INTERNACIONAL
17/11/2014 14:18 CET | Actualizado 12/03/2015 17:31 CET

Japón entra en recesión

REUTERS

La economía de Japón ha entrado de forma inesperada en recesión en el tercer trimestre del año, en medio de los rumores sobre la posible decisión del primer ministro, Shinzo Abe, de retrasar la aplicación del aumento de impuestos a las ventas y de convocar elecciones anticipadas sólo dos años después de acceder al cargo.

El Producto Interior Bruto (PIB) cayó a una tasa anual del 1,6% en el periodo julio-septiembre, tras hundirse un 7,3% en el segundo trimestre, tras la subida de los impuestos nacionales a las ventas.

Aunque no se preveía un avance deslumbrante para julio-septiembre, la contracción ha sorprendido a la mayoría de analistas.

ADELANTO ELECTORAL

Se espera que Abe anuncie esta semana la congelación de una nueva subida del impuesto del consumo, aprobada hace dos años por el Parlamento y prevista para octubre de 2015, y también la disolución de la Cámara Baja (lo que obliga a convocar elecciones generales), tal y como ya adelantaron fuentes del Gobierno a los medios nipones.

Mediante estos comicios, el jefe de Gobierno, que llegó al poder en diciembre de 2012 con la promesa de sacar a Japón de su aletargamiento económico, busca someter a examen su plan para echar atrás la subida del gravamen y seguir adelante con su política de estímulos agresivos.

La idea, según subrayan analistas locales, es capitalizar lo impopular que resulta un incremento del IVA en Japón (que solo ha vivido tres en toda su historia y los ha castigado siempre en las urnas) en un momento en el que el opositor Partido Democrático (PD) apenas goza de estimación entre el electorado.

Menos aún cuando fue el último Gobierno del PD, con el ex primer ministro Yoshihiko Noda al frente, el que defendió hasta la extenuación la subida del IVA en dos tramos (del 5 al 8 % en 2014, y hasta el 10 % en 2015) que acabó aprobando el hemiciclo en 2012.

De este modo, Abe y su Partido Liberal Demócrata (PLD) pretenden salir reforzados de estos comicios, que se celebrarían en diciembre, para cimentar aún más su dominio de la escena política nipona e implementar el "Abenomics" sin ataduras y con el beneplácito de las urnas.

Muchos economistas insistieron hoy, sin embargo, en los peligros de retrasar la subida impositiva para la salud fiscal de Japón, el país desarrollado que cuenta con la mayor deuda pública del mundo (más del doble de su PIB) y con un sistema de seguridad social cada vez más insostenible.

Los teóricos del "Abenomics" defienden en cambio que subir el IVA en octubre propinará otro duro golpe a la tercera economía del mundo y contrarrestará los efectos positivos que ha tenido hasta ahora el programa de reforma económica, que pretende que Japón logre cerrar el año próximo un ciclo deflacionario de dos décadas.

TE PUEDE INTERESAR...

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'