TENDENCIAS
30/11/2020 12:18 CET | Actualizado 30/11/2020 13:08 CET

Ángela Molina, Goya de Honor 2021

La actriz recogerá el galardón en la gala del próximo 6 de marzo en Málaga.

NurPhoto via Getty Images
Ángela Molina en la alfombra roja de los Premios Fotogramas de Plata 2018.

La actriz Ángela Molina recibirá el Goya de Honor 2021, según ha informado la Academia de Cine este lunes. De esta forma, la Academia reconoce “la trayectoria excepcional de esta compañera tan querida por todos por su autenticidad, su talento indiscutible y su especial sensibilidad”.

La Junta Directiva de la Academia de Cine ha decidido otorgar este premio honorífico a la actriz madrileña, “protagonista de numerosos títulos indispensables del cine español y europeo”. Molina, de 65 años, ha sido calificada por la Academia de cine como “uno de esos milagros que ocurren de vez en cuando en el cine español”.

Hija del cantante y actor, Antonio Molina, la actriz tiene una prolífica carrera en el cine español y francés. Ha participado en más de 40 películas, entre ellas títulos como Ese oscuro objeto de deseo (1978), Carne Trémula (1997), La mitad del cielo (1986) o Las cosas del querer (1989). A lo largo de su carrera ha trabajado con cineastas de la talla de Luis Buñuel —su gran descubridor—, Gerardo Vera, Julio Medem, Jaime Chávarri, Pablo Berger e incluso Ridley Scott.

El Goya de Honor se suma a otros muchos galardones recibidos por la intérprete como han sido el Premio Nacional de Cine, la Medalla de Oro de la Academia, la Concha de Plata, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Además, fue la primera actriz española en alzarse con el premio David de Donatello a la Mejor actriz protagonista por su trabajo en Camorra: Contacto en Nápoles (1986).

El reconocimiento ha sido recibido con gran alegría por la actriz, quien ha señalado en declaraciones recogidas por la Academia de cine que la noticia le “llenado el corazón”. “Hace unos días estuve en la Academia, y cuando vi el busto gigante del maestro Goya  le miré y sentí algo como muy familiar, y resulta que me lo voy a encontrar en mi casa dentro de poco”, ha añadido.

“Los premios te vienen en momentos determinados. Cuando estuve nominada por primera vez al Goya por La mitad del cielo, pensé que me lo iban a dar. Fue para Amparo Rivelles, por Hay que deshacer la casa, y pensé: Amparo es mayor, yo tengo tiempo. Y ahora me toca a mí, que soy mayor –tiene 65 años–. Todo es muy hermoso, todo está en su lugar, viene cuando tiene que ser, si es que tiene que ser”, ha manifestado la actriz.

Su trayectoria

Nacida en Madrid el 3 de octubre de 1955, Ángela Molina es la tercera de los ocho hijos del actor y cantante Antonio Molina. Al igual que sus hermanos, Molina entra en el mundo de la interpretación muy joven. Estudió ballet clásico, danza española y arte dramático en la RESAD y durante años se dedicó a trabajar en el circo en Francia.

A los 19 años protagoniza su primera película No matarás (1974) de César F. Ardavín y, desde entonces, se dedicará íntegramente al cine. A pesar de ser una de las actrices más reconocidas durante la Transición española, Molina se desvinculó en todo momento del movimiento del destape y opta por protagonizar cintas como La ciudad quemada (1976) de Antoni Ribas o La Sabina (1979) de Luis Burau.

 

Su gran salto al público lo dio en 1977 cuando fue elegida por Luis Buñuel para protagonizar Ese oscuro objeto de deseo junto a Fernando Rey. Desde entonces, el cineasta se convertiría en su gran padrino que la llevaría al gran escaparate del cine europeo. De ella, Buñuel dijo que tenía “el rostro de una virgen pagana”, con lo que reafirmaría los fuertes rasgos de la actriz.

Durante los años 80, Molina protagoniza varias cintas en Francia, Italia, Alemania e incluso empieza su incursión en el cine estadounidense. En esta época protagoniza Operación Ogro (1980) de Gillo Pontecorvo, Bearn o la sala de muñecas (1983) de Jaime Chávarri y La mitad del cielo (1986), de Manuel Gutiérrez Aragón con la que se alzaría con la Concha de Plata del Festival de San Sebastián. 

En la década de los 90 su proyección y cantidad de proyectos le hacen rechazar otros muchos como Las edades de Lulú (1990) de Bigas Luna, la cual se negó a hacer por considerar “escabrosas” muchas de las escenas. En estos años participaría en Le voleur d’enfants (1991) junto a Marcello Mastroianni y en la superproducción 1492: La conquista del paraíso (1992) de Ridley Scott.

En 1997 participa en la cinta de Pedro Almodóvar, Carne Trémula, tras varias negativas a protagonizar proyectos del manchego como ¿Qué he hecho yo para merecer esto? En 2009 daría el segundo sí al cineasta con su participación en Los abrazos rotos.

Madre de la también actriz, Olivia Molina, Ángela Molina sigue hoy en día vinculada al cine europeo y al cine de autor a pesar de haber participado también en proyectos de la pequeña pantalla como la serie Gran Reserva (TVE), la cual protagonizó hasta su final en 2013 o su reciente papel protagonista en La valla (Antena 3).

Photo gallery Los actores y directores que siempre están nominados en los Goya See Gallery