INTERNACIONAL
08/07/2013 22:00 CEST | Actualizado 08/07/2013 22:00 CEST

Sarkozy dice que no vuelve a la política pero que pueden contar con él

AFP

El expresidente francés Nicolas Sarkozy ha asegurado este lunes que su participación en una reunión extraordinaria de la dirección que su partido, el conservador Unión por un Movimiento Popular (UMP), no significa su vuelta a la política como se ha especulado, pero ha subrayado que "cada vez que sea necesario" pueden contar con él.

En lo que constituye su primera intervención importante en un encuentro de la UMP desde que perdió las elecciones frente al socialista François Hollande, Sarkozy ha hecho un discurso muy político -a puerta cerrada, pero parcialmente difundido desde su cuenta en Twitter- en el que ha adelantado que el día que quiera tomar la palabra "será para hablar a los franceses de Francia".

"Dije el 6 de mayo (de 2012) que permanecería entre vosotros y podéis contar conmigo cada vez que sea preciso", ha subrayado Sarkozy. En otro tuit, ha considerado que "hay algo de indecente al hablar de la cita presidencial (de 2017) cuando los franceses sufren".

"Yo continuaré mi camino con la preocupación de tomar distancia, de la reflexión, de la escucha y de la paz que necesito tras tantos años de exposición", había indicado poco antes en un mensaje en Twitter.

El expresidente conservador, que tras perder en las urnas anunció su retirada de la política, ha hecho hoy una aparición estelar en la sede parisina de su partido ante 800 militantes, entre ellos la plana mayor de sus dirigentes, en un momento económico muy difícil para la formación.

En su intervención ha ofrecido una visión general de la crisis económica y de los objetivos europeos, así como de la situación de la UMP, a la que ha pedido unidad porque "toda división es inaceptable y debilitadora".

GASTOS DE CAMPAÑA

Aunque ha hablado muy poco de ello, la presencia de Sarkozy en la sede de la UMP se debe a la decisión tomada la semana pasada por el Consejo Constitucional francés de rechazar las cuentas de su última campaña presidencial, lo que priva a la UMP de 10,6 millones de euros.

El motivo es que Sarkozy gastó en su campaña a la Presidencia cerca de 23,1 millones de euros, pese a que el máximo autorizado era de 22.509.000 euros.

Desde que el pasado viernes se inició una colecta para evitar la quiebra de la formación, los militantes de la UMP han aportado cerca de 2,5 millones de euros, según los medios franceses.

Al respecto, Sarkozy ha reiterado que esta decisión del Constitucional "crea una situación grave e inédita" en Francia y ha estimado que "la cuestión no es la UMP, sino el pluralismo".

El discurso ha concluido con una entusiasta ovación y los asistentes puestos en pie, según el canal BFMTV, pero Sarkozy ha abandonado la sede del partido sin hacer declaraciones. Sí las ha hecho el presidente en funciones de la UMP, Jean-François Copé: "La UMP atraviesa una prueba, y es normal que esté entre nosotros".