TENDENCIAS
25/11/2015 08:04 CET | Actualizado 25/11/2015 08:12 CET

11 cosas que debes saber si quieres a una persona con una enfermedad mental

Las relaciones pueden ser difíciles para cualquier persona, pero para alguien que está luchando contra una enfermedad mental, suelen serlo aún más. Los trastornos de salud mental tienen un efecto lupa sobre los problemas. El paciente está convencido de que no merece el cariño de nadie y eso puede provocar que esté distante.

Es decir, es una pesadilla.

Lo bueno es que, cuando se trata de enfermedades mentales, el conocimiento es poder. Que alguien padezca una enfermedad no significa que esté destrozado. Aquí tienes una lista de cosas que debes saber si quieres a alguien que sufre un trastorno de salud mental:

1. Una enfermedad mental no es algo que se pueda superar así como así

Se necesita tiempo, tratamiento y aceptación para poder lidiar con un trastorno de este tipo. Estas enfermedades se desarrollan en el cerebro, algo que las hace muy complejas. No se trata de algo imaginario o un problema que pueda quitarse de encima (¡ojalá!).

2. Tampoco les hace estar locos

No dirías a una persona que tiene cáncer que está loca o desequilibrada, así que hay que hacer lo mismo con las personas que padecen un trastorno mental. Este tipo de enfermedades son igual de importantes que las enfermedades físicas.

3. Hay días mejores y días peores

Algunos días se sentirán genial, pero otros días el mero hecho de levantarse de la cama supone una victoria. Y nunca saben cuándo pasa.

4. Su mal humor no es por tu culpa

Puede parecer que están enfadados contigo, pero has de saber que no es algo personal. Muchos trastornos mentales se caracterizan por los cambios de humor, entre ellos la ira, la depresión y la obsesión.

5. Se puede sobrellevar...

Con terapia, medicación, ejercicio, grupos de apoyo… La lista no tiene fin. Sin embargo, es importante recordar que no hay un tratamiento universal, así que lo que funciona con el compañero de trabajo de tu primo no vale para todos. Y no pasa nada.

6. ... Pero hay días en los que no se tienen ganas de luchar

Eso puede haceros sentir fatal. Los expertos recomiendan animarles para que vayan a las consultas o a lo que su tratamiento dicte. No te rindas en esos días en los que ellos sí que se han rendido.

7. Se asocian estereotipos negativos a sus enfermedades

Sólo el 25% de las personas que padecen una enfermedad mental creen que el resto de personas son comprensivas y sensibles con ellos. Para ellos significa más de lo que crees.

8. Los abrazos ayudan

Y las llamadas. O los mensajes. O un buen helado. O cualquier cosa que les haga saber que no están solos. "Puede que en ese momento les parezca deprimente", explica Adam Kaplin, profesor adjunto en los departamentos de psiquiatría y neurología del hospital John Hopkins de Baltimore (Estados Unidos). "Ayuda mucho recordarles que esos sentimientos son pasajeros y que estarás a su lado".

9. Se pueden hacer preguntas

La educación es la mitad de la lucha. Cuanto más sepas sobre su enfermedad, será más fácil de entender. Dicho esto, si no quieren hablar sobre lo que les pasa en ese momento, no hay que insistir. Su silencio no significa que no quieran tu ayuda; puede que estén asimilando ciertas cosas.

10. Debilita físicamente

Las enfermedades psiquiátricas no sólo afectan a las emociones. La depresión y la ansiedad pueden provocar, entre otras cosas, cefaleas, dolor muscular y malestares estomacales.

11. Lo agradecen

Aunque no lo expresen todos los días. Tu apoyo y tu paciencia son vitales para su tratamiento y para su autoaceptación.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene de Andrés Armenteros