NOTICIAS
03/01/2017 16:04 CET | Actualizado 03/01/2017 16:05 CET

Así vivió Teresa Romero con el ébola: "Pedí a mis compañeros que me ayudaran a morir"

ASSOCIATED PRESS
This is an undated image released on Wednesday Oct. 8, 2014 by animal rights organisation PACMA, of Teresa Romero, the nursing assistant who is infected with Ebola in Madrid, with her dog named Excalibur. Officials in Madrid got a court order to euthanize the pet dog of Spanish nursing assistant Romero, because of the chance the animal might spread the disease. At least one major study suggests that dogs can be infected with the deadly Ebola virus without showing symptoms, but whether or how likely they are to spread it to people is less clear. (AP Photo / PACMA)

Teresa Romero fue el primer caso de contagio del virus del ébola fuera de África. Era una enfermera del Hospital Universitario La Paz-Carlos III y contrajo el virus cuando atendía a dos de los españoles que enfermaron en África y fueron repatriados a España: los religiosos Miguel Pajares y Manuel García Viejo.

Acabó siendo internada en la misma unidad en la que trabajaba: la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel para enfermedades altamente contagiosas. Permaneció ingresada 30 días y mientras los médicos trataban de salvarle la vida, una enorme polémica crecía en torno a su caso: fallos de procedimiento, acusaciones cruzadas de negligencia e incluso el sacrificio de su perro Excálibur.

El nombre de la enfermera se ha convertido este martes en trending topic debido a un artículo en el que relata cómo vivió aquellos días. En el texto, publicado en la revista Enfermería Clínica y recogido por El País, Teresa Romero cuenta con pelos y señales la dureza de la enfermedad a la que sobrevivió.

"Mis pulmones estaban empezando a fallar, sentía que me ahogaba y me costaba respirar, era una situación de agonía. Entraron dos compañeros para aumentar el caudal de oxígeno. Les miré y les supliqué que me ayudaran a morir", cuenta la enfermera en uno de los pasajes más duros de su relato.

Su estado no dejó de empeorar durante los primeros días de su internamiento y ella no podía dejar de "pensar en los dos pacientes con enfermedad por el virus del Ébola repatriados de África que había atendido y de su triste final. Me veo en el mismo destino, el pánico se apodera de mí, no quiero dormir, sentía que si lo hacía ya no volvería a despertar".

Teresa Romero apunta, además, que junto al tratamiento médico, para su curación fueron "factores condicionantes" los siguientes elementos: "Infundir esperanza, dar cariño y positividad, poder comunicarme, no sentir dolor, no sentir emociones negativas, poder respirar, poder dormir, disponer de tratamiento antiviral y suero de convaleciente, pero esto puesto en duda si es realmente efectivo en la enfermedad”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

-Teresa Romero, curada del ébola: los 16 días de lucha de la auxiliar de enfermería contra el virus

-Javier Limón sobre el consejero de Sanidad: "Ha matado a nuestro perro y a mi mujer casi la matan"

-Teresa Romero pedirá una indemnización de 150.000 euros al consejero de Sanidad

Síguenos en Twitter