POLÍTICA
26/10/2015 15:16 CET | Actualizado 26/10/2015 15:16 CET

Rajoy avisa a Rivera: "Pretendo seguir vivo una larga temporada"

EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha reivindicado este lunes como el mejor candidato posible del PP de cara al 20-D y ha lanzado con ironía un mensaje a Ciudadanos por si tiene la intención de pedir su renuncia para un posterior pacto de gobierno: “Pretendo seguir vivo una larga temporada, mi cabeza está bien situada y no pienso dejar que nadie la cambie de sitio”.

Rajoy ha hecho un balance de legislatura tras presidir la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros en la que se ha aprobado el decreto de disolución de las Cortes Generales y la convocatoria de los comicios. Con toda la pompa de las grandes ocasiones, el presidente del Gobierno ha hecho una intervención en el salón de Tapices donde ha vendido las cifras que más le favorecen de su mandato.

Mucho pasado, pero poco futuro. El presidente no ha lanzado grandes anuncios, no ha desvelado ningún nombre de las listas -”mi criterio es que vayan los mejores”, ha despachado-, y no se ha querido meter de lleno en el tema de las posibles alianzas después de las elecciones. Eso sí, ha vuelto a reiterar que no intentará formar Gobierno si no es el partido más votado y ha censurado posibles acuerdos entre formaciones que no ganen. En ese sentido, ha vuelto a recurrir a las críticas a ayuntamientos como Madrid y Zaragoza y ha agitado de nuevo el fantasma de un gran coalición de izquierdas como en Portugal.

(Sigue leyendo después del vídeo)

EL PP NO LLEVARÁ EN SU PROGRAMA LA REFORMA CONSTITUCIONAL

Los periodistas han insistido a lo largo de toda la rueda de prensa en sonsacarle algo sobre el incierto panorama que dibujarán las elecciones y la más que probable necesidad de dialogar. Incluso le han cuestionado sobre su negativa a nombrar a Albert Rivera en sus declaraciones. No le ha gustado mucho al presidente esa reflexión: “Yo no menciono a nadie, he venido a hacer un balance y a hablar del futuro. Desgraciadamente a mí me mencionan bastante más que lo que yo menciono a los demás. Supongo que es ley de vida y con eso viviré el resto de mis días”.

A pesar de sus inconcreciones, el jefe del Ejecutivo sí ha dejado claro una cosa: el PP no llevará la reforma de la Constitución en su programa electoral. El líder popular ha justificado esta decisión en que no cree que haya consenso entre las fuerzas políticas sobre el tema fundamental que se debatiría, el modelo de Estado. Y eso que Rajoy había dicho minutos antes que el desafío secesionista catalán había sido el segundo tema que más le ha preocupado durante esta legislatura tras la crisis económica.

Esta cuestión, ha continuado el jefe del Ejecutivo, ha “fracturado a la sociedad catalana” por la “deslealtad” de la Generalitat con la Constitución española. “Nunca me he negado a dialogar, a negociar y a escuchar las propuestas de Artur Mas”, ha apostillado Rajoy, quien ha puntualizado que nunca ha engañado al president y le ha dicho siempre que no puede negociar sobre lo que no le pertenece. Es una competencia “exclusiva del pueblo español”, ha remarcado. El escenario que se encuentra ahora Cataluña son unas Cortes Generales disueltas y un Parlament en pleno proceso de constitución y en busca de la investidura de un líder. No obstante, Rajoy ha dicho que no cree que se produzca una declaración unilateral de independencia porque espera que se impongan el “sentido común y la razón”.

(Sigue leyendo después del vídeo)

"LO MEJOR ES QUE EL PP VUELVA A GOBERNAR"

Ahora a Rajoy le toca mutarse de presidente a candidato. Esta legislatura ha sido una de “las más intensas” de la democracia, ha reconocido. Especialmente ha recordado como “negativos” los dos primeros años, en los que tuvo que hacer cosas que no le gustaban como subir los impuestos o quitar la paga extra a los funcionarios.

Un periodo en La Moncloa en el que se ha sentido orgulloso porque el país “ha demostrado su energía y su enorme capacidad de superación para sobreponerse en tiempo récord a una situación delicadísima". “En esta legislatura España ha cambiado de cara”, ha dicho a modo de eslogan.

No ha pasado desapercibido que en varias ocasiones ha hablado de la necesidad de estabilidad institucional. Ese será uno de los grandes ejes sobre los que girará la campaña electoral de los populares, que dirigirá su jefe de gabinete, Jorge Moragas. El mensaje lo ha ensayado ante las cámaras Rajoy cuando ha pedido a los ciudadanos que “reflexionen” y “piensen” su sufragio. “Lo mejor es que el PP vuelva a gobernar”, ha proclamado.

¿Y si no consigue gobernar? Rajoy no ha querido responder sobre su futuro y ha dicho que está centrado en ganar los próximos comicios. Ni siquiera se ha pronunciado sobre algo más inmediato, los debates electorales. Ha tirado de humor y ha dicho que eso lo negociará Moragas. “Yo me pongo incondicionalmente a sus órdenes, o no tanto”, ha bromeado. Incluso ha sacado pecho y ha dicho que este tipo de enfrentamientos dialécticos son su “medio natural”, ya que es el político español que en más debates presidenciales ha participado.

Oficialmente ya está convocada la batalla electoral. Toca hablar ahora del futuro del país en mítines y medios de comunicación. Según el jefe del Ejecutivo, “queda mucho por hacer” y sería "muy triste y duro" deshacer el camino. ¿Repetirán los españoles su confianza en él para que termine su proyecto? ¿O será el primer presidente de la democracia que no repita mandato?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...



ESPACIO ECO