BLOGS
25/02/2014 21:39 CET | Actualizado 27/04/2014 11:12 CEST

¿En qué país vive, señor Rajoy?

Señor Rajoy, ¿en qué país vive usted? ¿Pero en qué país, señor Rajoy? ¿En qué país vive usted?

Usted ha venido a decirnos tres cosas. La primera, que lo peor ha pasado ya. La segunda, que usted ha hecho lo único que podía hacer; que no tenía otro remedio que hacer lo que ha hecho. Y la tercera, que no le gusta mucho lo que ha hecho estos dos años. Y yo le digo, señor Rajoy, que son tres mentiras, tres. Primero, porque para millones de españoles las cosas peores están por delante. Segundo, porque usted ha tenido opciones distintas, distintas opciones, y usted ha optado siempre contra los más débiles. Y tercero, porque usted, con la crisis como coartada, ha hecho lo que la derecha española siempre quiso hacer y ni tan siquiera se atrevió a plantear públicamente. Tres mentiras, señor Rajoy, tres.

REFORMA FISCAL

Usted ha subido todos los impuestos, todos. Hoy trae aquí una reforma de impuestos. Le voy a decir varias cosas. Ha anunciado una medida: la gente que gane menos de 12.000 euros de IRPF no pagará impuestos. Le hago tres preguntas, que espero que me aclare. ¿A cuánta gente beneficia? ¿Cuánto cuesta a la hacienda pública? ¿Si alguien gana 12.500 le afecta o no le afecta? ¿Y 13.000 y 14.000? Simplemente quiero que me lo aclare. A cuántos afecta. Y le voy a decir una cosa más, y lo afirmo: aunque usted haga eso que ha dicho, yo digo que esas personas a las que va a quitar el IRPF en todo caso van a pagar más impuestos que cuando ustedes llegaron. Más impuestos. Por el IVA, por el IBI... Por tanto, no les van ustedes a reponer en el 2011, les van a hacer una mejora sobre el IRPF.

Vamos a discutir su reforma de impuestos. Vamos a poner encima de la mesa la nuestra. Vamos a hacer una discusión que creo que es pertinente desde el principio que compartimos. Creo que la diferencia fundamental entre la suya y la nuestra es justamente el tratamiento de la riqueza. Porque nosotros queremos que la gente pague por lo que tiene y lo que tiene es lo que gana, lo que hereda y lo que posee. Esto, que es lo que no se paga en España por los grandes patrimonios. Y ese impuesto nos permitiría justamente hacer un esfuerzo con las clases medias trabajadoras, que nosotros creemos que hay que elevar hasta 16.000 euros, para pensionistas, para familias con un hijo, para parados ... 16.000, naturalmente prorrogados proporcionalmente a toda la escala. Esa es nuestra propuesta.

EMPLEO

Trae aquí una medida que es una rectificación en toda la regla. Cómo no va a tener una rectificación si usted ha tenido 300.000 contratos indefinidos menos en el 2013 que en el 2012. 300.000. Me plantea algunas dudas: le voy a decir dos. La primera, que es injusta, que no es posible, porque un contrato de 600 euros se ahorra 100 y uno de 3.000 se ahorra, si no me fallan los cálculos, 1.700. No es razonable.

Pero lo más importante: es tanta la incentivación de la precarización que ustedes han puesto que no va a valer para nada, porque 100 euros a alguien no le dan para contratar indefinido cuando tiene a mano la pléyade de precarizaciones que ustedes le han puesto encima de la mesa. Le va a pasar lo mismo que con su contrato estrella: emprendedores, un año de despido libre... Nada.

Es que ustedes tienen que cambiar la reforma laboral, el fondo, porque la precarización nace de las entrañas mismas de una reforma concebida para eso, señora Báñez, exactamente para eso, para precarizar el empleo.

