NOTICIAS
22/08/2015 09:56 CEST | Actualizado 22/08/2015 10:36 CEST

Todo lo que necesitas saber sobre el 'caso Ashley Madison'

REUTERS

El robo y publicación por parte de un grupo de piratas informáticos de los datos de los clientes de la página para infieles AshleyMadison.com ha dejado a los más de 30 millones de usuarios del portal tiritando de miedo.

¿Qué ha pasado? ¿Qué consecuencias tiene la filtración de los datos? ¿Cómo puedo saber si estoy entre los infieles 'cazados'?

¿Qué es Ashley Madison?

En pocas palabras: una web para gente que quiere echar una cana al aire.

En más palabras: una web para infieles, aunque la propia compañía asegura que “no anima a nadie a ser infiel”. “De hecho, si tienes dificultades en tu relación de pareja, deberías buscar consejos y terapia”, apunta Ashley Madison. Pero…, como explica en su página, si buscas a otra persona para satisfacer las necesidades que no cubre tu pareja, "estamos convencidos que nuestro sitio es el mejor lugar para empezar”.

Muy bien, pero en España ¿lo utiliza mucha gente?

La verdad es que sí. Según el medidor Comscore, en junio lo visitaron 251.000 usuarios desde el ordenador —no se contabilizan visitas desde teléfonos móviles o tablets como el iPad, que generalmente superan a las realizadas desde el PC—, aunque marcó récord en mayo con 474.000 usuarios únicos solo en España. En EEUU registró 5 millones a través de ordenador en junio.

La mayoría (28,6 %) procede de EEUU, seguido por Brasil (7,2%), Canadá (5,9%) y España (5,7%). Buenas parte del tráfico viene de otras webs, como el sitio porno PornHub.com.

En este mapa puedes ver la distribución de usuarios de Ashley Madison en el mundo: tiene clientes en más de 50.000 municipios de 48 países y la mayoría de los usuarios el —86,2%— son hombres.

El caso es que esta empresa me suena...

Es muy probable. Ashley Madison se ha caracterizado, desde su llegada a España, por sus campañas de publicidad, muchas veces polémicas. En una, lanzada en 2012, aparecía una imagen de la reina Sofía desnuda, sonriente y abrazada a un joven junto al eslogan: "Ya no tienes por qué pasar la noche sola".

Un año antes, la compañía colocó un enorme cartel publicitario en la madrileña calle Gran Vía con imágenes del rey Juan Carlos, del expresidente de EEUU Bill Clinton y de Carlos de Inglaterra junto a este texto: “¿Qué tienen estas ‘realezas’ en común? Deberían haber utilizado Ashley Madison”.

¿Cómo funciona?

Es una plataforma de contactos que, al igual que otras muchas similares, tiene una parte gratuita y otra de pago (premium), en función de cuánto y cómo se quiera utilizar.

En la gratuita se pueden recibir guiños, enviar y recibir fotos, añadir usuarios a tu lista de Favoritos, responder a un usuario premium o hacer búsquedas dentro de la web.

Si el usuario paga, puede acceder a servicios como chat, galería privada o iniciar contactos con otros usuarios. Es decir, si se quiere utilizar de verdad, hay que comprar lo que se denominan "créditos".

Pero, ¿por qué se habla tanto ahora de Ashley Madison?

Porque un grupo de hackers autobautizado Impact Team ha sustraído y publicado 32 millones de direcciones de correos electrónicos e información de las cuentas de otros tantos usuarios de Ashley Madison de todo el mundo. En total, 9,7 gigabytes de información. Por comparar: una película a alta calidad en formato .avi ‘pesa’ una media de 1,6 GB.

Y para rematarlo, este jueves el mismo grupo publicó un segundo bloque de información aún mayor: 20 GB. Al menos en esta segunda tanda los documentos filtrados se centran en información corporativa sensible de Life Media, empresa matriz de Ashlie Madison, no de los clientes. Los datos incluyen el código fuente de la página y decenas y decenas de correos electrónicos de su consejero delegado, Noel Biderman.

¿Dónde se ha publicado la información?

Primero en lo que se denomina dark web, cuyo acceso sólo puede hacerse a través de navegadores encriptados como Tor. Después empezó a ser distribuida en archivos .Torrent, lo que permite que cualquier usuario de BitTorrent —millones y millones en todo el mundo— tenga acceso a ellos.

Uppps.

Y tanto: la filtración de datos —cuentas de correo electrónico, perfiles con la altura y peso de los usuarios, direcciones postales e información relativa a las transacciones efectuadas con tarjetas de crédito— ha dejado a miles y miles de personas literalmente desnudas. Porque haberse registrado en Ashley Madison no implica necesariamente que se haya sido infiel. Pero sí que ha habido voluntad de serlo. Para muchas parejas esto ya es motivo de divorcio o, como poco, de gran bronca.

¿Todos los que están registrados en Ashley Madison son infieles?

