POLÍTICA
13/10/2015 20:57 CEST | Actualizado 13/10/2015 20:57 CEST

¿Dónde está Quiroga?

EFE

Missing. El futuro de la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, sigue pendiente de un hilo desde que retiró su iniciativa en favor de la convivencia en Euskadi a pesar del respaldo que le han expresado sus compañeros de partido, sobre todo desde la dirección nacional.

La cúpula de los populares vascos ha reconocido esta mañana que desconoce si seguirá al frente del partido, mientras que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha asegurado que el futuro de Quiroga es seguir siendo la presidenta del Partido Popular de Euskadi.

Aunque Cospedal rechaza hablar de "crisis" y justifica que haya querido "descansar" durante unos días, es innegable que su silencio y el de sus más estrechos colaboradores desde el pasado miércoles por la tarde han encendido todas las alarmas sobre su continuidad.

Este martes tampoco ha asistido en Vitoria a la junta directiva del PP de Euskadi, convocada por una persona de su confianza, la secretaria general de los populares vascos, Nerea Llanos, que sustituyó en el cargo a Iñaki Oyarzábal, por decisión de la propia Quiroga, en un pulso que ya le enfrentó en 2014 al potente partido en Álava, que preside Alfonso Alonso.

EN UNA REUNIÓN EN MADRID

Llanos sólo ha podido decir que Arantza Quiroga estaba este martes en Madrid, donde tenía una reunión, aunque desconocía con quién, y le ha pedido que decida de forma "inmediata" si seguirá o no siendo la presidenta en Euskadi.

No obstante, ha deslizado bastantes advertencias a Quiroga. Llanos ha dejado claro que el PP "está por encima de las personas", que éstas "van y vienen" y que "relevos hay muchos".

"En el PP vasco lo que sobran son activos", ha llegado a decir Llanos, quien le ha pedido a su compañera de partido que "no tarde mucho" en aclarar su futuro, al tiempo que ha reconocido que "la situación no es fácil" y que estos días ha visto a Quiroga "preocupada".

SÉMPER: "VERGÜENZA AJENA"

Más duras han sido aún las críticas del presidente del PP de Gipuzkoa, Borja Sémper, quien además de denunciar la "torpeza" con la que se había gestionado la iniciativa parlamentaria impulsada por Quiroga y que luego tuvo que retirar, llegó a decir ayer que cuando un político "recibe un portazo" o cuando su propuesta "es rechazada" no es "el momento de desaparecer".

Sémper ha admitido sentir "vergüenza ajena" por el "espectáculo" que está dando el PP en los últimos días, en los que el jefe de prensa de Quiroga ni siquiera atiende las llamadas.

También el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha dicho que espera que Quiroga comparezca "lo antes posible para dar explicaciones sobre su futuro" ante la "incertidumbre" que hay en los círculos políticos sobre su continuidad.

La convulsión que vive el Partido Popular en Euskadi tiene su origen hace seis días, cuando Quiroga decidió retirar la moción para crear una ponencia parlamentaria de Libertad y Convivencia en la que sustituía la exigencia de una "condena" a ETA por un "rechazo" a la violencia con el fin de facilitar un acuerdo entre todos los partidos, incluido EH Bildu, que recibió esta iniciativa con buenos ojos.

Sin embargo, la AVT y el presidente del PP de Álava, Alfonso Alonso, criticaron la ausencia de una condena expresa al terrorismo de ETA y Quiroga decidió dar marcha atrás en esta propuesta, que podría haber permitido por primera vez que el PP y EH Bildu compartieran un pronunciamiento sobre la deslegitimación del terrorismo.

EL SILENCIO DE QUIROGA

Desde entonces Quiroga ha guardado silencio y ha suspendido todos los actos previstos en su agenda, a pesar de que sus compañeros de filas insisten en que sigue siendo la presidenta, que la respaldan y que sigue contando con "todo su apoyo", como hoy ha recalcado el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando.

Por el momento no ha trascendido con quién ha podido reunirse hoy en Madrid Arantza Quiroga y su futuro podría conocerse en las próximas horas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ESPACIO ECO