NOTICIAS
07/08/2013 11:03 CEST | Actualizado 07/08/2013 11:03 CEST

Assange espera conseguir un escaño en el Senado de Australia

REUTERS

Julian Assange espera conseguir un escaño en el Senado de Australia en las próximas elecciones de septiembre, ya que, según anunció el pasado martes, cuenta con el 40% de la intención de voto de los menores de 30 años y con el 25% de los ciudadanos que sobrepasan la treintena.

El fundador de Wikileaks, que concurre a las elecciones del próximo 7 de septiembre por el Partido Wikileaks junto a otros seis militantes, aseguró en una entrevista con la televisión australiana SBS que una encuesta realizada por la empresa UMR muestra que cuenta con una intención de voto de entre el 25% y el 28% de los ciudadanos mayores de 30 años, "una cuota muy significativa".

Durante la entrevista, realizada desde la embajada de Ecuador en Londres, en la que permanece desde junio de 2012, aseveró que si finalmente sale elegido ejercerá un control "independiente" de la actividad del Gobierno australiano y prestará especial atención a la reforma fiscal, a los expatriados en busca de asilo y a las políticas centradas en la lucha contra el cambio climático.

Una de las prioridades de su partido sería distribuir memorias USB de WikiLeaks "muy seguras" a otros legisladores para que éstos filtrasen información sobre corrupción.

"Una de las primeras cosas que haremos cuando seamos alguien en el Senado será proporcionar a cada senador una memoria USB segura mediante la que puedan filtrar a WikiLeaks información sobre corrupción dentro de los partidos políticos australianos, hechos que observen pero que no puedan revelar", explicó.

"Es importante empezar por aquello que está más escondido. No quiere decir que sea lo más importante a la hora de publicarlo, pero normalmente cuando algo está escondido es porque alguien sabe que si se publica podría tener consecuencias".

Si su "experimento" funciona en el Senado australiano, Assange se plantea exportar el modelo del Partido WikiLeaks a países como Estados Unidos e Irlanda.

CAMPAÑA ENTRE LOS EXPATRIADOS EN LONDRES

El Partido WikiLeaks está haciendo campaña entre los 300.000 expatriados australianos que viven en Londres, de los que el 10% votó en las pasadas elecciones en su país de origen, según informó Assange.

El voto es obligatorio en Australia y de no hacerlo, se castiga con una multa de 20 dólares australianos.

En caso de ganar el esperado escaño, no está claro si Assange podrá abandonar la embajada de Ecuador en Londres para ocupar su asiento.

NUEVOS TIEMPOS