NOTICIAS
02/06/2013 16:51 CEST | Actualizado 02/06/2013 16:51 CEST

El rey se recupera "por delante de los plazos", según el médico que le operó

AFP

El proceso de recuperación del rey marcha de forma absolutamente satisfactoria y "por delante de los plazos previstos" cuando se cumplen tres meses de su última operación, afirma el neurocirujano que le intervino, Manuel de la Torre, quien asegura que el Monarca podrá hacer su vida sin limitaciones.

En una entrevista con EFE, el doctor De la Torre explica cómo el equipo médico que atiende al Rey avanza en una "rehabilitación global" con la que ha logrado ya "una inflexión" positiva tras la situación "delicada" de la que se partía el 3 de marzo, cuando el Monarca entró en el quirófano para operarse de una doble hernia discal.

"Es imposible ir mejor; todos estamos contentos, absolutamente satisfechos, entusiasmados con la evolución tan sumamente asombrosa que tiene", añade este especialista.

Prueba de ello, argumenta, son los seis kilómetros que don Juan Carlos recorre semanalmente dentro de sus ejercicios de rehabilitación, sin utilizar apoyos en muchos tramos -asegura-, y el hecho de que los fuertes dolores de espalda que presentaba antes de la intervención hayan desaparecido por completo y ya no necesite medicación alguna: "Dolor cero" y "ni una aspirina", en palabras del médico.

Si el Rey sigue utilizando muletas para caminar es por seguridad, aclara el neurocirujano, quien considera "muy secundario y anecdótico" este aspecto, porque lo importante es anteponer "la seguridad a la estética" y el equipo médico no quiere "poner en riesgo su extraordinaria recuperación por una caída o por un concepto estético".

"GANAS INMENSAS DE TRABAJAR"

Aunque tras la intervención quirúrgica el doctor Manuel de la Torre calculó un plazo de dos a seis meses para la recuperación total de don Juan Carlos, prefiere no aventurar fechas sobre el momento en que dejará de usar muletas: "Cuando llegue el momento, que llegará, será de una manera natural; los plazos son absolutamente abiertos".

Entre tanto, según el neurocirujano, el jefe del Estado muestra "un ánimo, una ilusión, una fortaleza y unas ganas de trabajar inmensas", con "mucha energía" y un "excelente humor", como corresponde a una persona "que no tiene dolor y ve que cada día está mejor".

De hecho, reconoce que los médicos que le están tratando tienen muchas veces que frenarle en su voluntad de "hacer más cosas", porque él siempre va "por delante" y "muy rápido" y tiene "toda la fuerza y alegría para llevarnos a todos detrás de él".