VIRALES
28/11/2018 11:14 CET | Actualizado 28/11/2018 14:14 CET

La rotunda respuesta del alcalde de Zamora (IU) a una mujer que le criticó por no llevar corbata

"¿No hay nadie en su equipo que le diga cómo debe ir?"

EFE
Guarido

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido (IU), ha respondido con contundencia a una vecina que le criticó duramente por no llevar corbata en un acto reciente en la ciudad.

En una carta publicada en La Opinión de Zamora, la mujer afirma que el 12 de noviembre, durante el Día de la Policía Municipal de Zamora, disfrutó viendo a los agentes "vestidos con sus impecables uniformes". "Un acto precioso, un acto ejemplar, un orgullo para Zamora", afirma la vecina.

"Pero, mire por cuánto, el único que desentonaba y su imagen "chirriaba" era usted, señor alcalde. ¿Cómo puede ir usted vestido con una camisa a un acto donde todo el mundo va de informe, y los civiles vestidos para la ocasión?", se pregunta. "¿No hay nadie en su equipo que le diga cómo debe ir, si es que a usted no se le ocurre?", añade.

"Estoy muy lejos de "sus principios", y creo que usted piensa que ir así es de ser progresista. Yo le aseguro que Julio Anguita, un verdadero progresista y gran alcalde de Córdoba, se ponía chaqueta y corbata en actos oficiales menos solemnes que éste", prosigue.

"Usted representa a todos los ciudadanos y nosotros queremos que nuestro alcalde vaya vestido dignamente. ¿O es que pensaba que esto no entraba dentro del sueldo? ¡Qué vergüenza ajena sentí al verle poner las medallas a esos policías!", finaliza.

Guarido ha dado la réplica en un artículo publicado también La Opinión de Zamora. Y lo hace de esta forma tajante:

"Estimada señora, el traje no va en el sueldo, en efecto. No se es más alcalde por llevar corbata, ni menos cura por no llevar sotana. El policía tiene un uniforme de trabajo, como el bombero. El político no tiene uniforme, representamos al pueblo, y yo en concreto nunca he cambiado mi manera de vestir, como todo el mundo sabe.

Y, en las calles de Zamora, mi forma de vestir no llama la atención, ni avergüenza a nadie: soy una persona más. Es una pena que se avergonzara de mí por mi manera de vestir, pero creo que mucha gente se avergüenza de usted hoy por su escrito.

El hábito no hace al monje, ni la chaqueta al político. Que todavía hoy pueda escribirse algo así denota que algunos pensamientos irreductibles y conservadores permanecen. Le diré que necesita un poco más de educación".