POLÍTICA
03/06/2013 16:25 CEST | Actualizado 03/08/2013 11:12 CEST

La troika advierte del riesgo para la economía pese a la estabilización del sector financiero

REUTERS

España cumple, pero no puede relajarse y tiene deberes pendientes. Esa es la principal conclusión de un informe de la Comisión y el Banco Central Europeo (BCE), en colaboración con el Fondo Monetario Internacional (FMI), más conocidos como la troika.

España ha cumplido prácticamente todas las condiciones exigidas a cambio del rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros, pero debe mantener la "vigilancia" sobre la calidad de los activos de las entidades teniendo en cuenta la "adversa situación económica".

Sin embargo, Los inspectores alertan de los "riesgos" para la situación económica y presupuestaria debido al alto paro, la contracción de la actividad, la elevada deuda privada y exterior y el rápido aumento de la deuda pública. Por eso, reclaman al Gobierno que cumpla las recomendaciones de política económica de Bruselas, en particular la consolidación fiscal "gradual" de acuerdo con el nuevo calendario y el refuerzo de la administración pública.

Bruselas reclama además a España que controle la aplicación de las normas antidesahucio para garantizar que no tengan un impacto negativo sobre la estabilidad financiera.

Pese a los resultados globalmente positivos, las instituciones europeas piden al Gobierno mantener "un control estrecho sobre el sistema para preservar la estabilización final de las instituciones de crédito". Ello es necesario debido a "la adversa situación económica, la continua necesidad de desapalancamiento del sector no financiero español y el ajuste en el mercado inmobiliario, que siguen afectando severamente a los volúmenes de crédito y a la calidad de los activos".

"La vigilancia se requiere para ayudar a garantizar que estas tendencias positivas en la estabilización del sector financiero español puedan mantenerse", insisten la Comisión y el BCE.

"El diagnóstico en marcha sobre la evolución de la calidad de los activos, la situación de solvencia y la resistencia de los bancos españoles sigue siendo importante en este contexto", señala el informe.

ESTABILIZACIÓN

En todo caso, el informe constata que "los mercados financieros españoles se han estabilizado todavía más desde la última revisión, y el interés de los bonos soberanos y corporativos ha caído con una menor volatilidad". "En paralelo, la situación de liquidez del sector bancario español ha seguido mejorando. Ello ha permitido a los bancos españoles recuperar más acceso a la financiación de los mercados y reducido su dependencia de la financiación del banco central", apunta.

También ha mejorado la solvencia del sector debido a la recapitalización de parte de las entidades y de la transferencia de sus activos inmobiliarios al banco malo (Sareb), de forma que las ratios de solvencia están por encima de las exigencias regulatorias. "La Sareb se enfrenta ahora al reto fundamental de gestionar con éxito y desprenderse de la cartera de activos en el marco de unas condiciones de mercado todavía muy difíciles para la vivienda en España", señalan los inspectores.

En cuanto a la reforma de la legislación que afecta al sector financiero, las únicas normas pendientes que identifican la Comisión y el BCE son la reforma de la ley de cajas de ahorros y el cambio de los procedimientos de supervisión del Banco de España.

La próxima misión de la troika a Madrid tendrá lugar en septiembre.