La poca contratación de jóvenes que ha habido se ha desplazado hacia el contrato de fomento y aprendizaje que ustedes se han encargado de precarizar adecuadamente bajando las condiciones de formación y permitiendo el encadenamiento de los contratos, de forma tal que en España un joven puede entrar con 16 años de aprendiz y seguir de aprendiz hasta los 30 años. Esa es la realidad de su precarización. Y han quitado ustedes del contrato de formación no solo horas, han quitado por ejemplo el objetivo de conseguir el título de secundaria obligatoria.

FINANCIACIÓN

Hemos dicho en esta tribuna que creemos que hay que impulsar el crecimiento y el empleo desde las administraciones públicas; que creemos que en tanto el consumo privado no tira, tiene que tirar el consumo público, tiene que tirar la Administración pública, y hemos propuesto un plan que le mandamos a usted. Callada por respuesta. Nadie nos ha dicho nada.

Es verdad que usted hablaba aquí de algunas medidas de crecimiento, de algunas; por ejemplo, del crédito; oiga, lo que ha traído y nada es todo uno. Lo más que ha dicho es que a las empresas les van a decir tres meses antes que les van a quitar el crédito; punto. Se puede mejorar el crédito de las empresas, se puede mejorar la I+D con algo un poco distinto que contratar mil licenciados para ciencia; oiga, ¿quién le ha escrito usted eso, señor Rajoy?

Podía haber traído usted algo más para las exportaciones que un plan que lo que consiste, según ha dicho, es en ver cómo gastamos mejor. Podía usted hablar de turismo, de reindustrialización, se puede hablar de la gente que lo está pasando mal, la que no tiene nada. Claro que se pueden hacer cosas. Y sobre todo se pueden hacer de otra manera, con concertación social.

ABORTO

El otro día le pregunté. Le dije que a mi juicio la ley que ustedes preparan va contra la libertad de las mujeres y que además es discriminatoria. Porque si tienes dinero, te vas fuera y ya tienes ley de plazos. Usted me contestó algo que me pareció bastante insólito: hicisteis una hace 25 años y está muy bien, no hay por qué cambiarla... Sí, claro, hay que cambiarla precisamente por eso, porque tiene 25 años, por eso hay que cambiarla.

Es más, le diré: es la misma razón por la que usted no la aceptaba y ahora la acepta. No la acepta porque ve que las cosas han cambiado. A continuación le pregunto: ¿tienen que esperar las mujeres españolas otros treinta años para que llegue usted a la ley de plazos? No.

Le pido que la retire, y le pido que no traiga la ley aquí. Que no pretenda usted extender la moral de la derecha más extrema al conjunto de los españoles, que no lo haga; no obligue a las mujeres y a los hombres a luchar por una libertad que ya teníamos alcanzada, retírela, señor Rajoy, no la traiga.

LEY DE SEGURIDAD

En realidad es una ley de orden público. Ustedes han hecho la siguiente cosa: han sacado del Código Penal un conjunto de infracciones y han aprovechado para subir el número y la cuantía. Hemos pasado de 30 a 57, más infracciones, más duras y además las pone el delegado del Gobierno y no el juez. En esto consiste la ley de seguridad ciudadana. Una ley de orden público como dios manda.

Y la pregunta es por qué ese endurecimiento. ¿Es que hay un problema en España? El ministro del Interior sabe que hay decenas de miles de manifestaciones y se cuentan con los dedos de una mano aquellas en las que hay un problema. ¿Por qué hacen ustedes esto que camina claramente contra la libertad de expresión y manifestación? Con la ley que están intentando aprobar, esas mesas petitorias que usted puso para pedir firmas contra el Estatuto de Cataluña le habrían salido a mil euros cada una.

¿Por qué lo hacen? Solo se me ocurre una razón: para que la gente no proteste contra los recortes que están ustedes pensando. Solo se me ocurre esa razón; no tienen ninguna otra razón.

INMIGRACIÓN

Usted ha dicho que es una política de Estado la política de inmigración. Estoy completamente de acuerdo. Es política de Estado; así la hemos tratado; no quiero volver al pasado; tengo memoria. Política de Estado. Pero a continuación le digo: una cosa es la política de Estado y otra es analizar un suceso dramático que ha sucedido en Ceuta y que le ha costado la vida a 15 personas. Esto es de lo que se trata, de un suceso dramático. No de cuestionar la política de Estado, de un suceso dramático. Se trata de eso. Se trata de la actuación de algunos guardias civiles que han visto el conjunto de los españoles y que ciertamente que no son defendibles.

Creo que debemos saber que pasó. Porque saben, los españoles tienen en la retina grabada muchas acciones de la Guardia Civil salvando náufragos. Y estas no son esas. Esta es una acción de disparo con material antidisturbio sobre gente que está intentando llegar a las playas de España y eso tiene que aclararse, señor Rajoy. Tiene que aclararse justamente por el honor y el respeto que me merece la Guardia Civil. Por eso se lo pido.

Veámoslo aquí, en la Cámara. Examinemos qué pasó, sin prejuzgar lo que ha pasado. Y partir de ahí, primero la verdad y luego la responsabilidad. Si alguien la tiene tendremos que pedírsela. Pero un suceso de esta naturaleza no puede quedarse al margen de la vida parlamentaria.

CORRUPCIÓN

Hay una crisis política. La hay. La había el año pasado. Está peor, Está peor entre otras cosas porque cada semana desde la Audiencia Nacional nos llegan noticias que lo que dicen es que usted nos engañó aquí, en esta Cámara. Y eso no ayuda. Cada semana llega una imputación nueva de un responsable del PP. Van por más de cien en el "caso Gürtel". Y por eso le digo hoy que cuando usted sale aquí y habla de la financiación de los partidos políticos, pero no se da cuenta de que todo el mundo piensa que usted se ha financiado ilegalmente durante veinte años.

Ustedes han presentado una ley de financiación de partidos políticos que declara ilegal lo que ya era ilegal, que es la financiación irregular. Es que no había un vacío. Simplemente lo que hay es una ilegalidad continuada durante veinte años.

Nosotros hemos hecho una propuesta: veamos en una subcomisión todos juntos, los grupos parlamentarios, todo lo que hemos propuesto en materia de corrupción, que son muchas cosas y valiosas. Por supuesto también lo que ha propuesto el Gobierno, faltaría más. Llamemos gente de fuera para que nos asesore, para que mejoremos las leyes y aprobémoslas con mayoría. Con esa credibilidad reforzada de que hayamos participado todos y gente de fuera.

CATALUÑA

El año pasado hablé en esta Cámara del problema territorial de Cataluña. Expliqué por qué creía que teníamos un problema territorial que no solo afecta a Cataluña. Y dije, si no hacemos nada, las cosas irán a peor. Y es verdad que han ido a peor. Hoy la tensión de Cataluña con el resto de España es peor y, por tanto, voy a insistir en algunas cosas de las que dije el año pasado, porque me parece que, si el año pasado eran necesarias, en este momento, empiezan a ser imprescindibles. Partiendo de un principio. Tiene que quedar claro que el Partido Socialista no va a votar a favor del derecho de autodeterminación. Pero, a continuación, decimos que creemos que este conflicto, este problema territorial que, repito, no afecta solo a Cataluña, debe resolverse y creemos que la forma de resolverlo es hacer una modificación consensuada, pactada, limitada, medida de la Constitución.

Hay que abrir un diálogo. Es simplemente abrir un diálogo, tomar nota aquí en la Cámara, tomar nota de que tenemos un problema, Cataluña con el resto de España y el resto de España con Cataluña. Un problema de convivencia que solo se resuelve hablando aquí, en la sede de la soberanía popular. Tomar nota y no limitarnos a decir no, no y no. Eso no va a arreglar el problema, al revés, eso probablemente lo puede poner peor. Abramos un diálogo.

ESPACIO ECO