INTERNACIONAL
19/10/2015 13:20 CEST | Actualizado 19/10/2015 13:48 CEST

Israel empieza a construir un muro "temporal" en Jerusalén Este

EFE

Las autoridades de Israel han empezado a construir este domingo un muro de cemento en Jerusalén Este para separar el barrio judío de Armon HaNatziv, cuatro días después de que dos palestinos asesinaran a dos israelíes en un autobús cuando cruzaba la zona.

La Policía israelí ha detallado que el muro, de cinco metros de alto, tiene como objetivo evitar los ataques con piedras y cócteles molotov contra los residentes del barrio, según ha informado el diario israelí The Jerusalem Post. Así, ha asegurado que una "parte sustancial" del muro, que estará en lugar "tanto tiempo como sea necesario", ha sido ya construida, adelantando que está previsto que los trabajos sean finalizados a finales de esta semana.

Por su parte, la Alcaldía de Jerusalén ha recalcado que el muro es "una medida de seguridad provisional", recalcando que "no se trata de un muro perimetral, sino una barrera colocada por la Policía en un lugar con un historial de lanzamiento de piedras y cócteles molotov contra viviendas y vehículos judíos".

En esta misma línea se ha expresado el portavoz del Ministerio de Exteriores, Emmanuel Nahshon, quien ha dicho que el muro "no tiene un significado político". "Es un aspecto más de nuestras medidas de seguridad", ha explicado.

ESCALADA DE LA TENSIÓN

Israelíes y palestinos protagonizaron en la madrugada del domingo graves incidentes en Cisjordania con choques entre fuerzas de seguridad palestinas y peregrinos israelíes a la tumba del patriarca José, incendiada el jueves, así como un asalto con cócteles molotov a dos poblaciones cisjordanas que han dejado un saldo de cuatro palestinos heridos.

Ocho israelíes han muerto en ataques de palestinos, principalmente apuñalados, desde principios de octubre, mientras que más de alrededor de 40 palestinos han muerto en este mismo periodo, cerca de la mitad de ellos tras ser tiroteados durante diversas manifestaciones.

La nueva oleada de violencia que sufren Israel y Palestina ha provocado que el Gobierno de Benjamín Netanyahu haya decidido, para ponerle freno, imponer el cerco de barrios árabes de Jerusalén, ciudad en la que son muy evidentes las diferencias.

Los ordenados y arbolados barrios de Rehavia o la Moshavá Haguermanit, en el oeste, la parte judía, tienen poco o nada que ver con lugares como Isawiya o Yabel Mukaber, en la parte palestina, en el este, ocupada por Israel en 1967 y anexionada trece años más tarde en una decisión israelí que ningún país del mundo reconoce.

Ahora, tras una cadena de más de 30 ataques palestinos contra israelíes, el Ejecutivo de Netanyahu ha ordenado establecer puestos de control a la salida de varios barrios y, también, cerrar o rodear con bloques de cemento de varios metros los barrios de Isawiya, Yabel Mukaber y Sur Baher.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERSAR...

APRENDE A USAR TU DINERO