013 11:04 CEST | Actualizado 02/07/2013 11:12 CEST

Bruselas revisa a la baja las previsiones económicas para España en 2013

La Comisión Europea ha hablado, y no precisamente para bien: según sus cálculos, la contracción de la economía española será del 1,5% para este año, dos décimas por encima de lo que había calculado el ministro de Economía, Luis de Guindos.

La tasa de paro se situará de media en el 27% de la población activa, mientras que el año que viene experimentará una levísima bajada, hasta el 26,4%. Será la tasa más alta de la UE.

Se trata de una corrección en toda regla (y a la baja) de las previsiones económicas que el Gobierno de Mariano Rajoy presentó hace sólo una semana, según las previsiones económicas de primavera del Ejecutivo comunitario. Entre tanta mala noticia, una buena, la más esperada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy: España contará con dos años más, hasta 2016, para reducir el déficit público hasta el 3%.

NI SIQUIERA REDUCE EL DÉFICIT

La reducción del déficit, mantra del jefe del Ejecutivo, tampoco se cumplirá: la Comisión prevé que España incumpla incluso los nuevos objetivos de déficit propuestos por el Gobierno tras retrasar dos años, hasta 2016, la meta del 3%. Sin medidas adicionales, el déficit alcanzará en 2013 el 6,5% (en lugar del 6,3% que espera Guindos) y volverá a subir el año que viene al 7%. Según el Gobierno, en 2014 el déficit se situará en el 5,5%.

Si los cálculos de Bruselas fueran ciertos, el inicio de la recuperación se situaría en el primer trimestre de 2014. Hasta que llegue ese periodo sólo queda esperar más caídas: del -0,2% en el segundo trimestre y del -0,1% en el tercer trimestre.

En el conjunto de 2014, España crecerá en 2014 un 0,9% --en lugar del 0,5% previsto por el Gobierno--, aunque el Ejecutivo comunitario avisa de que este cálculo no tiene en cuenta el impacto contractivo de las medidas de ajuste adicionales que deberán tomarse para cumplir el nuevo objetivo de déficit.

El nivel de deuda aumentará del 84,2% en 2012 al 91,3% este año y al 96,8% en 2014 debido a 'los grandes déficits públicos, el bajo crecimiento nominal del PIB y los costes de la recapitalización bancaria'.

El dato más positivo de las previsiones de Bruselas es el de la inflación, que se situará de media este año en el 1,5% y el que viene en el 0,8%.

España es el quinto país de la UE que registrará una mayor caída del PIB este año, sólo superada por Chipre (-8,7%), Grecia (-4,2%), Portugal (-2,3%) y Eslovenia (-2%). La eurozona en su conjunto se contraerá un 0,4%, mientras que en el conjunto de la UE el retroceso será del 0,1%.

LAS PREVISIONES DE BRUSELAS

  • La demanda doméstica en España se contraerá este año "a un ritmo más rápido" por el "desendeudamiento de los hogares, el elevado paro y la caída de la renta disponible'.
  • También caerá la inversión privada por "las débiles perspectivas de demanda, el ajuste de los balances empresariales y las dificultades de acceso al crédito, especialmente para las pymes".
  • Las exportaciones mantendrán su impulso gracias a la mejora de la competitividad en materia de costes y la diversificación geográfica. "Como resultado, en 2013 España tendrá superávit por cuenta corriente por primera vez desde 1997", dice Bruselas.
  • Seguirá sin fluir el crédito. La necesaria reestructuración del sector bancario y las débiles perspectivas de crecimiento implicarán que las condiciones de crédito sigan siendo restrictivas para otros sectores domésticos a corto plazo, limitando el consumo privado y las decisiones de inversión', avisa el informe.

LA EUROZONA, TOCADA

La Comisión ha aumentado en una décima la caída de la economía de la zona euro para este año, que pasa del 0,3% al 0,4%. Además, para el conjunto de la UE se ha modificado el cuadro macroeconómico, al entender que finalmente bajará un 0,1% frente al crecimiento del 0,1% que se creía en un primer momento.

Este empeoramiento se debe principalmente al alto paro y al desendeudamiento de empresas y hogares tras la crisis financiera, según la Comisión, que ha empeorado sus pronósticos individuales para los grandes Estados miembros de la eurozona.

Alemania crecerá un 0,4% (una décima menos de lo que se dijo anteriormente), mientras que Francia caerá un 0,1% -frente al crecimiento de una décima calculado en febrero- e Italia retrocederá un 1,3%, tres décimas por encima de lo previsto.

¿Y los países rescatados? Chipre se encamina hacia una brutal caída (de un 8,7%) y también seguirán descendiendo Grecia, con un 4,2%, y Portugal, con un 2,3%. En cambio, la Comisión prevé que Irlanda vea aumentar su PIB en un 1,1%.

"La consolidación fiscal continúa, pero su ritmo se está ralentizando. En paralelo, las reformas estructurales deben intensificarse para desbloquear el crecimiento en Europa", ha dicho el vicepresidente económico, Olli Rehn.

ESPACIO ECO