Conflicto de intereses de Mauricio Casals en el negocio televisivo

La empresa familiar del consejero de Atresmedia amplía su participación en la entidad que gestiona la publicidad de una docena de canales de su propia competencia.
Mauricio Casals, en un acto / Getty Images
Mauricio Casals, en un acto / Getty Images
Mauricio Casals, en un acto / Getty Images

El presidente de La Razón y consejero de Atresmedia, Mauricio Casals, descolgó el teléfono hace unos meses para proponer a Blas Herrero -dueño de Kiss Media- comprar conjuntamente el paquete de acciones que Disney poseía en Pulsa Media Consulting, la agencia que comercializa con la publicidad de más de una docena de canales de televisión privados y que dirige su propio hijo, Manuel Casals. Según ha podido confirmar El HuffPost, los empresarios llegaron a un acuerdo y el pasado 13 de octubre se firmó la operación valorada en “decenas de millones”.

Antes de la firma, en los registros empresariales de Pulsa no aparece directamente el nombre de Mauricio Casals, sino que su presencia se encuentra camuflada detrás de la sociedad LEVY XXI -administrada hasta hace un mes por su hija Bárbara- con una participación del 22,58%. Las fuentes consultadas explican que Manuel es “quien lleva la empresa”, pero “quién está detrás de las acciones y los negocios es su padre, Mauricio”.

El presidente de 'La Razón', Mauricio Casals. Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images.
El presidente de 'La Razón', Mauricio Casals. Europa Press Entertainment/Europa Press via Getty Images.
Europa Press News via Getty Images

El propio Mauricio Casals ha afirmado en conversación con El HuffPost que toda esta operación “es cosa de Manuel”, su hijo, y que él personalmente no se encuentra involucrado empresarialmente en ningún caso con Pulsa, a pesar de estar “muy orgulloso” de dicho negocio. Asimismo, ha reiterado que en 2009, tras ser nombrado miembro del Consejo de Administración de Atresmedia, “tuve que sacar la participación familiar que tenía” y romper lazos con la comercializadora.

Sin embargo, el Registro Mercantil deja constancia de su estrecha relación con la entidad que posee casi el 23% de las acciones de Pulsa. Y es que, Casals fundó LEVY XXI en 2001, la presidió hasta 2005, fue consejero delegado hasta 2018 y empalmó este cargo con el de apoderado solidario un año más hasta 2019. Las fuentes cercanas a Pulsa lo repiten: “Es Casals padre quien mueve las relaciones y las negociaciones”.

En esta ocasión el hombre fuerte del grupo Planeta (matriz de Atresmedia y La Razón) quería sacar a Disney de la empresa. Según aseguran las voces cercanas a la operación, llevaba tiempo pensando cómo “quitarse de en medio” a Disney, accionista mayoritario (51%), debido a que “las discrepancias” entre los Casals y el CEO de la compañía norteamericana en España, Simon Amselem, habían alcanzado un nivel insostenible.

En este contexto, el consejero de Atresmedia tomó la decisión de lanzar una oferta al conglomerado por su paquete de acciones al completo. Teniendo en cuenta el importante desembolso que suponía este movimiento, Casals tuvo que recurrir a la asociación con un tercero. Sin embargo, que el elegido fuese Blas Herrero es lo que más ha desconcertado a los entornos de ambos.

“Una alianza antinatura”

“Es una alianza antinatura”. El entrecomillado lo pronuncia alguien que conoce de primera mano el pasado conjunto de los ejecutivos y que pertenece a un sector para el que resultan “incomprensibles” las intenciones de Mauricio Casals en este asunto. Son varios los motivos que refuerzan la ‘rareza’ del nuevo tándem y ninguno de ellos cuenta -por el momento- con una explicación.

