POLÍTICA
02/08/2014 17:59 CEST | Actualizado 02/08/2014 18:40 CEST

Primera semana de Pedro Sánchez en el PSOE: sprint prevacacional y luna de miel con la prensa

EFE

El selfie y la foto con los militantes dio paso a la corbata y Pedro Sánchez se puso manos a la obra. Una semana ha pasado desde que el nuevo líder del PSOE fuera aclamado por los militantes de un congreso extraordinario que buscaba ansiosamente pasar página.

La primera semana de la agenda de Sánchez ha dado para mucho: una reunión con Mariano Rajoy, otra con el rey Felipe VI, un acto con militantes en Segovia, una foto con el líder de los socialistas asturianos, Javier Fernández, tres ruedas de prensa, un puñado de entrevistas y hasta una carta a su homólogo francés para glosar la figura de Jean Jaurès, el diputado pacifista que se opuso a la Primera Guerra Mundial y fue asesinado hace un siglo.

Sánchez ha despedido el curso político con un sprint final y en plena luna de miel con la prensa, sobre todo la internacional. Entre los militantes socialistas existe la satisfacción de haber culminado un proceso, el del final del poszapaterismo, y haber abierto una nueva etapa. Aún pese al buen número de incógnitas que quedan por despejar. Incluso el recuerdo de Alfredo Pérez Rubalcaba, el líder del PSOE que no logró reanimar al partido, parece ya lejano en el tiempo.

LUNES: A MONCLOA CON PROPUESTA

El lunes, Sánchez se plantó en Moncloa para hablar con el presidente del Gobierno sobre Cataluña y la crisis económica. De la reunión trascendió muy poco, más allá de las posiciones conocidas sobre el proceso soberanista. Y eso que duró dos horas y media. Sin embargo, Sánchez trasladó a Rajoy una propuesta que al día siguiente sería recogida a su manera por la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

Si el lunes Sánchez reclamaba un subsidio para parados con hijos y sin ingresos, el martes Fátima Báñez anunció que en octubre lanzará una estrategia para arropar a los desempleados de larga duración en situación de "especial necesidad". Los sindicatos, con los que se había reunido Báñez, reclamaban compromisos concretos para las 500.000 familias sin ingresos donde el cabeza de familia está en paro. Báñez no se pilló los dedos, y mucho menos con la cifra de 2.500 millones que planteaban las fuerzas sindicales, pero sí trató de imitar la retórica de la propuesta que había hecho el recién estrenado líder del PSOE tan solo un día antes.

MIÉRCOLES: RAJOY Y MAS RECUPERAN LAS FORMAS

El miércoles, el president de la Generalitat, Artur Mas, y Rajoy recompusieron un poco su relación mientras ganaba terreno el diálogo y la llamada "tercera vía", es decir, la alternativa a la independencia de Cataluña y el "no" sin más del Gobierno a la consulta.

Por último, el viernes, el nuevo líder del PSOE dio la réplica al discurso del presidente del Gobierno, muy centrado en la reivindicación de la recuperación económica. Es lo más cerca que ha estado, hasta ahora, del cuerpo a cuerpo en público con el presidente. La prensa, quizás sorprendida por el optimismo de Rajoy, se hizo eco de la petición de Sánchez de que el presidente "pise más la calle".

LOS RETOS DE PEDRO SÁNCHEZ

Con un pie ya en las vacaciones de verano, que Sánchez pasará junto a su mujer y sus dos hijas en Mojácar (Almería), el PSOE se prepara para decirle adiós al curso político que se cerró con dos capítulos. El primero fue el desastre electoral en las europeas, en las que el PSOE perdió ante el PP y no pudo evitar que en la izquierda se abriese un nuevo frente, el de Podemos. El PSOE quedó, pues, en una especie de sandwich entre el PP y los partidos a su izquierda. Según aseguró Sánchez en su primer gran discurso como líder, a partir de septiembre saldrá a buscar votos a izquierda y derecha.

