NOTICIAS
27/02/2018 22:14 CET | Actualizado 28/02/2018 00:16 CET

Fallece el mítico futbolista 'Quini' a los 68 años tras sufrir un infarto mientras paseaba

Era uno de los jugadores más queridos por las aficiones rivales.

EFE

El mítico futbolista Enrique Castro, más conocido como Quini, ha fallecido a los 68 años tras sufrir un infarto en plena calle, según ha informado el programa Tiempo de Juego de la Cadena COPE.

El espacio radiofónico presentado por Juanma Castaño informó de que el exfutbolista de Barcelona y Sporting de Gijón —apodado El Brujo— habría sufrido un infarto cerca de su casa mientras paseaba.

En ese instante fue llevado al hospital pero los servicios médicos ya no pudieron hacer nada por él.

Quini era uno de los futbolistas más queridos por las aficiones rivales. Jugó en el Barcelona y en el Sporting, donde era considerado una leyenda, y fue 45 veces internacional con la selección nacional.

Enrique Castro González nació en Oviedo el 23 de septiembre de 1949 en el seno de una familia de deportistas muy ligada al fútbol. Su hermano Jesús y su padre también fueron futbolistas. Al cumplir los 14 años, trabajó como pinche en una industria metalúrgica. Un año después fichó por el Don Bosco.

Trabajaba y estudiaba en la Escuela de Formación Profesional para soldador, y en 1964 pasó a la empresa Ensidesa para ingresar, tres años más tarde, en el Sporting, en el que permaneció 13 años. Hasta el 1 de julio de 1980, cuando fichó por el Barcelona.

Quini era el prototipo del clásico delantero centro que estaba siempre en el sitio apropiado para conseguir el tanto. Fue siete veces máximo goleador en España: cinco en Primera División (1974, 1976, 1980, 1981 y 1982) y dos en Segunda (1970 y 1977).

Debutó en la selección el 28 de octubre de 1970 ante Grecia (2-1). En total, con la camiseta nacional, logró 16 victorias, 12 empates y siete derrotas. Marcó un total de ocho goles con el equipo español. Estaba casado con María de las Nieves Cañada y tenía cuatro hijos.

Fue secuestrado durante casi un mes en 1981

En 1981 vivió su peor experiencia personal. El 1 de marzo de 1981, después de jugar un Barcelona-Hércules, fue secuestrado cuando se disponía a ir al aeropuerto a recoger a su esposa. Durante muchos días su desaparición fue un misterio, pues los secuestradores tardaron mucho tiempo en dar señales.

Finalmente, tras complicadas negociaciones, fue liberado el 25 de marzo de 1981 en Zaragoza, en un taller donde había permanecido todos los días de su secuestro. Quini perdonó a sus secuestradores y renunció a la indemnización y su actitud no fue bien vista por los directivos del Barcelona.

El jugador permaneció en el Barcelona hasta 1984, año en que regresó al Sporting. En el equipo asturiano se retiró del campo de juego. Fue un 21 de agosto de 1987, durante el partido-homenaje que le dedicaron el Sporting y el Real Madrid en el campo del Molinón.

A lo largo de su carrera deportiva consiguió dos Copas del Rey (1981 y 1983), una Recopa (1982) y una Copa de Liga (1983), siempre en las filas del Barcelona. Participó en dos mundiales con la selección española: Argentina '78 y España '82. También estuvo en la Eurocopa de Italia de 1980.

Creó una fundación, ocupaba varios cargos en el Sporting y era empresario

Antes de abandonar el Barcelona, Quini creó la fundación de becas que lleva su nombre. Aunque abandonó el juego, continuó vinculado al mundo del fútbol como secretario técnico del Sporting, cargo que ocupó hasta junio de 1990.

El 19 de junio de 1990, Quini se hizo cargo del puesto de coordinador de la Escuela de Fútbol del Sporting, club en el que continuaba hasta la actualidad.

Poseía un garaje a medias con sus hermanos, y era delegado en Asturias, León y parte de Galicia de la firma coreana SsangYong, en sociedad con dos amigos. También lanzó al mercado, en colaboración con el extleta Mariano Haro, una línea de prendas deportivas llamada Quini-Sport.

Quini recibió la Medalla de Oro al Mérito Deportivo, fue nombrado Hijo adoptivo de Gijón, le han dedicado una calle con su nombre, fue nombrado presidente del Patronato Deportivo Municipal de Gijón y poseía la Insignia de Oro y Brillantes del Sporting.

El 7 de febrero de 2008 tuvo que ser operado de una afección cancerosa de la que logró recuperarse satisfactoriamente.

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'