INTERNACIONAL
20/11/2015 13:04 CET | Actualizado 20/11/2015 13:05 CET

El espía estadounidense judío Jonatan Pollard sale de la cárcel tras 30 años

AP

Hoy Israel se ha anotado un tanto muy esperado. El espía estadounidense e israelí Jonathan Pollard, de 60 años, judío, ha salido libre tras pasar 30 años en una cárcel federal de Carolina del Norte (sur de EEUU). Su delito: vender información armamentística y de seguridad a Israel.

"Pollard ya ha salido de la cárcel", ha confirmado a Efe Efi Yahav, presidente de la campaña para su liberación en Israel, una información que fue también confirmada a varios medios locales por su esposa, Esther Pollard, con la que se casó durante su estancia en prisión.

"Es un momento muy especial, estamos muy contentos de que esté fuera y pueda construir una vida y recibir el tratamiento médico que necesita", señaló el portavoz, que añadió que "30 años es un periodo muy largo".

Según el diario israelí Haaretz, las condiciones de la libertad condicional anticipada (Pollard fue condenado a cadena perpetua pero en aquellas fechas la legislación permitía esta opción tras 30 años) le prohíben viajar a Israel, salir del área de Nueva York donde ha elegido vivir, conceder entrevistas e incluso utilizar internet.

UNA RECLAMACIÓN CLAVE DE LA DIPLOMACIA ISRAELÍ

Durante décadas, las autoridades israelíes han pedido a los sucesivos presidentes estadounidenses el indulto para Pollard, en los últimos años por motivos humanitarios, dado el deterioro de su salud, pero la Casa Blanca siempre lo ha rechazado. Argumentaba Washington la gravedad de su delito, su falta de arrepentimiento y el riesgo para la seguridad del estado.

Sin embargo, da la casualidad de que hace dos semanas el presidente norteamericano Barack Obama y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se entrevistaron en Washington, una cita que se ha vendido públicamente como el acercamiento entre dos socios históricos distanciados en los últimos años. Netanyahu apoyó a los republicanos, Obama alcanzó un acuerdo nuclear con Irán y llegaron los roces. Pero tras esta reunión, se han acercado posturas y se va a renovar el acuerdo de cooperación militar entre los dos países, por el que EEUU da cada año 2.800 millones de euros a Israel. En la entrevista se habló, dice Reuters, de llevar esa colaboración a los 4.000 o 5.000 millones. Y el caso Pollard, parece ahora evidente, también estuvo sobre la mesa.

SU HISTORIA

Pollard, al que Israel concedió la nacionalidad en los años 90, cuando ya estaba encarcelado, fue capturado el 21 de noviembre de 1985, cuando trataba de refugiarse junto a su entonces esposa, Anne, en la embajada israelí en Washington, donde los guardias de seguridad le rechazaron cuando llegó en coche a la entrada.

Trabajaba como analista de Inteligencia de la Marina estadounidense y en 1987, tras confesar, fue hallado culpable de vender durante 18 meses miles de documentos y fotografías satélite a Israel con información sobre capacidades balísticas y de seguridad de países de Oriente Medio, así como códigos secretos del cuerpo naval norteamericano.

El caso provocó una gran conmoción en EEUU, por el escándalo que suponía que un país socio al que se daba enorme apoyo militar y político tuviese un agente infiltrado y, también, generó un fuerte rechazo entre la comunidad judía estadounidense, que temió ver cuestionada su lealtad al país.

Todos los jefes de gobierno israelí desde el asesinado Isaac Rabín (1992-1995) han tratado sin éxito de lograr su indulto, que llegó a ponerse encima de la mesa en el último minuto como condición indispensable para un acuerdo de paz con los palestinos auspiciado por el entonces presidente Bill Clinton en 1998, que finalmente no llegó a firmarse.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ESPECIAL PUBLICIDAD