NOTICIAS
23/02/2014 13:36 CET | Actualizado 23/02/2014 14:13 CET

Los etarras volvieron a llevarse las armas tras enseñarlas a los verificadores

BBC MUNDO

Los dos miembros de la banda terrorista ETA que mostraron las armas a los integrantes de la Comisión Internacional de Verificación (CIV) volvieron a llevárselas tras enseñarlas a los verificadores, han declarado los integrantes del CIV esta mañana ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, según indican fuentes jurídicas.

Los dos miembros de ETA, que dieron "su compromiso verbal" a los verificadores de no hacer uso del material mostrado, enseñaron el pequeño arsenal en un piso de la localidad francesa de Toulouse. Ese arsenal estaba formado por cuatro armas de fuego, dos granadas de carga hueca, 300 balas, algo más de 16 kilos de material para fabricar explosivos, además de cordón detonante y nueve temporizadores de distinto tipo.

Tras grabar las imágenes que se difundieron el pasado viernes, recogieron las pistolas, el fusil y el explosivo expuesto, lo guardaron en una caja de cartón que precintaron y que se llevaron de la vivienda.

UN HOMBRE CON GORRO Y GAFAS

Ram Manikkalingam, Ronnie Kasrils y Chris Maccabe han explicado que recibieron una carta anónima en la que se les pedía que acudieran a la ciudad francesa a finales de enero. A la cita acudieron únicamente Manikkalingam y Kasrils, que se desplazaron en tren hasta Toulouse.

A su llegada a la estación les recibió un hombre con gafas y un gorro que les esperaba en un coche. Esta persona, que no se identificó, les trasladó a un edificio en el que entró directamente por el garaje, han precisado.

Los dos verificadores subieron desde el parking a una vivienda donde se encontraron el escenario que mostraba el vídeo difundido. Les ofrecieron un listado con la relación de armas y explosivos, que firmaron únicamente con el compromiso verbal de los tres etarras presenten de que el material que les enseñaban estaba inutilizado. En ningún momento llegaron a tocar nada de lo que se exponía, han indicado las citadas fuentes.

Los tres verificadores han reconocido ante el juez Moreno que fueron "contactados" en Amsterdam en junio o julio de 2011. Han admitido que su labor está financiada por un colectivo que responde a las siglas DAG y que les paga 750 euros por cada jornada de trabajo.

"AUTÉNTICA OPORTUNIDAD PARA LA PAZ"

Al término de la declaración, que se ha prolongado durante tres horas, el portavoz Manikkalingam ha leído una corta declaración en inglés en la que ha indicado que su intención es ser "transparentes" y colaborar con la Justicia. "Creemos que existe un auténtica oportunidad para la paz", ha dicho.

"Estamos aquí hoy porque queremos ser transparentes y hemos colaborado con el juez Ismael Moreno. Estamos trabajando para la consolidación de la paz y la coexistencia en el País Vasco. Desde que se declaró de forma unilateral el alto el fuego permanente y verificable, ETA ha mantenido el cese de la actividad armada y cumplido con sus compromisos. Ahora es tiempo de sellar las armas y ponerlas fuera de uso", ha indicado Ram Manikkalingam, el portavoz de la comisión.

En una breve declaración en inglés leída a su salida de las dependencias judiciales, ha agregado que "ETA ha expresado su compromiso unilateral, estamos aquí para ayudar a que esto se lleve a cabo en interés, no sólo de todas las personas que viven en el País Vasco, sino también del resto de España".

"Somos profesionales con experiencia y creemos que tenemos una auténtica oportunidad para la paz. Siempre hemos trabajado con el respaldo de una mayoría", ha concluido.

PONS: "TRABAJAN PARA ETA"

Por su lado, el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban Gónzalez Ponz, ha asegurado este domingo que los verificadores "trabajan para ETA y no para España".

"Han venido a mentirnos y a contarnos una historia que no es la de la derrota de los terroristas sino la de un pacto que resulta imposible", ha afirmado González Pons en Castellón. El dirigente popular ha calificado la visita de los verificadores internacionales como "un espectáculo que nos ha llamado poderosamente la atención".

Éstos, ha asegurado, "deberían haber ido en primer lugar a la Audiencia Nacional" porque "lo único que cabe es que verifiquen ante los jueces quién les paga los viajes, con quién se han reunido y dónde guardan las pistolas".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: