NOTICIAS
30/06/2013 23:59 CEST | Actualizado 30/08/2013 11:12 CEST

Brasil zarande a España y conquista la Confederaciones (3-0)

AFP

El peso de la historia, la del rival y la del escenario del partido, pudieron con España. Los cinco mundiales de Brasil fueron más que la única estrella que luce el escudo español. El imponente estadio de Maracaná, con la grada repleta de fervientes animadores, aumentó la losa sobre los futbolistas, que se vieron zarandeados desde el inicio y goleados al final.

Tan sólo cuatro minutos tardó Brasil en perforar por primera vez la portería de Casillas. Lo hizo Fred en una jugada embarullada que definió desde el suelo adelantándose al guardameta. Todo comenzaba a pedir de boca para la selección anfitriona, que se veía por delante en el marcador con todo el partido por jugarse.

Con esa perspectiva, los de Scolari tenían el partido soñado: podrían buscar espacios a la espalda de España, que debería dar un paso al frente si quería igualar la contienda. Y el guión se siguió cumpliendo.

Si a eso sumamos que los de Del Bosque no terminaban de despertar y no cerraban las ocasiones, cada rechace en el área brasileña era un contragolpe con peligro que terminaba en vertiginosas carreras de Neymar, Hulk o Fred ante los desesperados centrales españoles.

LA VELOCIDAD DE NEYMAR

De milagro, y porque el árbitro no quiso, el lateral derecho no vio roja en uno de esos contraataques. España recuperó el control del balón, sí, pero nunca llegó a dominar el partido, que siempre fue como un potro que le corcoveaba. Por ahí lograba un par de acciones con peligro, pero siempre entre sustos de la 'canarinha'.

Así se resumió el final de la primera mitad. Primero, Pedro tuvo en sus botas el empate a uno tras una gran combinación entre Torres y Mata, pero el canario se topó con un estelar David Luiz, que tirándose al suelo despejó el esférico cuando el portero ya estaba superado.

La siguiente jugada fue el segundo tanto de Brasil, obra de Neymar. Otra gran combinación con velocidad en la frontal del área entre Neymar y Oscar que el flamante fichaje del Barça colocó en la escuadra derecha de Casillas con un zurdazo inapelable.

GOL, PENALTI Y EXPULSIÓN

A falta de 45 minutos, Brasil dejaba claro quién había dominado el encuentro. Y lo certificó al poco de regresar de los vestuarios, con el tercer tanto, también logrado por Fred, tras otra gran jugada en el balcón del área grande. Un pase dirigido al delantero lo dejó pasar Neymar y Fred lo cruzó con la derecha al palo contrario.

El sueño de jugar en Maracaná ante Brasil se tornaba en pesadilla. Y aún quedaba para rato. Ramos falló un penalti en el 53 de Marcelo a Navas. El sevillano la mandó al palo derecho de Julio César. Después, un contragolpe de Neymar obligaba a Piqué a estirarse y derribarle en la frontal del área, lo que fue castigado por el árbitro con roja directa.

Para colmo, el guardameta brasileño tuvo su noche y despejó todo disparo hacia su portería con grandes intervenciones ante Pedro, primero, y Villa, después.

Brasil fue mejor ante el mejor grupo de futbolistas del último lustro y a España se le atraganta la única copa que no ha conseguido lograr. Una lección de cara al Mundial que se jugará dentro de dos años en tierras brasileñas.

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST