POLÍTICA
30/01/2019 22:53 CET | Actualizado 30/01/2019 23:27 CET

Ni contigo ni sin ti

Iglesias abronca a los 'errejonistas' pero se abre a negociar con Más Madrid tras formar una candidatura propia

EFE
Reunión del Consejo de Podemos

Un día de emociones fuertes en Podemos. De ausencias y presencias. De llamadas y de estrategias de cara al futuro. La trascendental reunión del Consejo Estatal Ciudadano se ha saldado con una apertura a negociar por parte del sector de Pablo Iglesias con la plataforma Más Madrid que encabeza Íñigo Errejón, aunque rechazando la incorporación inmediata y dejando en manos de la gestora madrileña la candidatura.

Según fuentes de la dirección de Podemos consultadas por El HuffPost, ha habido acuerdo en que será la dirección interina de Madrid la que "gestione y coordine la candidatura autonómica". Y, posteriormente, "trate de sumar a otros actores, entre ellos a IU, Equo, colectivos y personas de la sociedad civil y al nuevo partido de Íñigo Errejón".

Traduciendo del lenguaje podemita, se trataría en principio de que el partido monte su propia candidatura y luego entable negociaciones con el resto para ver si van en la misma lista o no en las elecciones de mayo. De esta manera, se zanja levemente la crisis interna y se gana tiempo para futuras conversaciones. La idea es que Podemos tenga candidato propio pero se sentará para hablar de una candidatura más amplia con Errejón, principalmente por la presión que han ejercido los barones territoriales en este sentido.

Ni Pablo Iglesias ni Íñigo Errejón han querido verse las caras este miércoles en la reunión del máximo órgano entre asambleas del partido, pero han movido sus hilos. Y el primero ha intentado rebajar un poco la tensión al mediodía -vía Facebook- diciendo que Íñigo "no es un traidor" y apelando a que debe ser un "aliado" de Podemos, aunque situando a su antiguo mejor amigo fuera del partido. Más tarde llegaría una bronca telefónica.

EFE
Clara Serra

Errejón no ha ido para evitar tensiones con la actual dirección -que le había pedido públicamente que no lo hiciera-. El exdiputado se ha sentido "vetado", pero sigue insistiendo en su idea de liderar esa plataforma pactada con Manuela Carmena para el 26-M, esperando que finalmente Podemos se una a ella.

La idea con la que han salido los participantes, según ha explicado la portavoz adjunta en el Congreso, Ione Belarra, es que ha habido casi unanimidad en que la decisión la adopten los "compañeros de Madrid", que según apunta están en una "situación complicada", y puedan resolverlo "construyendo una candidatura propia". No obstante, no se ha votado ningún documento concreto, han indicado consejeros presentes.

Podemos Madrid se encuentra ahora mismo bajo las órdenes de una gestora tras la dimisión el viernes pasado de su entonces líder, Ramón Espinar, por las discrepancias en torno a la confluencia con Errejón. Esta dirección interina está ahora dominada por 'pablistas'.

Una reunión que ha durado más de cinco horas y a la que han llegado los cerca de ochenta miembros del Consejo nerviosos y ante mucha expectación mediática -a la prensa no se le ha permitido acceder a la sede de la calle Princesa y esperaba a los grandes protagonistas en la calle-.

PODEMOS
Montero

Bronca telefónica

El mando de la cita lo ha tomado Irene Montero, portavoz en el Congreso y al estar Pablo Iglesias de baja por paternidad. No obstante, el líder morado ha decidido cerrar la cita vía llamada telefónica y abroncando a los 'errejonistas' por no haber planteado este debate anteriormente en los órganos de dirección.

De todas formas, a pesar de la dureza del momento, se ha intentado entablar un debate sosegado y con madurez. Principalmente por la presión de los líderes territoriales, que han expresado mayoritariamente la opinión de que se debe negociar con Errejón y Carmena de cara a las elecciones autonómicas. Su principal interés es la unidad y que se suavice el ruido interno de cara al superdomingo de mayo, en el que muchos se juegan las instituciones autonómicas y municipales.

La mayoría de los presentes ha entendido que se debe negociar con Errejón, pero hay discrepancias sobre si se debe ir bajo la misma papeleta y programa político o se puede intentar con proyectos diferentes. Desde el sector de Errejón está claro: van a ir bajo el paraguas de Más Madrid, con o sin Podemos.

PODEMOS
Podemos

La reunión se ha celebrado a puerta cerrada. Fuentes de la dirección explican que ha sido un debate "extenso, tranquilo y sincero". Y ponen de relieve que en algunas intervenciones se ha destacado que Podemos es "la herramienta del cambio político". Además, miembros cercanos a Iglesias han resaltado que "el movimiento secreto de Íñigo ha sido un error y ha hecho mucho daño".

La posición de Iglesias quedaba marcada en esa entrada de Facebook al mediodía en la que admitía que "Íñigo, a pesar de todo, no es un traidor, sino que debe ser un aliado de Podemos", pero avisaba: "Mientras una Asamblea Ciudadana no decida nuestra autodisolución o nuestro fin como referente electoral, en Podemos las decisiones las toman los inscritos y los espacios colectivos".

Esto supone un giro respecto a la estrategia, ya que en un primer momento Iglesias lo consideró una traición y dijo que Podemos iría con una candidatura diferente a la de Más Madrid.

Tal y como está la situación será crucial la reunión que tendrá lugar el próximo lunes, convocada por Izquierda Unida, y a la que está previsto que acudan representantes de Podemos y de Más Madrid para ver cómo encaran las izquierdas la trascendental cita del 26 de mayo en la Comunidad de Madrid.

El culebrón de la lista seguirá. ¿Acabarán en la misma papeleta?