POLÍTICA
30/08/2013 15:16 CEST | Actualizado 30/08/2013 15:17 CEST

La acusación particular carga contra Ruz: es "condescendiente" con el PP y le ha dado "la oportunidad de oro"

AFP

La acusación particular del caso Bárcenas apunta al juez Pablo Ruz en el episodio del borrado de ordenadores del PP. El letrado Mariano Benítez de Lugo, que representa en la causa a la Asociación de Abogados Demócratas de Europa (Adade), ha afirmado que el magistrado ha estado "muy condescendiente" con el PP y ha lamentado que le haya dado "una oportunidad de oro" para eludir una situación comprometida.

"Me quedo pasmado. Lo que no se puede hacer es utilizar guantes de seda con quien tiene manos de garfio. El magistrado ha estado muy condescendiente. Es como si dijera 'por favor, mándeme usted esos ordenadores que tiene por ahí', cuando en otras circunstancias y usando la autoridad y el peso de la ley, se hubiera personado el propio juez a recabar y requisar esos ordenadores", ha manifestado Benítez de Lugo, en declaraciones a Cuatro.

Dicho esto, ha indicado que "al PP se le ha dado una oportunidad de oro" y ha agregado que "era previsible la conducta que ha adoptado" la formación política, "igual que hizo con el tema del libro de visitas". "Si se le da la oportunidad de eludir una situación comprometida, es sabido que la va a eludir", ha subrayado.

En este sentido, ha opinado que "hace mucho tiempo" que se debería haber llevado a cabo un registro en la sede del PP, como ya hizo "el magistrado Marino Barbero -primer instructor del caso Filesa- en la sede nada menos que del Banco de España y en la sede del PSOE, en Ferraz".

"Ahora con mucha mayor razón", ha insistido, al tiempo que ha justificado que el PP "ni siquiera" había avisado de la existencia de "dos ordenadores".

"DESFACHATEZ ASOMBROSA" DEL PP

"Custodian la carcasa y se supone que destruyen el contenido. Es que tienen una desfachatez asombrosa. Colaboran con la justicia, pero ¿esta es una forma de colaborar con la justicia?", ha planteado, para después agregar que es el juez Pablo Ruz quien decide si las informaciones del ordenador son "íntimas" y si es "una pieza secreta". "No. Se constituyen juez y parte. Como esto es íntimo, se supone, lo borramos, lo destruimos. Es pintoresco", ha destacado.

Preguntado si se le podría imputar al PP un delito de obstrucción a la justicia después de haber formateado los ordenadores que utilizaba Bárcenas en Génova, ha contestado que no lo ve "factible".

"En el mundo de la jurisdicción penal se opera a veces con indicios, y en el caso de la contabilidad B de Bárcenas tenemos unos indicios ya bastante contrastados de que era cierta. En este caso, no tendríamos ni siquiera la existencia de esos indicios", ha reconocido.