Uno de los puntos más llamativos de la operación es el hecho en sí mismo de que el alto cargo “que marca la línea editorial” de uno de los grupos televisivos más importantes de España haya tomado la decisión de ampliar ahora su participación en un negocio que ‘atenta’ contra “sus verdaderos intereses”: la supervivencia y el beneficio de Atresmedia.

Según Mauricio Casals, tras dicha inversión, “Manuel Casals” se habría quedado “aproximadamente con un 50% de la compañía”, Blas Herrero con un 30% y Sony con alrededor de un 20%. De esta manera, la familia del hombre fuerte de La Razón se habría posicionado como accionista mayoritario de la agencia tras la operación.

Atresmedia
Atresmedia
Atresmedia

Las voces consultadas explican que desde que comenzara a tomar fuerza hace algunos años la ‘oposición’ televisiva y publicitaria de lo que se conoce como el “duopolio” de la publicidad en televisión -supuestamente formado por los gigantes Atresmedia y Mediaset- todo parecía apuntar a que Casals (padre) rompería lazos profesionales con Pulsa “por coherencia” y por un previsible conflicto de intereses.

Es importante recordar que ya en 2017 las pequeñas cadenas de TDT agrupadas en la Asociación Española de Televisiones Privadas Digitales Terrestres se plantearon la posibilidad de crear una comercializadora de publicidad propia. El motivo principal era que consideraban que Pulsa no terminaba de alinearse con sus intereses por la influencia de Casals y sus cargos en el ‘mastodonte’ televisivo.

Sin embargo, las aguas volvieron a su cauce y Pulsa Media continuó gestionando los espacios publicitarios de 13 grupos de comunicación entre los que se incluían The Walt Disney Company, Grupo Discovery, Grupo Paramount, Hearts, NBC Universal, Grupo Sony, Real Madrid, Grupo AMC Networks, Warner Media, TRECE (Conferencia Episcopal), BOM Cine, Grupo Kiss Media y TEN (Mediapro).

En la actualidad, y con el delicado momento que vive la publicidad, “es imposible conocer el porqué Casals, lejos de retirar su participación en la entidad, incrementa su apuesta por su propia competencia (...) Sus movimientos empresariales suelen estar rodeados de muchas tinieblas”, comentan fuentes cercanas a la operación.

Pelea en los tribunales

Por si el caso particular de Mauricio Casals no fuera suficiente, a la noticia se le suma la evidencia de que Blas Herrero haya sido el socio elegido para tal inversión después de que la Justicia imputara hace un año al presidente de La Razón por el presunto espionaje a Kiss FM y Blas Herrero en el marco del ‘Proyecto Brod’, la pieza número 18 del conocido ‘Caso Tándem’, donde el principal investigado es el polémico excomisario José Manuel Villarejo.

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, le citó a declarar poco después de que Javier Pérez Dolset aportara dos audios en los que el secretario del consejo de Planeta, Luis Elías, hablaba presuntamente de pagar un anticipo de 20.000 euros a Villarejo para investigar un arbitraje a la emisora Kiss FM. Concretamente, según explicó él mismo, se pretendía investigar al árbitro que falló a favor de Blas Herrero.

Blas Herrero
Blas Herrero
JAVIER BARBANCHO

Fuentes cercanas a Herrero se muestran extrañadas ante esta “reconciliación” y confiesan desconocer cómo el dueño de la radio ha podido “dejar esas rencillas judiciales a un lado” para adentrarse en esta nueva inversión mano a mano con el que fuera su enemigo.

Sea como fuere, también destacan que Herrero considera a Pulsa una empresa “muy rentable” y que tras la compra de su parte del paquete expuso que “sólo con el reparto del dividendo” se habrá pagado la operación. Su entorno asegura que el empresario radiofónico siempre está activo en lo que a inversiones y movimientos estratégicos se refiere en el sector de los medios de comunicación. En este caso, además, se trata de la entidad que gestiona la publicidad de sus canales, por lo que el interés en la participación ha resultado aún mayor.