POLÍTICA
04/11/2014 14:12 CET | Actualizado 04/11/2014 14:12 CET

Elecciones en EEUU: Los republicanos acarician el control total del Congreso

AFP

Los estadounidenses votan este martes si entregan el control total del Congreso a los republicanos, quienes sólo necesitan seis escaños para arrebatar el Senado a los demócratas y lograr una victoria que limitaría el margen de actuación del presidente Barack Obama en sus últimos dos años en la Casa Blanca.

En las elecciones de mitad de mandato (conocidas en inglés como midterms) se renueva toda la Cámara de Representantes (en la que los republicanos podrían ampliar su mayoría), un tercio del Senado y 36 gobernadores, además de otros cargos en las administraciones estatales y locales. Un total de 206 millones de estadounidenses conforman el electorado de estas legislativas, según los últimos datos de la Oficina del Censo, de los cuales sólo 145 millones están registrados para votar.

Una cifra récord de latinos son elegibles para votar en estas elecciones: 25,2 millones (el 11% del total), pero su proporción menor en los estados más reñidos impedirá que ese crecimiento a nivel nacional se note sustancialmente en estos comicios, según datos del Centro de Estudios Pew.

Estas midterms atraen históricamente a menos votantes que las presidenciales (se espera una participación de en torno al 40%) y se plantean como un referendo sobre la gestión del partido que ocupa la Casa Blanca, que acusa el desgaste de gobernar y siempre pierde escaños en el Congreso en estos comicios.

LOS DEMÓCRATAS, LOS QUE MENOS PARTICIPAN

Con Obama en sus horas más bajas y una popularidad que no remonta del 40% desde hace meses, los republicanos han centrado sus esfuerzos en buscar un voto de castigo a las políticas del presidente.

Además, el votante más leal a las legislativas es el hombre republicano blanco y de más edad, mientras que los colectivos que menos participan son los más fieles al Partido Demócrata: jóvenes, minorías y mujeres. Por eso, los demócratas han apurado las últimas horas de la campaña para movilizar a estos colectivos, conscientes de que gobernar dos años con un Congreso controlado totalmente por los republicanos podría depender de tan sólo uno o dos estados.

La llave del control del Senado, clave de estas legislativas, la tienen diez estados: Colorado, Carolina del Norte, Georgia, Luisiana, Arkansas, Alaska, Kansas, Iowa, Kentucky y Nuevo Hampshire. Las encuestas dan por seguro el triunfo republicano en Virginia Occidental, Montana y Dakota del sur, donde la retirada de los senadores demócratas ha abierto el paso a la oposición.

Como EEUU vota escalonadamente, los centros electorales de ocho de los diez estados clave en la batalla por el Senado habrán cerrado a las 21:00 (2:00 GMT), de manera que si uno de los partidos alcanza la mayoría en estas votaciones los resultados se conocerían esa misma noche.