POLÍTICA
09/01/2016 10:02 CET | Actualizado 09/01/2016 10:02 CET

La batalla por la Presidencia del Congreso

GTRES

España ya votó el pasado 20 de diciembre. Los políticos llevan días hablando, negociando, pidiendo apoyos, rechazando acuerdos. Pero esta semana llega la hora de la verdad y el nuevo fragmentado Parlamento tendrá que tomar su primera decisión.

Y no será una cualquiera. Los diputados elegirán al presidente del Congreso, una pieza clave en la vida institucional del país, todavía más en este inestable panorama político que domina la esfera pública.

El miércoles se producirá la sesión constitutiva de las Cortes Generales, cuya primera misión será elegir la Mesa del Congreso -el órgano rector de la cámara-, que está compuesta por el presidente, cuatro vicepresidentes y cuatro secretarios. Estos puestos van a ser de vital importancia, ya que organizarán la vida de un Parlamento inédito y en el que nada será como antes.

Asimismo, el presidente del Congreso tendrá un papel mucho más activo en el proceso de investidura del nuevo jefe del Ejecutivo. Anteriormente este trámite era casi testimonial al contar el candidato de turno con el apoyo parlamentario suficiente.

La Presidencia del Congreso va a ser la primera gran batalla que libren el PP y el PSOE durante esta legislatura. Hasta el momento este puesto lo ha ocupado un político del partido que había ganado las elecciones. Desde 1977 han alcanzado ese sillón Fernando Álvarez de Miranda (UCD), Landelino Lavilla (UCD), Gregorio Peces-Barba (PSOE), Félix Pons (PSOE), Federico Trillo (PP), Luisa Fernanda Rudi (PP), Manuel Marín (PSOE), José Bono (PSOE) y Jesús Posada (PP).

(Sigue leyendo después del gráfico)

EL PSOE ESPERA GANAR EN SEGUNDA VOTACIÓN

Pero en en esta nueva España que se ha inaugurado podría producirse por primera vez el caso de que el partido más votado en las urnas no logre el anhelado puesto. ¿Por qué? Según establece el Reglamento del Congreso el candidato debería contar con mayoría absoluta, como mínimo 176 de los 350 diputados.

Los populares y los socialistas tienen la intención de presentar a candidatos de sus partidos -aunque todavía no han enseñado su as- y los diputados tienen que escribir solo un nombre en una papeleta. El primer escenario de mayoría absoluta está descartado por ambos partidos. El reglamento fija que si no se logran esos votos, se tendrá que repetir la elección entre los dos que hayan obtenido más papeletas.

En esa hipótesis Ferraz confía en superar numéricamente al PP y lograr la Presidencia, ya que teóricamente Podemos y los nacionalistas no se decantarían por el popular. Además, Ciudadanos ya ha avanzado que ve con buenos ojos que la Presidencia de la Cámara Baja recaiga en un político que no sea de la fuerza mayoritaria. El PSOE entiende que lograría el apoyo del resto de diputados ante un PP que no ha convencido de momento a nadie y que se quedaría solo con sus 123 diputados.

(Sigue leyendo después de la imagen)

NEGOCIACIONES 'IN EXTREMIS'

A lo largo de la semana se han producido diferentes reuniones entre los partidos para acercar posturas. Los principales negociadores están siendo Rafael Hernando (PP), Antonio Hernando (PSOE),Miguel Gutiérrez (Ciudadanos) y Carolina Bescansa (Podemos). Por el momento no ha salido ningún acuerdo claro y, según fuentes conocedoras de las reuniones, se apurará hasta casi el último momento, el martes por la noche, para intentar llegar a puntos en común.

En cuanto a la candidatura del Partido Popular el secretismo es absoluto, como es norma de la casa. En Génova dicen que es cosa de Rajoy. Muchos recuerdan en el partido la elección de ese puesto hace cuatro años, cuando todos esperaban que el presidente señalara a Jorge Fernández Díaz... y finalmente apostó por Jesús Posada. El misterio se puede resolver in extremis en la reunión de la Junta Directiva Nacional del martes.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Mariano Rajoy

Los socialistas previsiblemente darán a conocer a su candidato el próximo lunes. De hecho, Sánchez se comprometió este viernes en una reunión con Albert Rivera a desvelar el nombre en 72 horas, según fuentes del PSOE. El dirigente que suena con más fuerza en la familia socialista para esta silla es el exlehendakari Patxi López, muy presente durante la Navidad en los medios de comunicación y que ha defendido rotundamente el liderazgo de Sánchez en los días de zozobra que ha vivido el partido.

El PSOE está intentando en estos encuentros atraer a Ciudadanos y Podemos para afianzar sus posibilidades. Por un lado, los naranjas están de acuerdo con que haya un presidente de distinto signo al PP, pero, a la vez, siguen apostando por dejar gobernar a los populares en La Moncloa.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Pedro Sánchez

En este sentido, los socialistas creen que los morados les darán sus votos en la segunda ronda. En la negociación ha salido un tema en el que no llegan a entenderse todavía los dos partidos. Podemos aspira a tener cuatro grupos parlamentarios, ya que quieren conformar el suyo las listas de confluencia que se presentaron en Cataluña (En Comú Podem), Comunidad Valenciana (És el Moment) y en Galicia (En Marea). Los socialistas están estudiando si apoyan esta posibilidad, una decisión que deberá tomar la futura Mesa del Congreso.

Quedan todavía cuatro días para cruzar llamadas, reunirse de manera secreta, intercambiar nombres y medirse las fuerzas. El próximo miércoles el nuevo Congreso dará sus primeros pasos. ¡Adelante!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...