INTERNACIONAL
28/07/2014 19:24 CEST | Actualizado 28/07/2014 19:24 CEST

Exteriores evacuará a los españoles y la embajada en Libia por la inseguridad en el país

REUTERS

España abandona Libia. El ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha anunciado que el Ministerio de Defensa enviará un avión para evacuar a los españoles que deseen salir del país y a los miembros de la embajada en Trípoli, donde España dejará la representación diplomática "al mínimo".

El ministro, que no ha detallado cuándo se realizará la evacuación, ha explicado que España forma parte del Grupo 5+5 que agrupa a los países del norte y sur del Mediterráneo y no puede "suprimir del todo" su representación diplomática. La presencia que dejará en la embajada es una "señal clara de apoyo" al nuevo Parlamento libio.

En Libia, ha dicho el ministro, la colonia española es de 150 personas, 19 diplomáticos y dos religiosos. España ha aconsejado ya a los españoles no viajar a Libia y, el domingo, el Ministerio de Exteriores modificó sus recomendaciones de viaje para pedir a los españoles residentes en el país africano que lo abandonen "inmediatamente" debido al "grave deterioro" de la situación de seguridad, especialmente en la capital, Trípoli, y sus alrededores.

También aconseja limitar los desplazamientos y mantenerse informados en todo momento, estar siempre debidamente documentados, con visado y permiso de salida en vigor e inscribirse en el Registro de Matrícula Consular como residente o como transeúnte. Por último, pide que se anote el teléfono de emergencia consular para contactar con la embajada ante una situación de peligro (091 320 39 04).

VIOLENCIA CRECIENTE EN LAS DOS PRINCIPALES CIUDADES

El conflicto se ha incrementado en las últimas semanas después de que, el pasado 13 de julio, las milicias de Misrata lanzaran la Operación Fayer (Amanecer) con el objetivo de arrebatar el aeropuerto de Trípoli a las brigadas de Zintán, que controlan las instalaciones desde la caída del régimen de Muamar al Gadafi en 2011.

La violencia entre milicias rivales se ha enquistado en Trípoli y Bengasi, las dos mayores ciudades de Libia. En la capital, los enfrentamientos casi ininterrumpidos entre combatientes milicianos por el control del aeropuerto han causado ya la muerte de 97 personas y han herido a más de 400.

El aeródromo internacional está en manos de hombres armados desde el levantamiento popular armado de 2011 contra al Gadafi. Los combates han forzado a numerosas familias de la zona a abandonar el lugar y, el domingo, un misil impactó en unas instalaciones cercanas de la compañía petrolera libia Brega, en las que se almacenan hasta 90 millones de litros de distintos tipos de combustible.

El Gobierno libio, que ha calificado la situación de "muy peligrosa", ha instado a un alto el fuego para facilitar las labores de extinción y ha mostrado su temor de que el incendio pueda provocar una "catástrofe" humana y medioambiental, por lo que ha pedido a los habitantes que habitan a un radio de tres kilómetros que abandonen sus casas por precaución.

Arabia Saudí y Argelia abandonaron sus embajadas en el país en mayo. España sigue ahora la estela de otros países que han decidido evacuar a sus nacionales en Libia, como EEUU, Francia, Italia, el Reino Unido, Turquía y Alemania.

ESPACIO ECO