El epílogo del curso político del PSOE fue la aparente pacificación del partido. Con una Carme Chacón que ya no habla de primarias y un Eduardo Madina en retirada, Sánchez cree llegado el momento de recuperar terreno político, una vez cosidas las heridas internas.

EL ESPINOSO RELEVO DE ELENA VALENCIANO

Sin embargo, los retos son muchos. El primero, cambiar a los equipos del PSOE en el Congreso, Senado y Parlamento Europeo. Esta última institución, a la que Elena Valenciano acaba de regresar tras ser la número dos, es la que más dudas despierta. Sánchez quiere relevar a Valenciano aún con las elecciones tan recientes, pero el sucesor en Bruselas no está claro.

En septiembre, Sánchez se medirá con Rajoy por primera vez en el Congreso. También presentará una batería de medidas económicas y una estrategia para acercarse a los "indignados", quién sabe si en su Peugeot 407, el coche con el que hizo campaña en el PSOE y que es el único aparato que reconoce.

Será en ese momento cuando se compruebe si, tras la sonrisa que la prensa internacional compara con la de una estrella de Hollywood, se esconde un líder que capaz de resucitar al medio muerto PSOE.

EL NUEVO RENZI Y "PEDRO EL GUAPO" EN LA PRENSA INTERNACIONAL

En Ferraz conservarán estos artículos durante algún tiempo. La prensa internacional ha recibido a Pedro Sánchez con una mezcla de curiosidad, augurios de lo que podría suponer un nuevo Matteo Renzi y fascinación por su fotogenia.

En un artículo titulado Los socialistas españoles pasan la página de la era de José Luis Rodríguez Zapatero, Le Monde destaca su "físico ventajoso y su sonrisa de vencedor". El artículo, publicado tras la victoria de Sánchez en la consulta a la militancia, alude a la necesidad de cerrar la era de Zapatero, a quien muchos "no perdonan" los recortes y el viraje desde mayo de 2010.

En otro artículo, el vespertino define a Sánchez como un "enigma" y como el "Matteo Renzi de España", en referencia al primer ministro italiano. El rotativo también ha hablado de Sánchez como un diputado "con el físico de Cary Grant".

Le Figaro, destaca que el principal reto de Sánchez será hacer "lo que no logró Rubalcaba: darle al partido su papel de alternativa de Gobierno". Su corresponsal en España, Mathieu de Taillac, destaca también la declaración de Sánchez en campaña. "Mi único aparato es el 407 con el que he recorrido España", dijo.

Por su parte, The Times se pregunta si "un líder con aspecto de Hollywood hará brillar a los socialistas en España". El diario destaca que se le conoce como "el guapo" ("the good looking one") y que no tiene experiencia de Gobierno.

El también británico The Economist recuerda que los socialistas tienen "el hábito de escoger a relativamente desconocidos para liderarlos". Destaca que sus posiciones son las del partido y que por eso Sánchez "puede ser desconocido, pero no es una apuesta arriesgada". El semanario destaca también la emergencia de Podemos en el panorama político español,

BBC Mundo bautiza a Sánchez como el hombre "llamado a salvar al PSOE" y destaca que es "rápido y silencioso", así como que habla inglés y francés.

El Frankfurter Allgemeine Zeitung destaca que Sánchez promete iniciar "el principio del fin de Rajoy" pero critica que su primera decisión haya sido retirar el apoyo a Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión. También pone de manifiesto las contradicciones del candidato sobre Cataluña, autonomía a la que en un momento de la campaña llegó a llamar nación.

La prensa italiana, con La Stampa, el Corriere y Reppublica abundan en el parecido de Sánchez con Renzi, el primer ministro de Italia, hasta hace poco un desconocido y desde entonces un soplo de aire fresco.

Por su parte, elPúblico portugués destaca que Sánchez apunta al voto de los indignados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE