"Creía que iba a morir": el duro relato de la novelista que inspira la serie de Netflix 'Unorthodox'

La producción basada en el libro de Deborah Feldman cuenta cómo una joven rehace su vida tras salir de la comunidad de judíos ultraortodoxos Satmar.
La actriz Deborah Feldman en una de las escenas de 'Unorthodox' (Netflix=
La actriz Deborah Feldman en una de las escenas de 'Unorthodox' (Netflix=

Unorthodox se ha convertido en la serie revelación de Netflix. La historia de Esty Saphiro, una judía ultraortodoxa que decide abandonar la comunidad Satmar a la que pertenece, se ha posicionado como una de las más vistas este fin de semana en la plataforma de contenido en streaming. Sólo la superan la cuarta temporada de La casa de papel y la película Amor. Boda. Azar.

El éxito de esta miniserie de cuatro episodios, la primera grabada en yidis, se debe en parte a que está basada en una historia real: la de la novelista Deborah Feldman, autora del libro Unorthodox: The Scandalous Rejection of my Hasidic Root (2012), en el que relata cómo consiguió rehacer su vida tras abandonar a su marido y huir a Alemania.

La historia de Feldman no es exactamente igual a la de Esty, a la que interpreta magistralmente la actriz israelí Shira Haas. Su relato es incluso más impactante. “Estaba convencida de que iba a morir. No podía desperdiciar un minuto más de mivida”, aseguró en una entrevista en New York Post en 2012. Su miedo llegó con 23 años después de sufrir un accidente de tráfico en una carretera de Nueva Jersey (EEUU). Las mujeres jasídicas no pueden usar cinturón de seguridad, deben dejar su vida en manos de Dios. Deborah casi la perdió ese día.

Tras éste, cogió a su hijo de tres años y se fue a vivir a casa de una compañera del Sarah Lawrence College de Nueva York, donde estaba matriculada. A Alemania se iría mucho más tarde. En ese momento llevaba cinco años casada.

Quien haya visto ya la serie sabe que esto no sucede exactamente igual en la pequeña pantalla, la directora Maria Schrader se ha tomado algunas licencias. De hecho, la autora asegura que siente celos de Esty. Hay una escena de la serie que le hubiese gustado vivir.

Con sus parecidos y diferencias con la realidad de Feldman, Unorhodox te mete de lleno en la comunidad Satmar y sirve para conocer este grupo religioso que reside mayormente en el barrio de Williamsburg, en Nueva York. Todos los detalles están cuidados al máximo: desde los sombreros de ellos (Shtreimel) y los tirabuzones de sus patillas hasta las costumbres referentes a la educación o ‘ausencia de’ y la forma de concebir las relaciones entre hombres y mujeres.

Esto es lo que hay de verdad y de ficción en Unorthodox

Si no has visto la serie y no quieres spoilers, no sigas leyendo.

❌ Feldman también tenía 17 años cuando se casó, pero a diferencia de la protagonista de Unorthodox no conoció a su marido hasta 30 minutos antes de la boda.

✔️ Deborah y Eli tuvieron una conversación similar a la de Esty y Yanky al casarse. Ella también le avisó que era “diferente” a las demás chicas. “Cuando lo conocí, le dije: ‘Tengo mis opiniones, es posible que no puedas manejar esto’. Pero era famoso por llevarse bien con todos. Entonces dijo: ‘No, puedo manejarlo’. ¡No estaba listo en absoluto!”, contó en New York Post en 2012.

Los actores Amit Rahav y Shira Haas, en la boda de 'Unorthodox'.
Los actores Amit Rahav y Shira Haas, en la boda de 'Unorthodox'.

❌Aunque se afeitó la cabeza al casarse, como todas las mujeres jasídicas, Feldman no lo aguantó. “Sólo me afeité durante un año. Me cansé de ver mi cabeza así en el espejo. Me parecía realmente deprimente, como si fuese un secreto vergonzoso”, reveló en 2012. “Ahora me cuesta mucho cortarme el pelo, porque recuerdo cuánto tiempo tardó en crecerme la primera vez”.

✔️La ropa que ves en la serie es la ropa que podía haber vestido la autora: “Con 11 años cambian las reglas de vestir. Sólo puedes usar blusas de tela de cuello alto y mangan larga. Las camisetas marcan los pechos”. Feldman se desarrolló demasiado joven y eso le generó problemas: “Si tienes un cuerpo con curvas, algo va mal contigo. No importa lo que me pusiese, el director de la escuela siempre tenía un problema conmigo (...) Pasaba por mi lado, me daba un cachete y me decía: ’Tu falda muestra demasiado”.

