BLOGS
26/10/2015 07:15 CET | Actualizado 25/10/2016 11:12 CEST

Envidia europea

mirofonos Un elevado número de norteamericanos sabe contarte una historia, independientemente de su nivel de conocimiento y preparación. Ayudan muchas cosas, como que el optimismo es la norma y que el sistema educativo está concebido, no tanto para adquirir conocimientos, como confianza.

GTRES

Hace poco, charlaba con un conocido músico español después de un concierto en una pequeña universidad norteamericana. Tomando una copa de vino, me preguntaba con interés por qué los americanos eran tan buenos hablando y presentándose en público. Por supuesto, les dije que era porque la educación les prepara para ello desde la más tierna infancia, exponiéndoles a performances de diverso tipo en clase y fuera de la clase.

Imitaciones, actuaciones, obras de teatro, conciertos de navidad, y un sinfín de momentos en que hay que dar la cara. En la universidad, los cursos de public speaking son obligatorios en muchos grados. Pero, sobre todo, si uno no quiere verse condenado al ostracismo, a un cierto nivel de marginalidad, tiene que saber hacerlo, o al menos intentarlo, muchas veces.

Resultado: que un elevado número de norteamericanos son buenos story tellers, saben contarte una historia independientemente de su nivel de conocimiento y preparación. Por supuesto, ayudan muchas otras cosas, como que el optimismo es la norma y que el sistema educativo está concebido, no tanto para adquirir conocimientos, como confianza.

Por ejemplo, a uno siempre le sorprende lo indulgentes que los americanos son con el conocimiento de lenguas extranjeras. Aunque apenas conozcan los rudimentos de un idioma, muchos creen que eso equivale a hablarlo un poquito. Si son capaces de entender unas cuantas frases e hilar mínimamente una conversación, hay bastantes que dicen que hablan ese idioma de forma fluida.

Exceso de confianza, o quizás que, en un país en el que el monolingüismo es la norma incluso entre las élites intelectuales, y hasta cierto punto se sigue considerando un rasgo positivo, un conocimiento rudimentario de otra lengua se considera una conquista.

Pero a lo que iba, los norteamericanos no se avergüenzan de que la forma sea la sustancia. Algo que tienen muy claro en los procesos de selección a la hora de determinar quién deber ser el líder de lo que sea.

En cierto sentido, aunque es cierto que es una sociedad mucho más intransigente con la mentira y menos cínica que las europeas (sirva como botón de muestra el caso Volkswagen), lo que se dice o cómo se dicen las cosas tiene igual o más importancia que la realidad objetiva. Crear un paquete y colocarle un lacito, o poner en un papel cosas que a los europeos les resultarían obvias, forma parte del ethos norteamericano.

Los europeos se ríen de ello, lo consideran un rasgo de superficialidad, de inautenticidad e incluso de falta de inteligencia.

Sin embargo, secretamente les envidian y matarían por saber presentarse en público como lo hacen ellos.

ESPACIO ECO