POLÍTICA
02/02/2015 19:14 CET | Actualizado 19/01/2016 18:43 CET

Los rectores no aplicarán hasta 2017 la reforma universitaria de Wert

EFE

La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha aprobado este lunes un acuerdo, por una amplia mayoría, por el que los centros universitarios no ofertarán grados de 3 años hasta el curso 2017-18. Todo ello a pesar de que la norma aprobada por el Ejecutivo les permitiría hacerlo del próximo curso.

Así lo ha señalado el rector de la Universidad Complutense de Madrid, José Carrillo, al término de la asamblea extraordinaria de la CRUE para analizar el real decreto por el que se modifica la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales, aprobado el pasado viernes por el Gobierno. "Los rectores se han plantado contra el decreto", ha subrayado.

7 claves de la reforma universitaria

Carrillo ha explicado que ha habido un voto en contra y cinco abstenciones -la mayoría de universidades privadas, han señalado a Efe fuentes universitarias-, además de los 57 votos a favor.

ELEGIR ENTRE ESTUDIOS "MÁS CAROS" O "DE MENOR CALIDAD"

Tanto los rectores como los estudiantes y los sindicatos han expresado su rechazo al decreto conocido como '3+2', que modifica la duración de los estudios de grado y máster, al considerar que su aplicación llevará a los estudiantes ante el "dilema" de elegir estudios de "menor calidad", (3 años en lugar de 4) o de elegir estudios "más caros" (3 años de grado más 2 de máster).

"Esto supondrá, como se ha dicho, un nuevo recorte en la maltrecha igualdad de oportunidades. Pero también, me temo, que esta sea la puerta abierta a más recortes en la financiación de las universidades públicas, ya que la excusa para esos recortes siempre se ha fundamentado en que una mayor aportación de los estudiantes por la subida de precios justificaba el recorte de las transferencias autonómicas", ha asegurado Carrillo en una carta.

Carrillo, al igual que los estudiantes, ha advertido que, en esencia, el contenido del decreto se reduce, por un lado, a abrir la posibilidad de que los grados tengan entre 180 y 240 créditos, algo que supone que un doctorando tendrá que haber cursado un mínimo de 300 créditos entre grado y máster. "Es decir que tendremos estudios de '3+2' (3 años de grado y 2 de máster) y de '4+1' (4 años de grado y 1 de máster).

CADA UNIVERSIDAD, UN MUNDO

A su juicio, el nuevo decreto va a "ahondar" en la "disgregación o desregulación" del sistema universitario al fijar cada universidad el número de créditos de sus titulaciones. "Esto llevará a que en breve no se hable ya de 17 sistemas universitarios sino de 88, uno por universidad, lo cual dificultará considerablemente la movilidad estudiantil de una universidad a otra", ha remachado el rector de la Complutense.

Teme además que las titulaciones "no sean reconocibles" dentro de la propia comunidad autónoma al haber diferencias entre los centros de la propia autonomía y cree que el decreto condiciona el ahorro a suprimir tiempo de formación, algo que a su juicio es criticable.

"Si se quiere reducir el gasto de las familias hay otra vía mejor, una vía que no supone rebajar la calidad de los estudios, que consiste simplemente en rebajar los precios públicos a los niveles de 2011, que ya eran precios altos si los comparamos con los de nuestro entorno.

EDUCACIÓN RESTA IMPORTANCIA

Mientras, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha recordado a los rectores que el Real Decreto no indica una fecha para la puesta en marcha de esta medida en las Universidades, y que, por lo tanto, lo pueden poner "en marcha si quieren, cuando quieran y como quieran".

Fuentes del ministerio han asegurado a Europa Press que el Real Decreto responde a una petición de los mismos rectores del año 2006 y que ha sido trasladada esta legislatura a lo largo de dos años de conversaciones a los miembros de este Departamento. En este sentido, aseguran que el Real Decreto aprobado responde también a sus propias peticiones.

Por otro lado, Educación responde a los estudiantes que no ha habido ninguna improvisación cuando "se trata de un Real Decreto en el que se lleva trabajando dos años". A juicio del ministerio, se trata de una norma que sale adelante con "evidencias robustas sobre los costes, la situación en otros países europeos y la problemática que tienen los estudiantes españoles para salir al extranjero y los extranjeros para venir a España".

Finalmente, las mismas fuentes insisten en que el sistema aprobado no va a encarecer el coste de los estudios, ya que Ingenierías, Arquitectura y Ciencias de la Salud (que representan el 30% de las carreras) no se ven afectadas por esta normativa. Del resto, reitera que el 90% no tiene que cursar un Máster para trabajar, mientras que un 10% para el que se requiere un Máster no tiene porqué pasar de 60 a ser de 120 créditos.

ADEMÁS: