BLOGS
03/08/2015 07:06 CEST | Actualizado 02/08/2016 11:12 CEST

7 razones por las que Twitter está muerto y sólo una cosa lo puede salvar

1.Su incapacidad para generar tráfico.

Este siempre ha sido el gran problema de la red del pájaro azul: mientras Facebook ha tenido que inventar un algoritmo para limitar su efectividad y hacer que las marcas tuvieran que pagar, Twitter sigue buscando una manera de hacer que los usuarios hagan clicks, sin mucho éxito. Las twitter cards mejoraron algo los ratios pero, excepto casos muy específicos, Twitter no genera tráfico. Y según el reporte de Shareaholic, no sólo es que no genere casi tráfico, es que cada vez lo hace menos.

2015-07-31-1438334181-2810990-Capturadepantalla2015073111.16.07.png

2. Su incapacidad para generar leads

Aquí también las cards han sido determinantes, crearon un tarjeta específica de generación de leads. La idea era buena. Los resultados, no. Hoy en día, incrementar la base de datos de las marcas para campañas de prospección de clientes es una prioridad absoluta y, si las tarjetas de leads funcionaran, hubieran sido un salvavidas para Twitter. Hay que salir de España para encontrar casos de éxito

3. La ineficacia de su publicidad

Muchos somos los interesados en que la publicidad de Twitter funcione y podamos hacer campañas relevantes para las marcas que gestionamos. No es así. Sus CPMs son disparatados en relación a Facebook, y su eficacia es similar al ineficaz display.

4. La falta de modelo de negocio.

A día de hoy, Twitter es una máquina de perder dinero. Su CEO ha reconocido públicamente que, aunque han mejorado este año, aún están lejos de ser rentables. Muy lejos. En el segundo semestre del año, han perdido 137 millones de dólares, casi lo mismo que se dejaron el año pasado.

5. Su evolución en bolsa

Hace dos días, Twitter volvía a caer en un bolsa un 10% después de presentar sus resultados semestrales y, en lo que va de año, lleva una caída de nada más y nada menos que del 40%.

2015-07-31-1438334113-645674-Capturadepantalla2015073110.03.20.png

6. El estancamiento en el número de usuarios

La puntocom pasó hace mucho su viral loop y ahora crece despacio, muy despacio. Este segundo trimestre, los usuarios activos se han incrementado sólo un 15%. A día de hoy, Facebook ha superado con creces la barrera de los 1.400 millones de usuarios, mientras Twitter lucha desde hace meses por llegar a los 400 millones. Y no es seguro que lo vaya a conseguir. Aún está por ver si Twitter llegará a ser un medio de comunicación de masas.

7. La falta de liderazgo y la fuga de talento.

El 12 de Junio, su CEO, Dick Costolo, dejaba Twitter, y su lugar lo ocupaba Jack Dorsey, uno de los fundadores. Las razones de la marcha de Dick no están claras, pero todo apunta a que no haber sido capaz de crear un modelo de monetización ha sido el detonante.

Antes de Dick estaba Evan Williams, hoy exitoso fundador de Medium y, para muchos, el verdadero genio detrás de Twitter. Pero en lo que va de año, no sólo Dick ha abandonado el barco, el director de producto se marcha a Dropbox, y su vicepresidente, a Youtube.

Pero hay una cosa que lo puede salvar. Sólo una. Los datos. Twitter es a día de hoy una de las pocas fuentes de datos abiertas con datos personales. La API de Twitter permite acceder a datos de millones de personas en todo el mundo. Muchos de ellos, insustanciales a primera vista, pero determinantes para entender patrones de consumo o tendencias políticas. Justo lo que el mercado quiere.

Si la red es capaz de seguir creciendo -y, como hemos visto, esto está en seria duda- y se convierte en una red de masas, los usuarios les haremos ganar dinero. No serán ni los anuncios, ni las marcas, será ese tuit que acabas de poner sobre tomar una caña en la playa el que salvará a Twitter de una muerte segura.

NOTICIA PATROCINADA