INTERNACIONAL
08/01/2015 10:25 CET | Actualizado 10/01/2015 11:38 CET

Revista de prensa: un 11-S contra la libertad de expresión

Las primeras páginas de la prensa francesa se visten de luto y las del resto el mundo sienten como propio el atentado en París por lo que supone de ataque a la libertad de expresión

"Dos lápices verdes erguidos como dos rascacielos hacia los que se dirige la silueta de un avión". La viñeta del dibujante holandés Openheimer fusiona el atentado de ayer en París con los del 11-S en Estados Unidos. Es una de las muchas que ayer generaron dibujantes de todo el mundo y que diarios como El Espectador de Bogotá recogen en extensas galerías.

Porque los fallecidos ayer eran periodistas del plumín, como nos recuerdan también las fotos de las concentraciones en las

principales ciudades de Francia, en las que periodistas y ciudadanos levantan un bolígrafo, un lápiz o un carnet de prensa  como muestra de solidaridad con Charlie Hebdo y los dibujantes asesinados. "Todos somos Charlie", proclama en primera sobre fondo negro Libération, el diario hermano del semanario satírico. En el editorial, su director Laurent Joffrin señala que "los terroristas no han atacado a los islamófobos, a los enemigos de los musulmanes... sino a Charlie, la tolerancia, el rechazo del fanatismo..."

Sigue leyendo después de la galería.

En este sentido, destaca el editorial conjunto de los diarios del grupo Europa en el que se integran, entre

otros, Le Monde, El País y The Guardian: "El terrorismo, sea cual sea su ideología, rechaza la búsqueda de la verdad y no acepta la independencia de espíritu. El terrorismo islámico aún más". Por este motivo, proclaman: "Los periódicos europeos que trabajamos juntos en este grupo (...) seguiremos dando vida a los valores de la libertad e independencia que son el fundamente de nuestra identidad y que todos compartimos. Continuaremos informando, investigando, entrevistando, editorializando, publicando y dibujando sobre todos los temas que nos parezcan legítimos en un espíritu de apertura, enriquecimiento intelectual y debate democrático. Nosotros no somos como ellos", concluyen parafraseando a Vaclav Havel.

Pero, al margen de las declaraciones y las condolencias, la prensa también se ocupa del trasfondo

"Francia se ha convertido en un objetivo prioritario del yihadismo" nos recuerda el profesor Javier Pérez Andújar en la Cuarta Página del diario global, y "es el principal vivero de europeos luchando con islamistas en las guerras de Oriente Medio". "La guerra", titula el director del conservador Le Figaro, Alexis Brezet, el editorial de portada en el que llama "a la unidad nacional" y pide una respuesta sin debilidad contra el terrorismo. "Cuando la guerra está ahí, hay que ganarla", proclama con contundencia. "¡No es buen momento para ser musulmán en Francia!", advierte en una tribuna que publica La Vanguardia el profesor Tahar Ben Jelloun, al que se considera próximo a los Hermanos Musulmanes. "El miedo al Islam divide a Europa", advierte el alemán Die Welt mientras que el Frankfurter Allgemeine recoge que "el movimiento Pegida ve en el atentado de París la confirmación a sus denuncias sobre la islamización de Occidente. Tony Barber, en las páginas del Financial Times, apunta que "la siguiente pregunta es qué impacto tendrán los muertos en los políticos". Porque el atentado "puede suponer una oportunidad para defender los valores democráticos frente a los cantos de sirena de la extrema derecha".

La última portada de Charlie Hebdo está dedicada al escritor Michelle Houellebecq, que hoy es entrevistado en El País

Con motivo de la aparición hoy de su último libro, Sumisión, que el diario Le Monde califica de "mediocre" y en el que imagina un musulmán como presidente de la República en 2022. El escritor asegura a Sylvain Bourmeau que "la islamofobia no es un tipo de racismo" y que "los musulmanes están en una situación de esquizofrenia". Houellebecq, que se declara ateo con dudas, estima que "el regreso de la religión no es un eslogan" y que "la conclusión más obvia es que los yihadistas son malos musulmanes".

La gran conmoción por lo sucedido en París no oculta las preocupaciones por la situación económica en la zona euro

Sigue leyendo después de la galería.

"La inflación acosa a Draghi", titula en primera Cinco Días en la línea de un Wall Street Journal que señala que "la inflación negativa -nuevo eufemismo para no hablar de deflación- dificulta el trabajo del BCE". La Vanguardia considera en un editorial que la institución de Fráncfort ha fracasado al no evitar los bajos precios. "La deflación -nos recuerda El Mundo en un editorial- es nefasta para cualquier país porque, cuando los agentes económicos esperan que los bienes en el futuro sean más baratos que en el presente, se paralizan las decisiones de consumo e inversión". Además, es preocupante "porque indica que la actividad no se acelera. La Unión Europea necesita crecer para apuntalar la recuperación y la evolución de la inflación señala que no lo está haciendo de forma consistente". Precisamente, Financial Times señala por su parte que "el flojo crecimiento debería preocupar más a los

gobiernos que la inflación".

También preocupa el machismo intrínseco en la sociedad española

Un niño de 12 años dice: "Las chicas sabéis limpiar", este comentario pronunciado en el concurso televisivo Master Chef Junior es aprovechado por La Vanguardia para advertirnos de la vigencia de los estereotipos sexistas: "El 24% de los adolescentes cree que el lugar adecuado de la mujer es su casa", quizá porque en los últimos años "la igualdad de género ha quedado relegada a un segundo plano en la educación".

El tuit de esta mañana es una mirada especial sobre la actualidad española

La de Juan Marsé, con la que El País inicia una serie de entrevistas a figuras de la cultura española sobre una era

compleja... "España es un país de cabreros", nos deja como titular el escritor, que hoy cumple 82 años... ¡Felicidades!

Puedes escuchar la Revista de Prensa de Patiño cada mañana a las 7:40 en Hoy por Hoy, de la Cadena SER, o pinchando aquí.