BLOGS
09/10/2013 07:31 CEST | Actualizado 08/12/2013 11:12 CET

Triunfar en Madrid

La presidenta de la Junta de Andalucía ha significado un cambio de generación, de género y de extracción social que nos era necesario. La mayoría de la población española no votó la Constitución porque no tenían edad para ello y es necesario involucrarla en la gobernación de lo público y que tengan suerte en el empeño.

Se extiende una corriente entre el pensamiento conservador español que, ante los problemas surgidos con algunas autonomías, algunos muy graves como los de Cataluña, plantea como solución recentralizar España, lo cual, además de ser una palmaria estupidez, sería innecesario y perjudicial, porque, aunque las autonomías están muy consolidadas, todavía el centralismo sigue teniendo un enorme fuerza entre nosotros.

Por su posición geográfica y por su carácter de Villa y Corte, para triunfar tienes que hacerlo en Madrid; lo que no ocurre allí es como si no hubiera existido en España. Las noticias nacionales son un 90% madrileñas, contadas por periodistas residentes en Madrid y el resto es de provincias, expresión franquista que todavía se usa con demasiada frecuencia. Tenemos prensa regional que ha crecido mucho, al mismo tiempo que las autonomías, pero hasta que las personas de la "periferia" no somos noticia en los medios capitalinos no hemos triunfado. Y esto sirve también para la información digital, centralizad en su mayoría en la capital del reino.

Viene todo esto a cuento de la intervención de la presidenta de la Junta de Andalucía en un importante foro político madrileño, que también se celebra en las Comunidades Autónomas., pero que cuando ocurre en Madrid adquiere mucha más importancia mediática. Era la presentación de nuestra presidenta en la Villa y Corte, era enorme la expectación despertada y aun más impresionante ha sido el resultado obtenido. El día 3 de octubre l@s madrileño@s la descubrieron. Vieron a una mujer que muchos conocíamos desde hace años, que otr@s habían descubierto en su debate de investidura a principios de septiembre y que España entera conoció ese día. Se trata, simplemente, de una política de raza, socialista, joven, enérgica e inteligente, con capacidad para exponer los problemas y proponer las soluciones que se precisan.

Abordó los asuntos de actualidad con resolución y contundencia, sin olvidar ninguno y respondió a todas las preguntas que en el coloquio se le formularon, con el gran sentido común, rapidez, y humor, cuando era necesario, que ya había desplegado a lo largo de su importante y novedosa intervención.

La presidenta de Andalucía en Madrid destacó el gran problema que significa la desafección de la ciudadanía hacía la política, que ante tantos recortes e impuestos, se pregunta por su sentido, rechazándola por inútil. Habló de transparencia, de lucha contra la corrupción, de que la creación sostenida de empleo es tarea de las empresas y por eso hay que ayudarlas a crecer. Que nos estamos jugando en qué condiciones vamos a salir de la crisis; habló de exclusión social (el 27% de la población española está en riesgo de caer en ella, según Eurostat); que la brecha social se agranda en España y que desde Andalucía se resiste a recortar las políticas sociales, a pasar de lo difícil que lo está poniendo el Gobierno con esos presupuestos, que se llaman de la recuperación y que cuando se conocen demuestran que no lo son.

"¿En qué datos se apoya el Gobierno para estimar que se van a recuperar el consumo y la inversión?", se pregunta. "Si el empleo disminuye, si los salarios no crecen, si las pensiones y las remuneraciones de los funcionarios se congelan, si el IRPF se mantiene la subida de 2012, si se reducen las prestaciones públicas o se implantan tasas y copagos, ¿cómo es que va a crecer el consumo? Si el dinero de los bancos no circula, si los empresarios no encuentran crédito, si el crédito oficial no llega a las empresas, si las Administraciones Públicas vuelven a reducir sus niveles de inversión, ¿cómo es que va a crecer la inversión privada?" Y concluyó afirmando que "a la crisis económica y social y a la desafección política se une la existencia de una autentica crisis del modelo territorial".

También habló de Cataluña y de los errores de todos, más, sin duda, de los del PP, que ni antes ni ahora saben cómo abordar, cómo hacer un dialogo sincero sobre este grave problema que tenemos tod@s. Ante el "tancredismo" de Rajoy le propone un pacto por la regeneración y el crecimiento y otro entre generaciones que ayude a resolver el problema de las pensiones.

Un gran discurso, de fondo y forma, de una gran política que habían pintado como una indocumentada. Una política que conocíamos bien en el PSOE de Andalucía y a quien Griñán vio cualidades para la gestión cuando la hizo consejera de presidencia e Igualdad. No ha nacido una estrella, como alguien ha dicho. Se le ha conferido responsabilidad a una gran política, mujer y joven, que conseguirá que nuestra tierra, con todos sus problemas, siga mejorando la vida de su gente, en condiciones de igualdad y solidaridad.

La presidenta de la Junta de Andalucía ha significado un cambio de generación, de género y de extracción social que nos era necesario. La mayoría de la población española no votó la Constitución porque no tenían edad para ello y es necesario involucrarla en la gobernación de lo público y que tengan suerte en el empeño. De la política se deben encargar mayores y jóvenes, hombres y mujeres, del centro y de la periferia, sin exclusiones. Será mejor para todos y todas.

EL HUFFPOST PARA IKEA