TENDENCIAS
08/03/2016 07:56 CET | Actualizado 08/03/2016 07:56 CET

Siete blogueros de viajes eligen destino para tu próxima escapada

Se han recorrido medio mundo para descubrirte infinidad de lugares a través de las historias y las fotografías que cuelgan en sus blogs, referencias imprescindibles para cualquier viajero que se precie. Esta vez les hemos pedido que no se vayan tan lejos y elijan su lugar favorito de España para visitar esta primavera. Hazles caso, no suelen fallar.

Alicia Bea (Objetivo Viajar)

Lugar: San Sebastián.

Por qué: Días más largos, sentir el cálido abrazo del sol, contemplar cómo luce su precioso entorno natural y evitar la masificación del verano son motivos más que suficientes para acercarse a San Sebastián en primavera. Además, la gran dama del norte es este año Capital Europea de la Cultura. Rincones encantadores, playas de postal, vistas de escándalo, elegantes edificios y bocados gourmet.

Mejores fechas para ir: En abril y hasta principios de mayo la ciudad cuenta con un aliciente más: disfrutar de la temporada de la sidra vasca al grito de ¡txotx!

Comer: De pintxos en Lo Viejo, por supuesto. Sus 16 estrellas Michelín pueden resultar una tentación pero lo que demanda esta ciudad es callejear por el centro histórico para saborear las exquisiteces de sus barras. Casa Gandarias, Borda Berri, Zeruko y Casa Vergara son un buen punto de partida.

Dormir: Una gran opción es el Astoria 7, un moderno y acogedor hotel que rinde homenaje al séptimo arte con confortables habitaciones dedicadas a las grandes estrellas que han pasado por el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Tips: Sube al Monte Igueldo en el funicular más antiguo de Euskadi y disfruta de las vistas; recorre los siete kilómetros que separan la playa de Zurriola y el Peine del Viento y detente en La Concha, el arenal más bello de la cornisa cantábrica; piérdete por el puerto, entre casas de pescadores, restaurantes y barcos que ofrecen paseos por la bahía.

José María de Pablo (Smark)

Lugar: El pueblo de Feria y las dehesas de Badajoz.

Por qué: Para llegar hasta el corazón de la provincia de Badajoz lo recomendable es elegir carreteras pequeñas que atraviesen las célebres dehesas llenas de alcornoques y hierba recién brotada, donde pastan toros bravos y cerdos ibéricos. Mis dos pueblos favoritos son Feria, con un imponente castillo con vistas a los campos de cultivo y a la dehesa, y cuya silueta se ve desde Zafra, la monumental capital de la comarca, también imprescindible.

Mejores fechas para ir: Marzo y abril, no lo dejes para más tarde porque el sol pega fuerte y los colores de la dehesa se secan rápido y, aunque sigue siendo mágica, no es lo mismo.

Comer: El Bar El Nómada, en la Plaza Chica de Zafra, donde puedes degustar los gurumelos, setas silvestres de la zona que solo se recogen en primavera.

Dormir: En el Parador Nacional de Zafra. Para meterte de lleno en la historia de esta localidad, el Palacio de los Duques de Feria ofrece habitaciones desde 70 euros.

Tips: Si te gusta viajar al pasado, llama a la oficina de turismo de Almendralejo y reserva una plaza en las visitas guiadas que se hacen al sepulcro prehistórico de Huerta Montero, uno de los enterramientos mejor conservados de la península; y no dejes de darte un paseo por Burguillos del Cerro, un pueblo que lo tiene todo: castillo, leyendas de templarios y morabitos.

Nani Arenas (La Viajera Empedernida)

Lugar: Barro para casa y en estas fechas me gusta escaparme a mi rincón preferido de Asturias: Brañagallones. Un circo de origen glaciar oculto entre las cumbres del Parque Natural de Redes, en el centro oriente de Asturias.

Por qué: Me encanta hacer rutas de senderismo por este paraje y atravesar praderas que en estas fechas brillan con un verde intenso, rodeadas de bosques de hayas y aceros. Y donde cada poco asoma una cabaña de piedra —antes utilizadas para el ganado y ahora algunas reconvertidas en viviendas protegidas—.

Mejores fechas para ir: En cualquier momento de la primavera, mejor si no llueve y el día está despejado, para poder disfrutar de las vistas y del paisaje.

Comer: Es obligatorio probar un Queso Casín, de vaca autóctona y con denominación de origen, que puedes encontrar en la Quesería Redes, en Campo de Caso.

Dormir: En el agro hotel Reciegos. Un tres estrellas de piedra y madera en un paraje de excepción.

Tips: No te vayas sin comer fabada y beber sidra.

José Ramón Álvaro (Viajes, rock y fotos)

Lugar:Sierra de Gata (Cáceres).

Por qué: Bosques espesos, piscinas naturales, buen vino, idioma propio y exquisitas viandas componen el tapiz sobre el que se asienta una tierra hasta ahora desconocida y que ha sabido conservar entre algodones sus tradiciones dentro de un entorno único. San Martín de Trevejo, Eljas, Acebo, Hoyos, Trevejo, Santibáñez el Alto o Robledillo de Gata componen una sinfonía de acentos diversos, colores naturales y saber vivir.

Mejores fechas para ir: Durante la primavera (y también el otoño), el clima hace que el maravilloso entorno natural cobre aún mayor relevancia. Sus numerosas rutas senderistas, a caballo o en quad se disfrutan mejor entre marzo y junio.

