Comic Sans no es una tipografía tonta ni hortera

El doctor Emilio Bouza escribió su carta de dimisión con este tipo de letra.

“Ha dimitido en Comic Sans”. La renuncia de Emilio Bouza como portavoz del grupo covid-19 de Madrid a última hora del sábado acaparó gran parte de la conversación el fin de semana. Primero por el caos en el que está sumido la Comunidad de Madrid y, segundo, porque el doctor escribió su carta en Comic Sans.

Varios tuiteros apuntaron que la decencia de Bouza era tal, que podía permitirse el lujo de dimitir en Comic Sans, mientras que otros lo vieron como un síntoma del peligroso surrealismo de la situación en Madrid. Comic Sans es una de las tipografías más denostadas, tanto que en 2013 una pareja de diseñadores gráficos puso en marcha una web para intentar prohibirla.

Muchos la consideran infantil y poco apropiada para utilizar en el ámbito profesional, aunque algunos de los eventos más relevantes de los últimos años se han presentado utilizándola. Para muestra, el descubrimiento del Bosón de Higgs.

No es que Comic Sans sea tan válida como cualquier otra, es que para algunos puede ser la mejor. Es el caso de las personas con dislexia, que sufren un trastorno de aprendizaje que afecta la lectura y escritura. La Asociación Británica de la Dislexia y la española Madrid con la dislexia recomiendan el uso de esta tipografía, ya que facilita la lectura.

Diseñada en 1994 por Vincent Connare para Microsoft, cada letra de Comic Sans tiene una forma única e irregular, por lo que es más fácil de identificar. Es útil, por ejemplo, para distinguir entre la b/d, la p/q y la n/u que, en algunas tipografías como Times New Roman pueden producir un efecto espejo.

En 2010, la Universidad de Princeton puso en marcha un experimento que concluyó que también favorecía la concentración. Para la prueba se dividió a varios estudiantes de psicología en dos grupos para leer el mismo texto escrito con dos tipografías diferentes. Después los distraían para hacer un examen sobre lo que habían leído. Los alumnos que leyeron el texto en Comic Sans obtuvieron un punto más de media que el otro grupo.

Internet vintage: primeros diseños