ECONOMÍA
14/01/2019 11:07 CET | Actualizado 15/01/2019 13:56 CET

¿Por qué se necesita un préstamo de 15.000 millones para pagar las pensiones?

El Tesoro Público vuelve a dejar dinero al Ministerio de Trabajo para abonar las pagas extra.

Agencia EFE
Los pensionistas vascos se manifiestan en Bilbao por unas pensiones dignas.

El Ministerio de Trabajo va a tener que pedir un crédito de 15.164 millones al Tesoro para pagar las pensiones. Este préstamo, de igual cuantía que el solicitado el año pasado, estará incluido en los Presupuestos Generales del Estado para 2019, que llegan este lunes al Congreso.

Este préstamo se debe a que la Seguridad Social no recauda suficiente dinero para pagar las 14 pagas de los pensionistas y todos los gastos adicionales como prestaciones de maternidad, subsidios, gastos de gestión, etc. El agujero previsto para este año es del 0,9% del producto interior bruto (PIB), unos 11.000 millones.

La Seguridad Social destina unos 9.317 millones de euros cada mes para pagar las pensiones (último dato disponible de diciembre). Esta cantidad solo sirve como orientación, ya que la nómina mensual de las pensiones no para de incrementarse porque los nuevos jubilados cobran una prestación más elevada al haber tenido salarios más altos. Las presupuestos de 2019 destinan 153.864 millones para el pago de las pensiones este año, la mayor cantidad de la historia.

El sistema español no es una hucha personal en la que se guarda el dinero hasta la jubilación, sino que se basa en la solidaridad intergeneracional: los trabajadores actuales financian las prestaciones de los que son jubilados en ese mismo momento.

En España, unos 8,7 millones de españoles reciben 9.696.272 pensiones (dato de diciembre). Conviene matizar: pensionista no es lo mismo que jubilado. Estas cifras incluyen a diversos tipos de pensiones: los jubilaciones (5,9 millones), viudedad (2,3 millones, mayoritariamente mujeres), incapacidad permanente (cerca de un millón), orfandad (más de 300.000)...

La bajada de los salarios y la precariedad han tenido como consecuencia que las cotizaciones que realizan actualmente los trabajadores cada mes solo sirven para pagar las pensiones de ese mismo mes. Sin embargo, estos recursos no son suficientes para hacer frente a las pagas extras, ya que en junio y diciembre la cantidad mensual a pagar se duplica, hasta alcanzar una factura de 18.000 millones.

Ante la falta de dinero, los Gobiernos de Mariano Rajoy, primero, y de Pedro Sánchez, después, han tenido que recurrir al Fondo de Reserva de la Seguridad Social, conocido popularmente como la "hucha de las pensiones", desde el año 2011, cuando la Seguridad Social entró en déficit. Cuando Zapatero se fue había 66.815 millones, mientras que, tras las continuas extracciones, se ha quedado en unos 5.000 millones.

Ningún ministro de Trabajo quiere pasar a la historia como el responsable de haber agotado esa "hucha de las pensiones". Por ello, Fátima Báñez solicitó dos préstamos para financiar las pagas extras. En 2017, el Tesoro prestó 10.192 millones de euros y, en 2018, dejó otros 15.164 millones.

Ahora, Magdalena Valerio ha calculado que necesitarán otros 15.164 millones. La cantidad exacta que se utilice a lo largo de 2019 dependerá de cómo evolucionen los ingresos por las cotizaciones a la Seguridad Social (se prevé un aumento por la subida del salario mínimo a 900 euros) y de cuánto se gaste de la "hucha de las pensiones".

Mientras tanto, el Congreso debate desde hace años en la Comisión del Pacto de Toledo una reforma de la Seguridad Social que garantice la sostenibilidad del sistema de pensiones.

ESPACIO ECO