Se acaba de explicar: no. Pero es que, además, a la hora de registrarse en la web no es necesario confirmar ese alta en el sistema. Por lo tanto, cualquiera con muy mala intención puede suscribir a una persona a la que no quiere bien como usuario de Ashley Madison.

Desde la compañía se toman las medidas para fomentar la discreción. “Nunca te enviaremos nada dado que no pedimos información o datos personales durante el proceso de inscripción en nuestro sitio”. Sin embargo, la empresa aclara que “sí enviamos avisos y notificaciones sobre nuestro sitio a la dirección de correo electrónico con la que te inscribiste”.

La empresa española Eliminalia, especializada en borrar contenidos de Internet, ha recibido 523 solicitudes de usuarios de Ashley Madison en España en las últimas 72 horas. El 45% proviene de Catalunya, el 32% de Madrid y un 8% de Andalucía.

¿Es para tanto esta filtración?

En el mejor de los casos no es el fin del mundo, aunque sí pueda suponer el inicio del fin de una relación sentimental. El abogado de familia británico Chris Longbotton asegura al diario The Telegraph que, desde que se hizo pública la filtración, ya ha recibido tres llamadas para tramitar demandas de divorcio y espera que le lleguen “muchas más” los próximos días.

La estrella televisiva de EEUU, ultraconservador y activista de los valores familiares Josh Duggar ha admitido a raíz de la filtración que engañaba a su esposa y que se gastó casi mil dólares en Ashley Madison: "He sido el mayor hipócrita de la historia. Mientras defendía los valores de la fe y de la familia, he mantenido en secreto durante los últimos años que he visto pornografía en Internet y le fui infiel a mi esposa (...) Estoy avergonzado de la doble vida que he vivido y estoy afligido por el dolor, el dolor y la desgracia que mi pecado ha causado en mi esposa y su familia, y sobre todo en Jesús y en todos los que profesan la fe en él".

Todo esto es lo que puede pasar en el mejor de los casos. Porque, en el peor, las consecuencias pueden ser dramáticas: Ashley Madison dispone de canales específicos para homosexuales, como ManCrunch o Down Low (término estadounidense para hombres que se identifican como bisexuales). La homosexualidad está castigada en muchos países con la pena de muerte.

La firma de monitorización francesa CybelAngel asegura que ha rastreado las 37 millones de cuentas filtradas y ha detectado al menos 1.200 correos electrónicos con el sufijo '.sa', correspondiente a Arabia Saudí. En ese país el adulterio está penado con la muerte.

¿Cómo ha reaccionado Ashley Madison ante el problema?

Mal. La compañía matriz, Avid Life Media, lanzó un comunicado en el que aseguraba que la filtración no era “un acto de hacktivismo, sino un acto criminal”. La empresa, que ha contratado investigadores y está trabajando con las fuerzas de seguridad canadienses y el FBI, señaló que “estos son actos ilegítimos que tienen consecuencias reales para ciudadanos inocentes […]. Nadie tiene derecho a robar y revelar esa información en público buscando lo sensacionalista, lo morboso y lo embarazoso”.

¿Por qué han filtrado todos estos datos?

The Impact Team dejó muy claros los motivos en un manifiesto: se hizo en respuesta a la obligación de Avid Media Life a que los usuarios pagasen 19 dólares por borrar sus perfiles y datos asociados.

Además acusó a Ashley Madison de ser un timo porque "entre el 90% y el 95% de los usuarios son varones". "Es posible que tu hombre se inscribiera en la mayor página de infidelidades del mundo, pero nunca tuvieras un affaire. Sólo lo intentaste. Si es que esta distinción te importa", señalan.

Y siguen cargando tanto contra la compañía como contra los usuarios: "¿Te has encontrado aquí? Fue Ashley Madison quién te falló y te mintió. Persígueles y pide daños y perjuicios. Luego sigue con tu vida. Aprende la lección y corrígete. Ahora es vergonzoso, pero lo superarás".

¿Cómo puedo saber si figuro en la lista de usuarios que ha sido filtrada?

Una opción es descargar el archivo completo. Localizar el .torrent no es demasiado complicado —una simple búsqueda es suficiente—, pero el proceso es tedioso (son más de 9 GB). Hay varias páginas que comprueban si tu cuenta figura en el listado. Cynic.al y Trustify son dos de las que mejor funcionan y cuyo uso es más sencillo. Sólo hay que introducir el correo electrónico y, casi de forma instantánea, te devuelve la información detallando si estás o no en la lista.

Si la respuesta es positiva tal vez sí compense descargarse el archivo .torrent para saber qué datos concretos tienen de tu perfil.

¿Tiene Ashley Madison alguna responsabilidad de todo lo que ha pasado?

No. La letra pequeña de sus 'Términos y condiciones de uso' lo deja bien claro:

"No somos responsables de ningún inconveniente o dificultad técnica de redes o líneas telefónicas, sistemas de computadoras en línea, servidores o proveedores, equipos de computación, software, fallas de correos electrónicos/chats o jugadores debido a problemas técnicos o congestión de tráfico en internet o en el sitio web, o una combinación de estos".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: