TENDENCIAS
17/09/2018 06:28 CEST | Actualizado 17/09/2018 06:30 CEST

La mujer de Woody Allen revela cómo empezó su relación y pinta a Mia Farrow como una madre maltratadora

Asegura que Allen nunca fue como un padre.

Getty Images
Woody Allen y Soon-yi en el estreno de la película 'Café Society'.

Soon-yi Previn es una persona con poco perfil público, a pesar de estar casada desde hace más de 20 años con uno de los creadores cinematográficos más famosos del mundo. Pero ha decidido alzar la voz.

La hija adoptiva de Mia Farrow, que protagonizó un escándalo al iniciar una relación con Woody Allen, entonces su padrastro, ha concedido una entrevista a Vulturepara dar su versión de la polémica relación que acabó con su vida familiar junto a su madre y hermanos adoptivos.

Esta huérfana coreana, una de las más de 10 adopciones de Farrow, pinta un retrato de una madre adoptiva abusadora y controladora que utilizaba a sus hijos para las tareas domésticas. Debe su apellido a André Previn, entonces marido de la actriz, que la adoptó legalmente.

Recuerda que, desde la primera vez que vio a Farrow, se llevaron "como el aceite y el agua" y percibió que era falsa. "No me pareció auténtica ni sincera", asegura. Según su relato, Farrow pasaba de sus hijos y a ella la insultaba, le arrojaba cosas y le gritaba constantemente por sus problemas de aprendizaje.

Según su relato, Farrow pasaba de sus hijos y a ella la insultaba, le arrojaba cosas y la gritaba constantemente por sus problemas de aprendizaje.

Según recoge Vulture, un portavoz de Farrow ha desmentido el retrato de infancia que pinta Previn. Cinco de sus hijos con André y sus dos hijos con Allen aseguran: "Ninguno de nosotros vimos jamás nada que no fuera un trato compasivo en casa".

Por contra, su hermano adoptivo Moses Farrow, ahora de 40 años, recuerda a su madre de manera similar, ejercía "una ruptura de espíritu para asegurarse de que harías lo que ella quería". Habla de episodios de abuso, incluso de los niños adoptados con minusvalías. Tres de sus hermanos murieron jóvenes, uno de ellos (Thaddeus) por suicidio y otra (Lark) arruinada y enferma de sida.

Una madre maltratadora, una infancia infeliz

"Mia no fue maternal conmigo desde el principio", asegura Previn, que se recuerda infeliz por la frialdad de sus padres adoptivos y los favoritismos. "Había una jerarquía y ella no intentaba ocultarlo; Fletcher era el favorito. Mia siempre ha valorado la apariencia, los ojos azules y el pelo rubio", acusa Previn.

Entre los momentos traumáticos que narra, Previn asegura que Farrow la ponía bocabajo para que la sangre se le fuera a la cabeza. "Pensaba, o había leído, dios sabe de dónde sacó la idea, que me haría más lista o algo así", apunta.

Con 47 años, recuerda fatal su adolescencia. "Me gustaría que alguien me hubiera explicado cómo maquillarme. No sé cómo hacer eso. Mia nunca me enseñó a usar un tampón y mi niñera me compró mi primer sujetador", critica.

Previn asegura que no tiene un solo recuerdo positivo de sus años con Farrow: "Sé que es difícil de imaginar pero de verdad no se me viene ni un sólo recuerdo agradable". Sí tiene algún halago para su madre: "Es buena en todo lo que se propone. Destaca en todo lo que se interesa. Es una fotógrafa magnífica y cose bien. Era muy muy creativa. Es una pena, hay cosas admirables de ella", admite.

Así comenzó su relación con Woody Allen

Tenía 10 años cuando Allen llegó a su vida. "Lo odiaba porque pensaba que sería igual que ella, una persona desagradable y mala", recuerda Previn. "No pensábamos en él como un padre, no tenía ni ropa en nuestra casa, ni siquiera un cepillo de dientes", añade.

Previn cree que Farrow dominaba por completo a su actual marido. "Pobre, es patético. Es tan ingenuo y confiado, probablemente hacía con él lo que quería. Mia estaba muy por encima de él", asegura.

