TENDENCIAS
07/09/2018 08:32 CEST | Actualizado 07/09/2018 09:41 CEST

"Las pinté porque estaban horrorosas": la historia tras el Ecce Homo de Asturias

Una vecina de Rañadoiro restaura tres tallas de madera del siglo XV y les da un toque más kitsch.

EFE

Cecilia Gómez, la autora del Ecce Homo de Borja (Zaragoza), ha creado escuela. Seis años después de su polémica restauración, una vecina del pequeño pueblo de Rañadoiro, en el concejo asturiano de Tineo, ha decidido hacer lo mismo con tres tallas de madera de los siglos XV y XVI ubicadas en la ermita del lugar.

Se trata de tres figuras, una de la Virgen con el Niño y Santa Ana, otra de San Pedro, y otra de la Virgen con el Niño Jesús, éstas dos últimas policromadas. Las tres tallas de madera eran bastante sobrias hasta que llegó Marisa Menéndez, la restauradora. Ahora lucen con vivos colores, desde el "verde lechuga" al fucsia o el azul añil. Todo muy discreto.

El resultado no ha pasado desapercibido en medios locales ni en la prensa nacional y su autora, una de las 16 vecinas de la localidad, ha salido a defender de su trabajo. "Yo no soy profesional: simplemente las pinté porque estaban horrorosas", ha declarado en La Nueva España, donde cuentan que la vecina retiró las piezas artísticas de la ermita hace años y se las llevó a casa con la buena intención de adecentarlas. "Tenía el permiso del párroco y estaban horrorosas", asegura la improvisada restauradora, que contó con el apoyo de los vecinos del pueblo.

"Las pinté como pude y con los colores que me parecieron, a los vecinos les gustó. Pregunta en el pueblo y verás", declara en El Comercio, donde describen su trabajo como "crimen artístico" y hablan de "Santa Ana con eyeliner y unos labios rosa fucsia más dignos de una actriz de Hollywood", de "la mirada estrábica" de San Pedro, del "pelo verde turquesa" de la Virgen y del "Niño con un look que recuerda más a las figuras de Playmobil o al universo kitsch de las películas de Almodóvar que al estilo tardo-románico popular al que pertenece".

Las pinté como pude y con los colores que me parecieron.Marisa Menéndez

Preguntadas por la polémica restauración, fuentes del Arzobispado de Oviedo se han remitido al párroco Arturo García, famoso por sus incursiones en política y que estos días se encuentra en el Santuario de Covadonga, en el otro extremo de Asturias, para la celebración de la novena de la Santina.

Por su parte el experto Luis Saro, que hace 15 años tuvo que restaurar las tallas tras un intento de mejora similar, ha tildado la acción de la vecina de "aberración" y ha asegura en La Nueva España que no tiene claro si podrán reconstruirse como hace 15 años. "Tuvimos suerte porque se mantuvo la policromía original", ha dicho.

Ni ésta ni la de Borja son las únicas restauraciones de piezas antiguas de gran valor por manos inexpertas. Posteriormente se han producido otras polémicas restauraciones como la de una imagen del altar mayor de la parroquia de San Sebastián de Reinosa (Cantabria) o la de una talla de San Jorge del siglo XVI, en la iglesia de San Miguel de Estella (Navarra).

PULEVA PARA EL HUFFPOST