03/11/2014 09:49 CET | Actualizado 12/11/2014 10:00 CET

Hábitos que siguen conectando nuestro corazón con los textos escritos a mano

¿Te acuerdas de la primera vez que enviaste o recibiste una carta de amor? ¿O la postal que enviaste en tu primer gran viaje? Muy probablemente esos textos fueron escritos a mano.

Nunca es tarde para recuperar ciertos buenos hábitos. Nos enfrentamos a un dato: la mayoría de las personas escribe casi a diario con el teléfono móvil, superando a la escritura a mano. Así lo certifica un estudio realizado por Samsung. Nuestros hábitos de escritura han cambiado mucho en muy poco tiempo, pero ahora todos ellos confluyen en el Samsung Galaxy Note 4 y su S Pen, que permite volver a escribir a mano sobre la pantalla. #Vuelveaescribir aquellas cosas que más nos importan y a aquellas personas que nos resultan especiales. Estas son algunas de las conclusiones del estudio.

1. Hombres y mujeres, diferentes hasta para usar un smartphone

Hombres y mujeres somos diferentes hasta en nuestra relación con la escritura a mano. Ellas siguen apreciando el lado romántico de las cosas y se sienten más a gusto escribiendo a mano que aporreando teclas. Por eso, los asuntos personales los escriben a mano. La felicitación de cumpleaños de un ser querido, por ejemplo.

2. Con nuestros mensajes a todos los lados

Nos gusta que lo que escribimos a nuestra gente, las cosas que nos salen del alma, se queden cerca de nosotros. Y qué mejor que dentro de nuestro smartphone. Por eso, ya casi todas las personas aseguran escribir menos a mano de lo que solían. Un 75% de las personas aseguran escribir "algo menos" o "bastante menos" a mano que lo que solían hacerlo. Porque así lo que escribimos lo llevamos siempre con nosotros, justifican la mayoría de ellos.

3. Cuanto más jóvenes, más apegados al móvil

Si aún no se han cumplido los 30, se tiende a usar el smartphone como bloc de notas en el día a día. Pero hay cosas que no cambian. El resto somos más fieles al texto manuscrito, algo sin duda mucho más auténtico y que no va a desaparecer. Por ejemplo, las gracias las seguimos escribiendo a mano.

4. Las mujeres siempre son más precavidas. Eso es así


Una mujer casi siempre va a tener cerca algo para escribir a mano (89%), pero un hombre solo a veces (76%). ¿Quién se acostumbrará mejor a llevar su lápiz siempre consigo? Algunas de las razones principales por las que se escribe a mano, según este estudio, son las de apuntar algún dato en el trabajo, felicitar a los nuestros por sus celebraciones o éxitos e incluso subrayar textos.

5. Las cartas de amor (y las de desamor) se escriben a mano

Los temas más cotidianos que usamos para escribir a mano son cosas del trabajo o la lista de la compra. Pero también nos gusta relacionar esta práctica con nuestras sensaciones personales. El amor y el desamor se escriben a mano. Aquellos encuestados que son tan románticos como para escribir de puño y letras cartas de amor y desamor multiplican por cuatro a los que se deciden a hacerlo pulsando teclas en el smartphone. A partir de ahora, con un S Pen de Samsung Galaxy Note 4 bien pueden escribirse también esos sentimentales manuscritos en el móvil.

6. Con el smartphone somos más sentimentales de lo que pensamos



Felicitar a nuestra gente cuando tienen algo que celebrar o crear recordatorios -por ejemplo, para que no se nos olvide ni un detalle de la fiesta sorpresa que estamos organizando- son dos de las cosas favoritas para las que agarramos el smartphone. Con ellos somos prácticos pero también nos gusta ser emocionales, así que escribir a mano sobre la pantalla nos conecta mucho mejor con los mensajes de buen rollo. Es la solución que aúna tecnología y personalización.

7. Amamos los post-it casi tanto como el smartphone

¿En qué soporte se escribe más a mano? ¡En un post-it! (el 60% de los encuestados). Todo por culpa de los oficinistas. Y porque hemos cogido cariño a esos pequeños cuadrados de papel que ponen un poco de color en nuestra vida. Ahora el Samsung Galaxy Note 4 puede ser tu nuevo post-it: permite personalizar las anotaciones y escribir a mano con el S Pen, así los textos transmiten mejor las emociones y no se pierden. 

8. Ahora no vas a necesitar pintarte en la mano ese número de teléfono que tanto deseas

Y cuando no tienen un post-it cerca, un 9% se apuntan cosas en la propia mano, especialmente los estudiantes. Quizá también el número de teléfono de alguien a quien no quieres perder la pista o una chuleta que nos eche un cable en un momento de apuro…

9. Pocas cosas hacen que nuestro corazón lata como abrir una carta

Del 75% restante, lo que más echan de menos es el acto de abrir las cartas. Ese momento de incertidumbre que es tan placentero, aunque nos morimos por que acabe y podamos descubrir lo que le aguarda dentro del sobre… Ahora, podrías recibirlo en tu Samsung Galaxy Note 4 rápido y conservando esa emoción de estar escrito a mano.

10. Hay tantas formas de escribir "te quiero" o "te echo de menos"…

Se puede escribir por Whatsapp y considerar que un emoticono romántico nunca sobra. Pero a casi todas las edades se sigue haciendo escrito a mano. El significado es no es lo mismo, las cosas valen más cuando se escriben a mano Y eso lo sabe Samsung.

11. ¿Por qué no dar o recibir un “beso electrónico”?

El 39% ya se escriben notas de cariño con el móvil. Nuestro día a día es algo más que obligaciones laborales. Un mensaje de amor, del tipo que sea, siempre es bienvenido. Tanto darlo como recibirlo. Y mejor si se escribe a mano.

12. Montescos y Capuletos serían adictos al smartphone

Hasta Romeo y Julieta agarrarían apasionadamente su SPen y emplearían a fondo para jurarse amor eterno con Su Galaxy Note 4. De esa forma hubiera habido menos malentendidos en su historia de amor, o en alguna de las nuestras si lo usáramos más a menudo, ¿cierto?

13. Porque la mayoría no olvida lo mucho que escribir a mano nos puede conectar con otros

El perfil medio del encuestador asegura tener un smartphone (el 93%), con un tamaño de pantalla mediano (el 61%). Como explican los Gifs anteriores, nos gusta que los mensajes que son cercanos a nuestro corazón se firmen con nuestra propia letra.