NOTICIAS
09/04/2014 20:42 CEST | Actualizado 09/04/2014 23:23 CEST

Gesta del Atlético ante el Barcelona (1-0)

GETTY

Gesta atlética en Champions League. Los de Simeone han logrado una clasificación histórica para las semifinales de la Copa de Europa gracias a un gol tempranero de Koke, que desarboló al Barcelona, muy por debajo de su juego habitual.

En pocos momentos de la eliminatoria los culés han demostrado ser el equipo que son. Nada se apunta de aquél conjunto que tomaba el esférico y no lo soltaba hasta tener resuelto el partido. Enfrente un equipo aguerrido, rocoso y luchador, que se lanzó al cuello de su rival en el primer período y se acurrucó en su área en el segundo, conservando la victoria.

El Atleti fue un vendaval en los primeros diez minutos de encuentro. Marcó un gol, pero pudieron ser tres. La primera ocasión la aprovecharon los colchoneros cuando, tras un disparo de Adrián al larguero, Villa recogió el rechace, centró la pelota para que el propio Adrián cabeceara y Koke, al segundo palo, rematara un obús ante la presencia de Pinto.

Los nervios se apoderaron del Barcelona, cuyo centro del campo se convirtió en un colador por donde se colaban Villa y Adrián, los puntales de Simeone en ausencia de Diego Costa.

Así llegó el segundo balón al larguero, obra de Villa. El asturiano aprovechó la espalda de la zaga blaugrana y envió con la zurda el esférico a la madrea. Pinto hacía la estatua. Idéntico gesto que en el segundo lanzamiento al travesaño del 'guaje'. Un balón bombeado de Raúl García lo controló con la cabeza y sin pensárselo, disparó con la diestra hasta que el cuero golpeó el larguero.

El Barça era una marioneta en manos del Atleti. No trenzaba jugadas, sólo disponía de balones en largo que se perdían en carreras frustradas de Neymar o de Messi. En una de esas, el brasileño peleó hasta que tuvo franca la pelota. En una décima de segundo, inventó un túnel precioso a Tiago y, con el área para él, cedió a Messi, que falló con la zurda.

Antes el argentino lo había intentado de cabeza, sin éxito. Por alto fue por donde más lo intentaron los de Martino, desesperados en el centro del campo gracias al trabajo de Gabi y, sobre todo, de un inmenso Tiago, verdadero tapón en la media.

EL ATLETI, ENCERRADO

El segundo tiempo deparó un encuentro absolutamente opuesto. El Atleti dio un paso atrás y se agazapó a la espera de un Barcelona desesperado. Desde su área, lanzó contragolpes que pudieron haber sentenciado la eliminatoria.

Mientras los blaugranas buscaban con desesperación la portería de Courtois. La ocasión más clara la tuvo Xavi después de que Courtois le arrebatara el balón de los pies a Neymar cuando éste se metía con todo en la portería. En la siguiente jugada, Alves centró y, tras un par de rechaces, el centrocampista catalán no fue capaz de enviar el cuero a la red.

Parecía que los balones al área funcionaban. Más aún cuando Neymar estuvo cerca de lograr el empate con un gran cabezazo que besó el palo derecho de la portería colchonera.

Puro espejismo. Martino dio entrada a Alexis por Cesc en busca de un gol que nunca llegaría. La aportación del chileno se perdió en la nada. Como la de Messi, que apenas participó de las jugadas del Barcelona. Para colmo, el entrenador decidió quitar a Iniesta, el único con la capacidad para descorchar la defensa atlética y buscar el juego entre líneas.

En su lugar introdujo a Pedro. Tarde y sin socios, el canario tampoco fue la solución a los males del Barça, que se fue consumiendo preso de su desesperación hasta que en los últimos minutos pareció ceder hasta la honra dando pie a ocasiones del Atleti que por poco no significaron el punto y final. Dos buenas intervenciones de Pinto demoraron el fin del camino de este Barcelona en Champions.

El Atlético se suma a Real Madrid, Chelsea y Bayern de Múnich en las semifinales. El sorteo se celebrará este viernes a partir de las 12:00 horas. ¿Habrá final española?

Photo gallery Atlético de Madrid - Barcelona, en imágenes See Gallery