Se empezó a llevar bien con él a los 16 años, tras romperse el tobillo. Él se ofreció a llevarla al instituto y empezaron a ir a partidos de básket juntos a sugerencia de Farrow. Se fueron abriendo el uno al otro, según el artículo, a medida que la relación entre Allen y su madre adoptiva se estropeaba.

Allen y Previn iniciaron su relación en el primer año de universidad de ella, aunque siguen siendo vagos sobre cómo y cuándo se sexualizó, según Vulture. "Volví de la uni y me puso una película de Bergman. La comentamos y debí impresionarle porque me besó y aquello empezó todo", recuerda.

Previn deja claro que fue Allen quien dio el primer paso: "Por eso nuestra relación ha funcionado: me sentí valorada. Es halagador. Normalmente es muy tímido y se lanzó".

¿De qué se arrepiente Soon-yi Previn?

"Estaba locamente enamorada de él. Completamente atraída hacia él, física y sexualmente", recuerda. A pesar de eso, ninguno esperaba que su relación durara. "Se convirtió en una relación, en realidad, porque nos empujaron el uno al otro cuando empezó el caso por abuso sexual", asegura Previn.

Aunque se siente mal por cómo se enteró su madre de su relación con Allen (Farrow encontró unas fotos en las que salía desnuda), apunta que ambos eran mayores de edad. "La gente cree que era el padre de Soon-yi, que violé y me casé con mi hija menor de edad retrasada", lamenta Allen.

Sí admite que "podría haber algo bastante freudiano" en que el cineasta las dejara a la vista y que fue un dilema moral: "Era una gran traición por nuestra parte, una cosa horrible y un shock espantoso para ella".

Según ella, Farrow le montó una escena y pasó semanas amenazando por teléfono a Allen con que Previn se quería suicidar, algo que el portavoz de la actriz aún sostiene. La situación era extraña, dado que la actriz seguía en la película que el cineasta estaba rodando, Maridos y mujeres.

El abuso sexual a Dylan Farrow

Previn asegura que Farrow acabó echándola de casa. El periodista de Vulture asegura que la hermana de Allen, Letty Aronson, recuerda a la actriz amenazando en aquella época: "Me ha arrebatado a mi hija, voy a quitarle la suya".

Entonces sucedió el supuesto abuso sexual de Allen a su hija Dylan, que tenía entonces siete años. Un incidente que el director y su mujer siempre han negado y que denuncian la propia hija del cineasta, su madre Mia y su hermano Ronan. La causa se archivó.

El autor del artículo admite que nadie puede saber lo que ocurrió realmente excepto Allen y Dylan, pero apunta: "Incluso el juez que terminó denegando la custodia a Allen opinaba que probablemente nunca averigüemos lo que pasó".

En una declaración a Vulture con motivo del artículo, Dylan se ha referido a la insinuación de Previn de que Farrow la presionó para denunciar a Allen como algo "ofensivo". "Me vuelve a convertir en víctima. Gracias a mi madre, crecí en un hogar maravilloso", añade.

Un periodista amigo de Allen

El autor del artículo de Vulture no esconde que es amigo personal de Allen desde hace años pero ello es motivo de queja para los Farrow. Ronan, que siempre ha apoyado a su hermana y su madre sobre los presuntos abusos que infligió el director a la primera, ha emitido un comunicado a raíz del artículo:

"Le debo todo lo que soy a Mia Farrow. Es una madre entregada que se ha enfrentado a lo peor por su familia mientras creaba un hogar lleno de amor para nosotros. Pero eso nunca ha detenido a Woody Allen y sus allegados a la hora de inventarse historias que atacan y denigran a mi madre para desviar la atención del creíble relato de abusos de mi hermana. Como hermano e hijo, me indigna que The New York Magazine (propietaria de Vulture) participe en un golpe así, escrito por un admirador y amigo de toda la vida de Woody Allen. Como periodista, me choca la falta de cuidado con los hechos, el rechazo a incluir testimonios de los que estuvieron presentes que contradirían las mentiras de esta pieza y el error de no imprimir las respuestas de mi hermana".

Allen y Previn llevan juntos desde 1992, algo que les sorprende incluso a ellos. "Me ha dado todo un mundo al que jamás habría tenido acceso", apunta ella. Cree que la duración de su matrimonio "seguro que eso es lo que más choca a Mia. Es tan extraño para ella. Probablemente no lo entiende".