23/07/2018 10:28 CEST | Actualizado 26/07/2018 13:14 CEST

Los siete lugares más insólitos en los que han tocado algunas bandas

JAGUAR

Un concierto siempre es un acto único e irrepetible, pero algunas bandas van más allá y ponen a prueba nuestra imaginación al convertir los lugares más remotos e insólitos en escenarios musicales. La inspiración llega en cualquier momento y puede llevarnos a cualquier parte: a presenciar un concierto por encima de las nubes, sobre un iceberg flotante o en el interior de un Jaguar.

A continuación siete grupos y artistas que han ofrecido o grabado algunas de sus actuaciones más especiales en los sitios más inimaginables.

Ludovico Einaudi entre icebergs

El pianista italiano Ludovico Einaudi, conocido por su extensa carrera como compositor de melodías para producciones de televisión y cine, viajó al Ártico en 2016 y ofreció un concierto con su piano sobre un iceberg flotante. Allí, en un marco incomparable, las notas musicales se fundían con el sonido de los glaciares resquebrajándose, creando una escena onírica. Este concierto fue organizado por Greenpeace para pedir que se salvaguardase el océano Ártico ante el cambio climático.

Johnny Cash entre rejas

El cantautor estadounidense Johnny Cash, icono de la música country, disfrutaba convirtiendo las cárceles en escenarios. En 1969 hizo las delicias de los reclusos de la prisión de San Quentin, en cuyo interior ofreció un memorable concierto y grabó uno de sus álbumes más conocidos, At San Quentin. Los presos no dejaron de aplaudir y jalear a Cash.

No era la primera vez que este emblemático cantante ofrecía un espectáculo entre barrotes; anteriormente ya había actuado en otros presidios estadounidenses, como el de Folsom.

The Beatles en el tejado

Querían dar un concierto en un lugar poco habitual, pero no lo concretaban, así que decidieron subir al tejado y arrancar. Así se gestó el histórico concierto de The Beatles en la azotea del edificio de Apple Corps, donde se ubicaba su estudio de grabación. Fue en 1969. Cuando se corrió la voz, muchos seguidores del grupo acudieron a la calle y subieron a tejados cercanos para presenciar esta actuación única.

Los Beatles tocaron durante 49 minutos, hasta que la policía les pidió que bajaran el volumen ante las quejas de los vecinos. Fue el último concierto que la mítica banda ofreció antes de que sus miembros se separasen, marcando el fin de una era.

David Otero en un Jaguar

David Otero y su banda saben bien que la inspiración puede llegar en cualquier instante, y no la dejan escapar. Mientras viajan a bordo de un Jaguar F-Pace, uno de los nuevos modelos de la serie The Pace, se les ocurre que su último tema, 'Gira', podría ser una balada. "¿Y si le damos un rollo pop?". Dicho y hecho, agarran sus instrumentos y reconvierten este SUV en un estudio de grabación en movimiento en el que componen una nueva melodía. Pero, una vez animados, no se quedan ahí y hasta crean una nueva versión con ritmo de reguetón.

Jamiroquai a 30.000 pies de altura

En 2007, la banda británica Jamiroquai actuó en un Boeing 757 que cubría la ruta Munich-Atenas. El concierto fue organizado para promocionar el recopilatorio de grandes éxitos del grupo. Volando a más de 30.0000 pies de altura, los pasajeros disfrutaron de los vibrantes ritmos de jazz-funk, aunque tuvieron que hacerlo sentados en sus asientos. Algunos aprovecharon para grabar con sus teléfonos este espectáculo de altos vuelos.

Con esta actuación Jamiroquai entró en el Libro Guiness de los Récords, al ser el primer grupo en dar un concierto en un avión y a tal altitud.

Metallica bajo cero

La famosa banda de heavy metal ofreció en 2013 un concierto en la Antártida, el único continente en el que nunca habían tocado. La actuación tuvo lugar en el helipuerto de una base argentina, con un glaciar como telón de fondo y con temperaturas que llegaron a bajo cero. Para evitar la contaminación acústica, el concierto tuvo lugar en el interior de una carpa insonorizada instalada para la ocasión, y los cerca de 120 asistentes que tuvieron la suerte de presenciar en directo el concierto escuchaban la música a través de auriculares. Así, los pingüinos y elefantes marinos se echaban la siesta mientras a pocos metros atronaban los reyes del heavy.

Queens of the Stone Age en una mina de sal

La banda norteamericana de rock Queens of the Stone Age aprovechó una de sus giras europeas en 2007 para actuar en las profundidades de una mina de sal en Alemania. El grupo ofreció un concierto semiacústico a 700 metros bajo tierra, en el que tocaron varios temas poco habituales y hasta alguno inédito. Unas 300 personas tuvieron el privilegio de disfrutar de este espectáculo. Todo el concierto quedó grabado en vídeo y audio, pero para decepción de sus fans, el material nunca se llegó a hacer público.

NOTICIA PATROCINADA