TENDENCIAS
19/04/2016 08:12 CEST | Actualizado 03/08/2016 17:35 CEST

¿Se parece Cervantes al Cervantes de ‘El Ministerio del tiempo'?

Hubo que esperar 11 capítulos para que Miguel de Cervantes se cruzase con los agentes de El Ministerio del tiempo. En el tercer episodio de la segunda temporada (Tiempo de hidalgos), Pacino, Amelia y Alonso deben viajar al siglo XVII para evitar que el escritor venda el manuscrito de El Quijote a unos extranjeros y que pueda terminar convirtiéndose en la obra cumbre de la literatura española.

La serie de TVE ha sido uno de los pocos espacios que han retratado al escritor de Alcalá de Henares (Madrid). De Cervantes puede decirse que ha sido un gran olvidado en pantalla, sobre todo si se compara con su coetáneo William Shakespeare, y esto aleja un poco más su figura al gran público.

El Ministerio del tiempo presenta a Cervantes como un hombre de mediana edad, más preocupado por convertirse en dramaturgo que por publicar su novela. Quiere conseguir sobre las tablas el éxito que ya ha logrado Lope de Vega, con quien no tiene demasiado feeling. Cervantes lleva barba y bigote, luce el pelo ligeramente ondulado y viste camisas con chorreras.

Así es el personaje que interpretó Pere Ponce en el capítulo emitido el 7 de marzo y que fue seguido más de 2,5 millones de espectadores. Ahora toca descubrir qué similitudes y qué diferencias hay entre éste y el novelista. ¿Es el Cervantes ministérico una buena forma de aproximarse al Cervantes que vivió entre los siglos XVI y XVII y que tan poco ha salido en pantalla?

~SIN PARECIDO RAZONABLE. Físicamente no era como Pere Ponce pero tampoco se puede decir que su rostro fuese diferente. El único retrato de Cervantes que existe —el de Juan de Jáuregui— es falso, por lo que resulta difícil valorar este aspecto. De todas formas, la similitud física no es una prioridad en El Ministerio del tiempo. "El parecido extremo del actor con el personaje no es lo que más importa. El Mariscal Ney [que sale en el cuarto capítulo de la segunda temporada: El monasterio del tiempo] tenía melena pelirroja. Elegí para interpretarlo a Jordi Martínez que es calvo, pero es un actor impresionante, se manejaba bien en el personaje (lo escribí para él) y sabía de la química que iba a tener con Hugo Silva (Pacino)", explica Javier Olivares, creador y guionista de la serie y también historiador, a El Huffington Post

ESTILO DE ÉPOCA. Javier Olivares señala que la ropa importa en la misma medida en que importa el parecido físico. "Sin caer en errores de bulto, buscamos que nuestro cuadro funcione de cara al espectador de hoy antes que copiar al 100% imágenes o vestidos que funcionan peor. Esto es una serie de televisión, no un museo", aclara. Y en este caso el cuadro ha funcionado con éxito. El historiador José Manuel Lucía Megías, comisario de la muestra Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016), es contundente: "Toda la parte de la producción me pareció muy cuidada o, al menos, daba cuenta de una época y te llevaba muy bien a ella".

LA MISMA EDAD. Cervantes terminó de escribir la primera parte de su novela (El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha) en 1604 cuando tenía 57 años, el actor Pere Ponce cumplió 51 el pasado mes de octubre. Pasa lo mismo con Lope de Vega: por aquel entonces el creador de la nueva comedia tenía 42 años y Víctor Clavijo, quien le da vida, tiene actualmente la misma edad. No pasó eso en la anterior aparición del escritor (capítulo 2: Tiempo de gloria) cuando supuestamente tenía 26 años y el actor 41.

LUGARES DISTINTOS. Sus escenas se desarrollan en Alcalá de Henares (Madrid), en cuyo corral de comedias va a representar Cervantes su obra Los baños de Argel. Si bien es cierto que el escritor vivió (y nació) en esa ciudad, en 1604 residía en Valladolid, donde estaba establecida la Corte. Del mismo modo, Lope de Vega había vivido en Alcalá de Henares cuando cursaba estudios (1577-1581), pero eso fue mucho antes de la época que representa el capítulo.

NI RASTRO DE CATALINA. Cervantes aparece como un hombre que vive en soledad y no tendría que ser así. "Se casó en 1585 con Catalina de Salazar y nunca se separaron. Sólo estuvieron lejos cuando Cervantes viajaba a Andalucía como recaudador de impuestos o cuando ella pasaba temporadas en Esquivias", explica el historiador Lucía Megías.

~TEATRO SÍ, PERO POR OTROS MOTIVOS. "Cervantes era ya una persona mayor que está intentando triunfar en el ámbito de la literatura y no lo consigue y Lope ya era un genio del teatro", explica el historiador Marín Perellón. El llamado Fénix de los ingenios vivía de este género y llegó a tener casa propia —en 1610 compró un piso en la calle de los Francos, ahora calle Cervantes, en el madrileño Barrio de las Letras—, mientras que el novelista vivió siempre de alquiler. Sólo en Madrid habitó en cinco casas distintas.

Cervantes no buscaba el éxito en las tablas por la fama, que ya tenía Lope, sino por una cuestión económica. "A lo largo del siglo XVI se produce un proceso muy interesante: el escritor va a comenzar a poder vivir de su trabajo, de lo que cobra por sus escritos, y lo será gracias a los corrales de comedias y a la imprenta. De este modo, la escritura se convierte en un negocio. En este negocio —que es necesario mantener con mano dura— el triunfador es Lope de Vega, y Cervantes, como otros, quedan fuera del gran pastel", explica Lucía Megías. "Además, más que ser escritor, su obsesión era obtener un puesto vacante en Las Indias, que solicitó durante esos años".

Este éxito de uno (y fracaso de otro) se ve en el capítulo cuando una actriz le espeta a la cara: "Lope es Lope. No os ofendáis, pero ¿quién conoce a Miguel de Cervantes?". Y sí Lope era un hombre por el que las mujeres suspiraban cuando salía a la calle, le lanzaban piropos y, murmuraban al verlo pasear. Hasta Amelia Folch sucumbió a sus encantos.

RIVALIDAD ENTRE ESCRITORES. Aunque en un primer momento habían sido amigos, a partir de 1602 Cervantes y Lope se convirtieron en rivales. "Hay datos de las poesías que se dedicaron y no eran precisamente corteses, había una especie de crítica", explica Marín Perellón. "Cervantes era el mayor de una generación de escritores y detrás de él venía otra generación mucho más joven; eran mucho más hábiles en el teatro y se reían del viejo tartamudo y con gafas que era Cervantes en los cenáculos de la nobleza de la época", añade

Tras su paso por el Ministerio, Cervantes, harto de la arrogancia de Lope, lamenta que éste no sea conocedor de su éxito posterior. En la vida real fue durante aquellos años cuando Cervantes le dedicó el poema Hermano Lope, bórrame el soñé en el que atacaba sus obras no dramáticas y al que éste respondió con otro soneto. También en agosto de 1604, Lope escribió una carta a un médico amigo suyo criticando las novelas de caballerías. "De poetas, muchos están en ciernes para el año que viene; pero ninguno hay tan malo como Cervantes ni tan necio que alabe a Don Quijote", decía.

¿Cuál es tu libro favorito? Usa el hashtag #milibrofav en Twitter y sube tu foto. Todas las respuestas, el sábado en el Día del Libro.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!