INTERNACIONAL
18/11/2014 08:53 CET | Actualizado 18/11/2014 10:39 CET

Un ataque en una sinagoga de Jerusalén deja al menos seis muertos

Al menos seis personas, entre ellas los dos presuntos atacantes, han muerto este martes en un tiroteo en una sinagoga del barrio ortodoxo de Har Nof de Jerusalén Oeste. Otras ocho personas están heridas.

Dos hombres, al parecer palestinos de Jerusalén Este, entraron en la sinagoga armados con un cuchillo, un hacha y una pistola y atacaron en dos lugares distintos a los que rezaban antes de ser abatidos por agentes.

La Policía ha confirmado la muerte de cuatro israelíes y la de los dos atacantes y ha asegurado que investiga lo que considera un ataque terrorista, el segundo más grave perpetrado en Jerusalén desde el fin de la Segunda Intifada.

"Dos terroristas entraron en la sinagoga del barrio de Har Nof. Atacaron con un hacha, un cuchillo y una pistola. Cuatro personas que oraban murieron. La Policía que llegó al lugar de los hechos disparó y mató a los terroristas", ha explicado Luvba Samri, portavoz de la Policía para medios en hebreo.

"PUÑO DE HIERRO"

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ya ha advertido de que responderá "con puño de hierro" a este ataque. En un breve comunicado de prensa, el jefe del gobierno israelí acusó al presidente palestino, Mahmud Abas, y al movimiento islamista Hamás, de provocar la agresión.

"Esto es el resultado de las provocaciones lideradas por Hamás y Abu Mazen (Abás), unas provocaciones que la comunidad internacional ignora de forma irresponsable", dijo Netanyahu antes de mantener una reunión de su consejo de Seguridad.

"Responderemos con puño de acero a este brutal asesinato de judíos que habían acudido a rezar y se toparon con reprobables asesinos", agregó el primer ministro israelí.

TENSIÓN CRECIENTE

La ciudad santa es testigo de una creciente tensión desde que a principios de julio tres extremistas judíos mataran a un menor palestino en Jerusalén Este en venganza por el asesinato tres semanas antes a manos de exconvictos islamistas de tres estudiantes que hacían autostop cerca del bloque de colonias de Gush Etzion.

Desde entonces se han sucedido las protestas, los enfrentamientos entre la policía y jóvenes palestinos y los ataques de palestinos y colonos israelíes en los barrios árabes y el casco viejo de la ciudad.

La situación se agravó hace un mes, cuando un conductor kamikaze palestino mató a dos personas -entre ellas un bebé de tres meses y una ciudadana ecuatoriana- al intentar atropellar a los pasajeros que esperaban el tranvía en la línea que divide la ciudad.

Una semana después, un presunto pistolero palestino tiroteó y dejó gravemente herido en Jerusalén Oeste a un rabino ultranacionalista judío que aboga por cambiar el estatus de la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar más sagrado del Islam.

Los rumores sobre ese posible cambio -negado por el Gobierno israelí-, junto a las restricciones de acceso impuestas por Israel a los musulmanes y la constante subida de ultranacionalistas judíos fuertemente escoltados al lugar donde el judaísmo sitúa el Segundo Templo destruido por los romanos, son algunos aspectos que alimentan la tensión en la ciudad.

Apenas siete días después del tiroteo contra el rabino, que se recupera de sus heridas en un hospital, un segundo conductor kamikaze palestino mató a dos personas -entre ellas un guardia de frontera- en un intento de atropello similar en la misma zona que separa Jerusalén Este de Jerusalén Oeste.

Al igual que hoy, en los casos precedentes los movimientos islamistas radicales palestinos como Hamás y la Yihad Islámica alabaron el ataque y afirmaron que se trata de "una respuesta lógica a las políticas israelíes y la ocupación".

RECONOCIMIENTO DE ESPAÑA

El atentado se produce el mismo día en el que el Congreso instará al Gobierno a reconocer el Estado de Palestina.

La proposición no de ley del PSOE, consensuada con el PP, no es vinculante, aunque el Ejecutivo ya ha dejado la puerta abierta a un futuro reconocimiento.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha asegurado en los últimos días que el tiempo se estaba agotando y que era urgente tomar una decisión.

#CuandoElDescansoEsUnSueño