Comer: La oferta es tradicional. En casi cualquier bar podemos encontrar buen vino de pitarra y chacina ecológica. El mejor exponente de la nueva cocina pero con productos de la tierra es el Restaurante Estilo, en Villasbuenas de Gata. Tienen menú por 10 euros absolutamente delicioso.

Dormir: Sin duda en la aldea de Trevejo, el pueblo con mayor atractivo de toda la Sierra. Los apartamentos A Fala son el lugar ideal para pasar unos días y mezclarse con el entorno. Con todas las comodidades de cualquier hotel, goza de dos privilegios que casi ninguno tiene: un entorno envidiable y un anfitrión inmejorable.

Tips: Lo primero, perderse. Coger el coche, recorrer la Sierra e ir parando en los parajes, pueblos y entornos que nos vayan asaltando durante el camino. Y segundo, sonreír. Nos abrirá cualquier puerta, y nos encontraremos gentes con mucha cultura y ganas de dar a conocer un lugar que es su vida.

Cristina Fernández (Mi paseo por el mundo)

Lugar: Sin duda, Sevilla.

Por qué: En primavera los sevillanos salen a la calle como si les fuera la vida en ello. Y eso se contagia: entre el intenso olor a azahar y el buen clima, Sevilla invita a pasear por sus barrios, a recorrer el río y a sentarse en sus plazas o bares con una cerveza o una tapa en la mano. Si a esto le añadimos que las dos mayores fiestas de la ciudad —Semana Santa y Feria de Abril— se celebran en primavera, apaga y vámonos.

Mejores fechas para ir: Si se prefiere disfrutar de la ciudad con tranquilidad, cualquier momento entre abril y junio es perfecto. Para conocer cómo vive Sevilla la Semana Santa, la fecha está clara: del 20 al 27 de marzo. Para vivir la Feria de abril, entre el 12 y el 17 de abril.

Comer: La gastronomía más tradicional en El Rinconcillo. Comida fusión andaluza-japonesa: Los Palillos. Nueva cocina: DeÓ Vinos y tapas.

Dormir: Una elección estupenda es el EME Catedral Hotel, con vistas a la catedral de Sevilla.

Tips:No se puede abandonar Sevilla sin haber dado un paseo por el barrio de Triana, disfrutado de las vistas desde lo alto del Metropol Parasol —conocido como Las Setas— o recorrido la mítica Plaza de España. Hay que perderse por las callejuelas de la antigua judería, subir a la Giralda o dejarse sorprender en los jardines del Real Alcázar. La Sevilla más alternativa, en los barrios de Soho Benita y en la Alameda de Hércules. Para terminar el día, lo mejor es animarse a tomar una copa en cualquiera de las modernas terrazas con vistas a la Giralda.

Jesús Pérez Pacheco (Fotonazos)

Lugar:Comarca de las Hurdes, al norte de Cáceres.

Por qué: Es una de las comarcas más desconocidas de Extremadura, en la que gracias a su agreste terreno podemos encontrar multitud de chorreras y riachuelos que discurren por el caprichoso trazado de los meandros de sus ríos. En primavera el deshielo y las lluvias hacen que las cascadas y los ríos bajen cargados de agua y ofrecen un paisaje espectacular, con miradores donde el agua está muy presente. Desde el mirador de la Antigua se ve el Meandro Melero.

Mejores fechas para ir: Entre Abril y Mayo, cuando los ríos van cargados de agua por el deshielo y el verde de la hierba es protagonista de los paisajes, salpicado por los colores.

Comer: Hay que probar las migas hurdanas, el cabrito asado y, de postre, algún plato con miel de las Hurdes, como la tarta de queso con miel.

Dormir: Lo mejor es alojarse en alguna casa rural, aislada en la sierra o en alguno de sus pueblos como El Gasco, Casares de las Hurdes, Riomalo de Arriba y Abajo, Las Mestas o Pinofranqueado. Nosotros probamos en La Posada del Casar y lo recomendamos.

Tips: Llevar buen calzado para patear la comarca realizando algunas rutas de senderismo como la del Volcán del Gasco, y también un mapa físico de la comarca ya que por la orografía del terreno hay muchas zonas sin cobertura. No volverse de las Hurdes sin comprar un tarro de miel de El Tío Picho. Llevar la tarjeta de la cámara vacía y la batería hasta arriba para retratar los impresionantes paisajes de las Hurdes.

David Escribano (Viajablog)

Lugar:Altea, Alicante.

Por qué: Su casco histórico es de los más bellos de la provincia de Alicante y merece la pena perderse por sus estrechas calles adoquinadas para llegar a la plaza presidida por la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo. Tiene varios miradores al Mediterráneo, el peñón de Ifach de Calpe y la Sierra Helada. Es un lugar perfecto para todo tipo de turismo.

Mejores fechas para ir: Antes o después de Semana Santa. El clima siempre es bueno y así evitas aglomeraciones.

Comer:Restaurante el Negre, con vistas al mar y buenas carnes y pescados a la brasa.

Dormir: Hotel Cap Negret, con playa privada y económico, justo pasado Altea.

Tips: En las calles del Casco histórico hay miradores ocultos. Métete por el laberinto y explóralas hasta encontrarlos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

- 17 rutas a pie para conocer lo mejor de España

- ¿Cuál es la mejor ciudad de España para tapear? (ENCUESTA)

- Las principales rutas para hacer el Camino de Santiago

- Siete buenas excusas para comer lechazo en Valladolid

NUEVOS TIEMPOS