NOTICIAS
03/02/2019 17:49 CET | Actualizado 04/02/2019 07:50 CET

La advertencia del mejor profesor universitario de España: "En este país estamos en peligro de retroceso"

"Se están poniendo tiritas a heridas ya muy sangrantes", avisa Alfredo Corell.

Alfredo Corell
Alfredo Corell en clase con sus alumnos.

Revolucionario, defensor de las libertades, innovador por los cuatro costados en el método de dar clase y crítico con un sistema educativo que premia al investigador y desfavorece al docente.

Así es Alfredo Corell, el profesor de Inmunología de la Universidad de Valladolid que ha sido nombrado recientemente como 'Mejor Docente Universitario de España en 2018' en los II Premios Educa Abanca. Un galardón especial porque son los propios estudiantes quienes proponen a los candidatos, algo que a Corell le ha transmitido "una emoción enorme al haber muy buenos profesores", tal y como cuenta a El HuffPost.

Este profesor universitario, que saltó a la fama tras su exitosa charla sobre innovación educativa en un evento TEDx en 2016, es uno los pioneros en el mundo de los nuevos métodos formativos, prácticamente desde sus comienzos en 1999. Cuando llevaba escasos meses en la Universidad de Valladolid, Corell recibió el mensaje de que sus estudiantes no entendían lo que impartía. Fue la palanca de su cambio metodológico, para el que aprovechó sus años como boy scout y los ejercicios colectivos que estuvo realizando durante casi 15 años.

"Se me ocurrió hacer una metáfora y realicé un juego de roles donde cada estudiante era una sustancia. Al año siguiente creé una web muy rudimentaria con diapositivas y apuntes, también hice una actividad colaborativa donde emular un congreso. Fue todo un éxito desde el primer momento", cuenta este docente madrileño.

Esta forma de dar clase, sin embargo, requiere dedicar un tiempo mucho mayor a la docencia, algo que no está recompensado desde las universidades y que, como afirma Corell, habría que cambiar desde el principio, empezando por un incremento del personal.

"Si hay una apuesta y hay un cambio de legislación y de estructura importante, podremos cambiar mucho antes. Hay que llegar a un modelo en el que haya distintas figuras de profesor: uno más dedicado a la investigación y con menos horas de docencia y otro que sea al revés. Esto debería coexistir y además deberían colaborar entre ellos", propone.

Otra de las asignaturas pendientes de la educación actual es, en su opinión, la poca movilidad y la endogamia existente en un gremio que no ve con buenos ojos la llegada de profesores de otra provincia.

"Tenemos muy poca movilidad. Si me voy a otra universidad tengo que volver a hacer una nueva oposición. Esto va en contra de la mejora, igual que la endogamia, ya que es dificilísimo que en una universidad entre alguien que viene de otra provincia o universidad. Se ve como que te han quitado una parcela porque hay un sentimiento de que lo tuyo es tuyo".

Insatisfecho con las partidas presupuestarias a educación

Por eso y porque cada vez existen más formaciones políticas con representación, Corell urge a los dirigentes a que alcancen "un pacto por la educación" con el que remen todos "en la misma dirección para que no haya cambios cada pocos años".

Además, reconoce que el nombramiento de Pedro Duque como ministro de Ciencia, Innovación y Universidades le ilusionó, al ser "una figura de fuera del ámbito académico, pero con mucho prestigio y con la capacidad de tener una visión más fresca y menos viciosa".

Alfredo Corell
Alfredo Corell, durante la actividad divulgativa 'Tus defensas salen de cañas'.

En los últimos Presupuestos Generales del Estado y aunque la Educación es una competencia cedida a las autonomías, el Gobierno ha aprobado una partida de 2.722 millones de euros a este ámbito, un 5,9% más que el año pasado, que a su vez ya fue un 3% más que el de 2017. Este incremento, por muy alto que parezca, está por debajo de las cifras alcanzadas antes de la crisis, cuando se superaron los 3.000 millones.

"Cada pequeño paso puede importar, pero desde luego que no es suficiente. Tenemos una plantilla muy envejecida y a los nuevos profesores se les ponen grandes zancadillas para llegar a los puestos de titular. El incremento en la partida es una buena señal, pero seguramente solo sirva para poner tiritas a heridas que son ya muy sangrantes", advierte Corell, que pide un "cambio profundo en el sistema".

"Estamos en peligro de retroceso"

El 27 de noviembre del 2018, Alfredo Corell publicó un mensaje en su perfil de Facebook denunciando un cartel encontrado en su facultad en el que se le tachaba de "maricón y socialista". "Fueron muchos carteles pequeños en el suelo y escaleras de la facultad que aparecieron tres veces y que retiraron los servicios de limpieza de madrugada y un profesor de departamento. Yo no los vi, me enteré de rebote 10 días después", explica.

Los insultos, "maricón y socialista", le provocaron una sensación de enfado y de asombro: "Maricón indica una intolerancia clarísima, pero socialista... intentar utilizar socialista en el día de hoy es como muy casposo, viejuno. Son cosas que no son normales. Estas personas tienen que aprender normas de convivencia, de tolerancia, de vivir en las diferencias y entre diferentes".

Además, también reconoce que su primera reacción fue la de asustarse, ya que hay días que sale del trabajo "bastante tarde". "Y estamos viendo cosas que pasan en esta España convulsa", se lamenta. Después, tras denunciarlo a la Policía, que se encuentra investigando los hechos, decidió publicarlo en Facebook porque "hay que dejar de ser condescendientes y empezar a denunciar". "En España hemos alcanzado niveles de tolerancia y libertad envidiables, pero estamos en peligro de retroceso", avisa.

Ponerle cara al autor es algo que le provoca a la vez pánico y deseo, ya que de momento tampoco sabe si ha sido un profesor o un alumno. Admite que la primera semana fue la más difícil porque no podía saber si se cruzaba con el autor en los pasillos, en clase, etc. "No te podías quitar de la cabeza si estaría ahí. Era una sensación muy difícil", resume.

En ese contexto, Corell vive con perplejidad el ascenso de partidos de ultraderecha en España y en otras partes del mundo. "Es un movimiento mundial. Creemos que lo que hemos conseguido lo tendremos para siempre, pero no es así. Es tan importante mantener lo que tenemos como conseguir cosas nuevas", avisa Corell, que subraya en cualquier caso que se ha sentido siempre querido y apoyado por su marido, familia, amigos y por la sociedad en general.

El reconocimiento como mejor profesor universitario de España es una muestra más de ello.

Lutton Gant
Alfredo Corell, en una sesión de fotos.

EL HUFFPOST PARA IKEA