“Con 11 años cambian las reglas de vestir. Sólo puedes usar blusas de tela de cuello alto. Las camisetas marcan los pechos”

✔️Los judíos como los musulmanes no comen cerdo. Es un alimento prohibido. Por eso Esty sale corriendo cuando lo prueba en un café de Berlín. Piensa que le va a hacer vomitar. Feldman vivió algo similar. “Parecía un trozo de carne cualquiera y lo metí en la boca. Después de tragarlo me gritó un amigo: ‘¡Acabas de comer cerdo!’ Sorprendentemente no cayó ningún rayo”, escribió en The Guardian en una columna publicada en 2010.

❌Mientras que la música le dio las alas a Esty, las letras se las dieron a Feldman siendo muy joven. Los libros que le abrieron los ojos fueron Mujercitas y Ana de las Tejas verdes. “Tal vez no usase pintauñas rojo como las mujeres no judías, pero vivía indirectamente en ese mundo malvado a través de los personajes de ficción (...) Mi abuelo solía decir que el inglés era un idioma impuro y emplearlo de cualquier manera significaba que Satanás dirigía mi corazón”, escribió en 2010. “No había duda de que mi corazón ya estaba completamente ennegrecido cuando tenía 10 años”.

✔️Igual que Esty, Feldman creció con sus abuelos. Lo contó en 2017 en The New York Times. Fue criada por “una abuela amorosa pero traumatizada que había sobrevivido tras pasar por varios campos de concentración nazis, incluidos Auschwitz y Bergen-Belsen”, su padre tenía una enfermedad mental y su madre (también homosexual como la de la serie) dejó la comunidad cuando era joven.

✔️ El capítulo del sexo

Aunque la ficción es bastante fiel a lo que vivió la autora al casarse, su relato entra en muchos más detalles. “Nadie nunca me dijo la palabra sexo ni vagina. (Al llegar la primera noche juntos) No teníamos idea. Pensamos: ‘Funcionará’. Nunca funcionó”, apuntó en 2012.

La única regla que le dieron antes de casarse es “no debía mirar los genitales” suyos ni de su pareja: “Siempre tiene que estar oscuro. No hay ningún agujero en la sábana, pero está muy oscuro y no se ve nada”.

“No se tocan los pechos. ¡Los míos fueron totalmente desperdiciados! No hay sexo oral. Después de la primera vez, tienes que llamar a un rabino para que haga preguntas al hombre”

“Hay muchas torpezas y llevas el camisón enrollado hasta la cintura. No se tocan los pechos. ¡Los míos fueron totalmente desperdiciados! No hay sexo oral. Después de la primera vez, tienes que llamar a un rabino para que haga preguntas al hombre”, explicó en esa misma entrevista. “Una vez que has consumado, te conviertes en inmundo porque has sangrado. Entonces, después de la primera vez, tu luna de miel se convierte en un período sin sexo”.

La situación va incluso más allá cuando la mujer tiene la regla, como se insinúa en la serie. “Durante dos semanas al mes, no te puede tocar. No te puede pasar un vaso, aunque tus dedos no se toquen. Lo tiene que dejar en una mesa y tú lo recoges (...) Si estás sentado en un sofá tienes que poner una barrera. Te hace sentir asqueroso. Te sientes como un animal”, relató.

❌ La escena que le hubiese gustado vivir

Unorthodox está cargada de realidad y de escenas potentes, aunque hay una que muchos celebran como la mejor: la conversación que mantiene Esty con Yanky en el salón de casa. Justo antes de dejarlo.

Nunca ocurrió, aunque a Feldman le hubiese gustado tener el mismo valor que la protagonista. “Dice todo lo que ha pasado por la cabeza. Se suelta, es como un volcán. Para mí, la serie culmina en este momento ”, aseguró en una entrevista . “Sentí celos porque nunca viví una situación así. Tuve muchos pequeños momentos en los que traté de expresarme de hablar por mí misma, pero me encanta cómo deja salir todo”.

Para Feldman es emocionante y podría ser útil: “Espero que otras personas vean esa escena y quieran ser como ella también ”.

Curiosidades de series extranjeras