EEUU veta la importación de gas y petróleo ruso y Reino Unido se suma al bloqueo

Sin esperar al consenso en Europa, más dependiente de los combustibles fósiles rusos.

EEUU y Reino Unido endurecen sus medidas contra Rusia. Joe Biden ha anunciado desde la Casa Blanca la prohibición de importar petróleo, gas o cualquier tipo de fuente energética procedente de Rusia, como represalia por la ofensiva militar lanzada sobre Ucrania. En la misma línea, Reino Unido reducirá gradualmente las compras para dejar de importar barriles de crudo a Moscú a finales de 2022.

Un movimiento que ambos países venían anticipando desde hace varios días y que por ahora no tendrá reflejo en la Unión Europea, que está dividida en torno a este punto por su mayor dependencia de Moscú.

Después de las sanciones personales contra Putin y los oligarcas rusos y el cierre de grandes empresas norteamericanas, Biden ha justificado que esta medidad “era lo que tenían que hacer” como nueva sanción contra Putin. “Es nuestra obligación”, ha asegurado desde la Casa Blanca al tiempo que ha reconocido que esta acción va a tener consecuencias para las economías domésticas y el sector privado.

Por ello, para amortiguar el aumento de precio de los barriles que va a tener tras la medida, el presidente Biden ha anunciado que junto a sus aliados se van a liberar 60 millones de barriles, de los cuales la mitad son de EEUU. “La agresión de Rusia tiene un coste para todos nosotros”, ha reconocido.

Asimismo, también ha querido enviar un mensaje a las empresas para que no se aprovechen de la situación. “Permítanme decirles a las compañías de petróleo y gas y a las firmas financieras que las respaldan: entendemos que la guerra de Putin contra el pueblo de Ucrania está provocando un aumento de los precios. Pero eso no es excusa para aumentos excesivos de precios, o aumento de ganancias, o cualquier tipo de esfuerzo para explotar esta situación”, ha sentenciado.

EEUU es menos dependiente que Europa de la energía de Rusia, ya que el petróleo procedente de este país apenas representa el 3% de todos los envíos, según datos oficiales. No obstante, Biden ha expresado que el objetivo es “ser independientes a nivel energético”. Aún así, no se ha descartado la opción de Venezuela como alternativa a las importaciones rusas.

La medida no ha sorprendido ya que el secretario de Estado, Antony Blinken, lleva días agitando la posibilidad de un embargo energético para endurecer las sanciones económicas contra Rusia, en la medida en que Moscú sigue sin dar muestras de bajar el ritmo de su ofensiva militar sobre Ucrania.

El giro de Biden, además, contaría con el respaldo de la opinión pública de Estados Unidos, ya que el 56% de los ciudadanos cree que los castigos aprobados hasta ahora son insuficientes, según un sondeo divulgado el lunes por la Universidad de Quinnipiac. Sólo un 3% los consideran demasiado duros.

En esta encuesta, un 71% de las personas entrevistadas se muestra a favor del embargo petrolero, aunque esto suponga pagar más por la gasolina en el día a día. Entre los demócratas, el respaldo asciende al 82%, mientras que en las filas republicanas es del 66%.

Reino Unido se suma, pero gradual

El Gobierno de Boris Johnson también ha planteado la prohibición del petróleo ruso pero ha matizado que esta decisión será gradual y se hará definitiva a finales de 2022.

Este período de “transición” permitirá al mercado británico tener un margen de nueve meses para ajustar los cambios y asegurar las nuevas vías de suministro, tal y como ha explicado el ministro de Empresas, Energía y Estrategia Industrial británico, Kwasi Kwarteng.

La demanda de petróleo ruso supone el 8% del mercado británico. No ocurre lo mismo, respecto al gas. Aunque Reino Unido no es dependiente del gas natural ruso, que representa el 4% del consumo interno, también se está planteando realizar el mismo mecanismo que con el crudo.

El precio del barril se dispara

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) se ha disparado este martes más del 4% en la apertura y se situaba en 124,35 dólares por la expectativa del veto estadounidense al crudo ruso.

A las 9:05 hora local (14:05 hora española) en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en abril añadían 4,95 dólares por barril respecto al cierre de la jornada anterior.