NOTICIAS
07/12/2016 21:52 CET | Actualizado 07/12/2016 22:09 CET

Un equipo español descubre cómo se produce la metástasis de los tumores y cómo reducirla

Hero Images via Getty Images
Female cancer survivor with shaved head looking at remote rural view

Un estudio del Institut de Recerca Biomèdica (IRB) de Barcelona liderado por el investigador Salvador Aznar Benitah ha identificado las células de un tumor capaces de iniciar metástasis a través de un marcador específico, la proteína C36, que se encarga de capturar e internalizar ácidos grasos.

El trabajo, publicado en la revista Nature, también demuestra que aquellos tumores que no tienen C36 no desarrollan metástasis y que bloquear la proteína reduce drásticamente las metástasis ya establecidas, según ha informado el centro este miércoles en un comunicado.

Los investigadores han encontrado las células metastáticas CD36 positivas en muestras de pacientes con carcinomas orales con distinto grado de agresividad, proporcionadas por el Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona, que ha colaborado en el estudio.

En los tumores analizados, sólo entre 50 y 100 células serían las que iniciarán el proceso de metástasis -una cifra muy baja-, además de observar que añadir CD36 en tumores que no provocan metástasis, ésta se acaba produciendo.

Asimismo, los investigadores han comprobado el efecto de CD36 sobre metástasis es el mismo en melanoma y cáncer de mama luminal, y análisis estadísticos de muestras de pacientes demuestran la misma dependencia de CD36 por la metástasis de varios tipos de tumores, como el carcinoma de ovario, el de vejiga y el de pulmón.

'No lo hemos comprobado aún para todos los tumores, aunque proponemos que CD36 es un marcador general de células metastáticas, el primero del que yo tengo constancia que sea tan específico de metástasis', ha expresado Aznar, que es jefe del grupo Células madre y cáncer del IRB Barcelona.

GRASAS Y METÁSTASIS

En el estudio también se ha investigado si una dieta rica en grasas tenía algún efecto directo en metástasis, y se ha observado que los ratones con una dieta rica en grasas sufren metástasis más agresivas.

Los investigadores dieron a los ratos una dieta rica en grasas --un 15% más del consumo normal-- e inocularon un tipo de cáncer oral por el cual, en condiciones normales, el 30% de los ratos desarrollaban metástasis, un valor que ascendió al 80% con la nueva dieta.

En este sentido, también se ha testado el efecto del ácido palmítico --un ácido graso de origen vegetal que es el componente principal del aceite de palma, muy usado en comida procesada--, que concluyó en que los tumores orales pasaban de una frecuencia metastática del 50% al 100%.

Este resultado mostró que todos los ratones acababan desarrollando metástasis, y que ésta dependía de CD36: 'Las grasas son necesarias para el organismo, pero la desmesura puede tener un impacto en la salud', ha dicho Aznar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

-Un fármaco consigue mejorar un 38% la supervivencia en pacientes con cáncer de hígado

-Avances con nanotecnología abren perspectivas en la lucha contra el cáncer

-Joan Massagué: "Estamos a dos o tres décadas de dar un vuelco al cáncer"

Síguenos en Twitter